Estudio de KPMG Perspectivas España sobre el clima de opinión de empresarios y directivos

El optimismo moderado se instala entre los empresarios valencianos

Más del 51% de las empresas valencianas consultadas tiene intereses en el Reino Unido y teme una contracción de la economía

Archivado en: 

Los empresarios y directivos valencianos muestran un optimismo moderado, pero temen el efecto contagio de la desaceleración económica. Así se desprende del informe Perspectivas España 2019 elaborado por KMPG con la colaboración de la Ceoe y en la que se ha entrevistado a 1.000 empresarios.

Bernardo Vargas

La Comunitat Valenciana creció el pasado año un 2,8%, tres décimas más que la media nacional, de donde parte la percepción de los empresarios encuestados. El 58% califica de buena la evolución económica; el 38% de regular y un 4% de mala.

En cuanto a las previsiones para el año en curso, las opiniones son más cautas: el 45% confían en mantener el ritmo de crecimiento; el 43% cree que empeorará y sólo el 12% está convencido de que mejorará.

Estas percepciones, sin embargo, chocan con las proyecciones de facturación: un 67% prevé aumentarla, un porcentaje que se corresponde a la opinión media nacional, que se sitúa en el 69%.

Otras conclusiones interesantes de la edición de la Comunidad Valenciana del informe Perspectivas España 2019:
• Un 43% prevé aumentar las contrataciones y un 34% proyecta estabilidad de la plantilla
• Uno de cada dos directivos contempla mayores inversiones y un 30% estabilidad
• Mejora de procesos y transformación digital, las dos prioridades estratégicas de este año
• El 76% proyecta inversiones en analítica avanzada de datos y el 52% en cloud
• El 77% apunta los riesgos regulatorios como la principal amenaza de su negocio
• El 51% tiene exposición al Reino Unido y teme una contracción de la economía británica
• Los empresarios piden a la Generalitat simplificación administrativa y más formación

Para Bernardo Vargas, socio responsable de KPMG en la Comunidad Valenciana, “ante estos nuevos tiempos que vienen, lo importante es ser realista –como de hecho están siendo los empresarios y directivos valencianos consultados en este informe-, ajustarse con agilidad y firmeza al nuevo marco y no perder nunca de vista que el único camino posible para seguir creciendo es la innovación”.

Entre las amenazas que perciben los empresarios de la Comunitat Valenciana, Vargas destaca las políticas comerciales proteccionistas o el brexit.

Reconoce que se detecta una inquietud de fondo, a pesar de que los datos oficiales no muestras una contracción importante. Sin embargo, Vargas teme que “los desequilibrios y riesgos geopolíticos mundiales, que ya están afectando al sentimiento empresarial, acabarán afectando también a la economía y a las magnitudes empresariales”.


Ante las amenazas, los empresarios optan por mantener las inversiones en tecnología y acelerar los procesos de transformación digital


En el ámbito nacional, las preocupaciones empresariales se centran en los múltiples riesgos abiertos: brexit, tensiones comerciales, desaceleración económica en China, recesión en Italia, ralentización en Europa … factores que influirán en la evolución de la economía internacional, europea y, por supuesto, española.

A pesar de este panorama los directivos consideran que hay que mantener las inversiones en tecnología para acelerar los procesos de transformación digital, según señala Hilario Albarracín, presidente de KPMG España.

Si el año pasado el 77% de los directivos consultados proyectaba un aumento de las ventas en doce meses, en esta edición el porcentaje es el 69%. Respecto a la plantilla, un 39% confía en incrementar las contrataciones (45% el año pasado); otro porcentaje similar (40%) espera que se mantenga sin cambios y un 21% proyecta llevar a cabo ajustes (17% en la edición anterior)

En cuanto a la inversión, uno de cada dos prevé aumentarla (49%, cercano al 57% de la anterior edición) y un 37% espera que se mantenga sin cambios. El destino prioritario de las inversiones son las herramientas tecnológicas –así lo apuntan el 66% de los directivos- y, entre estas, destacan por encima de las demás los sistemas de analítica avanzada de datos (73%), los servicios en la nube (43%), el 27% en procesos de robotización y el 23% en Inteligencia Artificial.


Tecnología y telecomunicaciones, los sectores más optimistas; automoción y distribución los que se enfrentan a mayores desafíos


Los sectores que afrontan con más optimismo el ejercicio 2019 son Tecnología y Telecomunicaciones, epicentro de la conectividad y la transformación digital. Los menos optimistas son Automoción y Distribución, dos sectores procíclicos en los que la desaceleración económica y el impacto de la tecnología pueden generar especiales desafíos.

Desde el punto de vista de la facturación, hay un mayor optimismo entre los sectores de Gestión de Activos, Seguros y Telecomunicaciones.

La transformación digital y la mejora de procesos siguen siendo las dos prioridades estratégicas más señaladas por los empresarios: ambas han sido marcadas por el 55% y 56% de los directivos, respectivamente. En tercer lugar se sitúa la necesidad de desarrollar nuevos productos y servicios (39% de las respuestas).

La transformación digital está ya totalmente instalada en la vida empresarial. Nueve de cada diez directivos consultados señala que ya la ha puesto en marcha y está cosechando frutos. En concreto, el 56% dice que le ha ayudado a mejorar la relación con clientes; otro 51% subraya que ha influido en la reducción de costes y mejora de la eficiencia; y un 40% apunta que ha mejorado los procesos de producción.


La incertidumbre política, la ralentización de la economía, el entorno regulatorio y las tensiones políticas, las mayores preocupaciones del empresariado


Todos los casos citados muestran ligeros aumentos respecto a la edición anterior. Solo hay un caso, la gestión de riesgos, en el que no se muestran avances porque la digitalización de la función sigue siendo una tarea pendiente: solo el 18% de los directivos sigue señalando que la transformación digital ha ayudado a mejorar la gestión de riesgos.

Cuando a los directivos se les pregunta por las principales amenazas para la economía española en los próximos doce meses, sus respuestas son –en este orden- incertidumbre política (83%), ralentización de la economía de la eurozona (48%), entorno regulatorio (37%) y tensiones geopolíticas (33%).

A continuación aparecen los riesgos reputacionales (26%), ciberseguridad (25%), fiscalidad (24%) y talento (23%). Llama la atención que los riesgos climáticos y medioambientales, que cada vez preocupan más a nivel internacional, solo son apuntados por el 14% de los empresarios y directivos consultados en Perspectivas España 2019.


Casi la mitad de los encuestados reconoce haber paralizado inversiones por la situación política y el 22% la contratación de personal


Preguntados por el impacto en su negocio de la situación política de 2018, el 67% de los directivos lo califica de negativo, ligeramente por encima del 53% de la edición anterior. Desde el punto de vista del negocio, un 47% dice que la situación política ha paralizado algunas decisiones de inversión y otro 22%, que ha paralizado decisiones de contratación de personal; ambas cifras están en línea con las de la edición anterior.

La mitad de los empresarios encuestados en esta edición de Perspectivas España mantiene algún tipo de relación comercial o económica con el Reino Unido. Las barreras arancelarias, la contracción de la economía británica y los cambios regulatorios son identificados como los principales efectos negativos que podría tener el brexit.

Otro temor es la depreciación de la libra, cuyo grado de pérdida de valor dependerá en gran medida de si hay brexit con o sin acuerdo. El temor a la restricción de la circulación de personas está en relación tanto con la captación de trabajadores cualificados como con el flujo turístico.

Por otro lado, a la hora de apuntar las prioridades en el ámbito económico para el Gobierno de España, los empresarios y directivos piden, especialmente, simplificación administrativa, educación y formación para el desarrollo de competencias y el fomento de la innovación.

Suscríbete a nuestra newsletter