La información económica de los líderes

El nuevo espacio expositivo es de más de 1.200 m2

Sorolla y su tiempo inauguran la nueva sala del Museo de BB.AA. de València

125 pinturas y 13 esculturas procedentes de los fondos del museo conforman "La pintura moderna en España: Sorolla y su tiempo"

Rafael Gil, comisario de la exposición; la directora del Museo de Bellas Artes, Margarita Vila; El técnico del Museo de BB.AA., David Gimilo; y la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, en la presentación de hoy. | E3

El Museo de Bellas Artes de València ha abierto su nueva sala expositiva en el edificio Pérez Castiel, de más de mil metros cuadrados, con 125 obras pictóricas y 13 esculturas de sus fondos propios, que construyen un relato sobre Joaquín Sorolla como referente del inicio del arte moderno.

Según ha informado Efe, la muestra, titulada La pintura moderna en España: Sorolla y su tiempo, presenta la obra del maestro de la luz integrada en el contexto de la época, de manera “cronológica y diacrónica”, junto a artistas que triunfaban en València en su momento, además de a sus referentes y a sus discípulos más directos que siguieron su estela.

Según ha explicado este lunes el catedrático de Arte de la Universitat de València (UV), Rafael Gil, comisario de la exposición, durante la presentación de la muestra a la prensa, la muestra “hila” la trayectoria de Sorolla con el inicio de la pintura moderna en España y su mirada “positiva y europea” frente a la de otros coetáneos, como Ignacio Zuloaga.

Para ello, ha indicado Gil, se mezclan las obras del artista valenciano (una treintena de los fondos propios del museo) con las de otros pintores como Ignacio Pinazo, José Benlliure, Antonio Muñoz Degraín, Antonio Fillol o Cecilio Pla, y se hacen también “guiños” al camuflar las de sus principales discípulos entre las del maestro.

El nuevo espacio expositivo abre al público las salas de la quinta fase del museo ubicadas en el edificio Pérez Castiel, con más de 1.200 metros cuadrados. La colección permanente pasa así a tener 3.550 metros cuadrados, un 30%  más, como ha explicado la directora del Museo de Bellas Artes, Margarita Vila.

La muestra, que exhibe piezas que no se habían expuesto salvo en exposiciones monográficas, se abre en la segunda planta con los artistas con los que Sorolla inició su carrera, en el último tercio del siglo XIX, como Francisco Domingo Marqués, Antonio Muñoz Degraín, Ignacio Pinazo o Emilio Sala.

nueva sala

“Marina”, obra de Joaquín Sorolla presente en la muestra. | E3

El relato de la visita continúa con los maestros con los que Sorolla se formó en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de València, como Gonzalo Salvá, Julio Cebrián o Pere Ferrer, y los artistas de su entorno, como los hermanos Benlliure o los mencionados Antonio Fillol y Cecilio Pla.

El itinerario propuesto ofrece una visión sobre la influencia del artista valenciano en su tiempo, vinculado al concepto de “pintura moderna” por el optimismo que transmitía y el reflejo de vidas cotidianas, ha señalado Gil, para terminar en la influencia que supuso en artistas posteriores y su evolución.

Una de las paredes del museo estará dedicada a los retratos de mujer, que se convirtieron para los pintores de entre siglos en un recurso muy utilizado. Mujeres que encarnan todos los estratos sociales de la época: no solo están representadas las mujeres de las familias más distinguidas, también hay mujeres fuertes, chulas y manolas, estereotipos femeninos, que era una forma de representar la nueva feminidad. Como ejemplo, La canzonetista Pepita Sevilla, de José Garnelo Alda; La chula, de Manuel Benedito;  y Andaluza, de Francisco Domingo.

También se muestran otros cuadros como Amor de madre, de Muñoz Degraín; Retrato de Valentina Navarro, esposa del pintor de Cecilio Pla, Condesa de Trenor y Retrato del joven Federico Vañó, de Ignacio Pinazo, y Retrato de Doña María Millán, de José Mongrell.

La muestra guarda una conexión con la realidad actual con los cuadros de realismo social de pintores que abordan los abusos, la violencia y la injusticia en obras como El sátiro, Después de la refriega y El amo, de Antonio Fillol; Madre tierra, de Horacio Ferrer de Morgado, y Labores de campo, de Ricardo Verde.

El técnico de arte valenciano del Museo de Bellas Artes, David Gimilio, ha destacado que la pinacoteca, por primera vez, con la apertura de este nuevo espacio, exhibe la totalidad de su colección permanente en sus diferentes periodos históricos y artísticos.

Suscríbete a nuestra newsletter