La información económica de los líderes

Las proyecciones del Banco de España confirman la estabilización económica

Archivado en: 

El Banco de España ha hecho públicas sus proyecciones sobre la economía española en la que ratifica la ralentización del crecimiento. Para el banco supervisor, el PIB de este año se quedará en el 2,5%. Para 2019 estima un crecimiento del 2,2 que seguirá reduciéndose al 1,9 en 2020 y al 1,7 en 2021.

Esta previsión viene a coincidir con la de otros expertos, como la del INE. Incluso la última proyección de BBVA Research sugería que no se alcanzaría el 2,6%.

Esta desaceleración tendrá también un efecto directo sobre la creación de empleo. El Banco de España estima que la tasa de variación en el empleo acabará este año con un aumento de. 2,5% y que para los ejercicios siguientes se quedará en el 1,6%.

En cuanto a la inflación, la proyección del supervisor señala para este año un IPC del 1,8% -a noviembre se había llegado al 1,7%-, con una caída de una décima en los dos años siguientes y un repunte de hasta 1,7 para 2021.

La moderación de la inflación vendrá dada por un mantenimiento e incluso caída del precio de la energía.

El Banco de España también considera que se producirá una subida de los tipos de interés -impulsada por la política monetaria del Banco Central Europeo, pero que será moderada- y una depreciación del euro que favorecerá las exportaciones.

Será el consumo interno el que sigue tirando del crecimiento económico, pero en menor medida que en ejercicios anteriores. La demanda externa, por su parte, sufrirá una caída en 2018 y se equilibrará en el próximo año.

El supervisor considera que se mantendrá la creación de empleo hasta dejar la tasa de paro en torno al 12% a finales de 2021, con una reducción de la población activa.

En cuanto al déficit público, para 2018 se estima que alcanzará el 2,5% del PIB. El informe del Banco de España prevé una política fiscal expansiva para 2019 y neutra en adelante. Lo que preocupa es que el nivel de deuda pública sigue siendo excesivo.

El Banco de España considera que se mantendrá las necesidades de financiación de los hogares, la inversión se dinamizará y se producirá un repunte del ahorro. En cuanto a las empresas, se  prevé un descenso del saldo positivo.


La política económica USA y el brexit se perfilan como las grandes incertidumbres externas, mientras que los riesgos internos se centran en la fragmentación parlamentaria y el enquistamiento de la crisis catalana


El informe enumera una serie de riesgos que pueden afectar a las proyecciones y que incluye desde la influencia de las políticas económicas USA en las condiciones financieras de las economías emergentes, a la escalada de medidas proteccionistas. También considera el riesgo de las consecuencias del brexit y la incertidumbre presupuestaria en Italia.

En el ámbito interno, se subraya la fragmentación parlamentaria que no aclara el sentido de las políticas económicas y la situación en Cataluña que sigue sin resolverse.

Suscríbete a nuestra newsletter