La demanda de vivienda presenta un leve repunte en Valencia ciudad y la costa alicantina

La Asociación de Promotores Constructores de Valencia presentó esta mañana las conclusiones del panel de expertos para conocer las tendencias de futuro en el mercado inmobiliario elaborado por José Manuel Luis Hortelano.

Las conclusiones del panel de expertos señalan que existe demanda real en Alicante Costa y Valencia ciudad, mientras que en Castellón el mercado está paralizado. Un panel que sirve para que los promotores se replanteen el futuro, tomen decisiones informadas. Un estudio que tienen la intención de repetir todos los años para conocer las necesidades del mercado y ajustar la actividad a la demanda.

José Manuel Luis Hortelano, autor del estudio, y José Luis de Miguel, presidente de APCV

José Manuel Luis Hortelano, autor del estudio, y José Luis de Miguel, presidente de APCV

José Luis de Miguel, presidente de la Asociación, admitió que a día de hoy se mantienen 40 asociados de los 400 que llegaron a ser. De Miguel puso de manifiesto que han entrado en el mercado nuevos operadores que están realizando inversiones a medio y largo plazo de carácter especulativo, sobre todo en lo que se refiere a la compra de suelo. Otra de las amenazas con las que se enfrenta el sector es, según aseguró, la reaparición de cooperativas que ofrecen, en principio, precios muy competitivos, que aunque luego no se mantengan, distorsionan el mercado.

Uno de los problemas que se plantea a la actividad constructora es la variedad de legislación, la dispersión de competencias y la ausencia de seguridad jurídica en un horizonte a medio plazo. Un entorno que sufre continuos cambios en las reglas del juego.

Hortelano señaló que aunque se detecta una reactivación, esta es mínima. Se advierte un pequeño repunte en obra nueva en la provincia de Alicante, un mantenimiento en Valencia y un descenso en Castellón. En la actualidad, la compra/venta de vivienda se concentra en segunda mano, con un 88%, mientras que la obra nueva supone el 12% restante. Porcentajes que deberían ser corregidos porque aproximadamente un 40% de las viviendas vendidas corresponden al stock bancario que debería ser considerada obra nueva, ya que nunca ha sido ocupada con anterioridad, si bien hay un cambio de titularidad.

A pesar de esta concentración en el mercado de segunda mano -que reactiva la reforma y la rehabilitación- la demanda lo que pide es obra nueva, pero no le convence donde está ubicada. En ese sentido, Luis Hortelano señaló que existe un porcentaje relevante de vivienda está situada en municipios con nula demanda. 

Otras importantes restricciones a la demanda es el precio de la vivienda nueva, las barreras de acceso al crédito hipotecario o la incertidumbre laboral que hace que buena parte de esta demanda acabe en el mercado de alquiler, una actividad que ha subido, a pesar de que los precios de la vivienda, al menos en Valencia, se mantienen, mientras que en Alicante suben y en Castellón caen.

Ante el auge del mercado del alquiler, Promotores no se plantea entrar en ese segmento ya que “inmoviliza muchos recursos”. Se requiere mucho músculo financiero, ya que la rentabilidad se obtiene a largo plazo y, además, hay que contar con una legislación protectora del arrendatario, como recordó José Luis de Miguel. Sobre la futura Ley de Función Social de la Vivienda que se debate en Les Corts, De Miguel expresó sus dudas sobre su aplicación.

El presidente de la asociación señaló que su objetivo es construir viviendas nuevas, eficientes energéticamente y que cumplan su función social, mientras que la reforma y la rehabilitación que promueven las administraciones debería verse como una actividad residual y alternativa. 

Como conclusión, el estudio recomienda que aquel que disponga de suelo lo conserve.

Suscríbete a nuestra newsletter