La información económica de los líderes

La Administración es partidaria de regular y fomentar la RSC y los empresarios se decantan por la voluntariedad

2015-oct-mesa-RSC-grupo

Hidraqua, Cruz Roja Española y Economía 3 han organizado una mesa de debate con el objeto de conocer cómo viven, entienden y ponen en práctica la Responsabilidad Social (RS) las empresas de la Comunidad Valenciana. Para tener una visión global sobre esta cuestión se han dado cita empresas privadas, entidades sociales y la Generalitat Valenciana. En concreto, han participado Francisco Bartual, director general de Hidraqua; Carmen Picot, ejecutiva de Relaciones Institucionales y RSE en Consum; José Ignacio Landecho, gerente de Desarrollo de Negocio del Grupo Eulen; Javier Quilis, director general de Inelcom; Manuel García-Portillo, presidente de Tecnidex; Rafael Gandía, presidente provincial de Valencia de Cruz Roja; y Josep Ochoa, director general de Responsabilidad Social y Fomento del Autogobierno.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Los participantes en la mesa comenzaron su alocución explicando las políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que desarrollan en sus organizaciones.

Francisco Bartual

Francisco Bartual

Así, Francisco Bartual, de Hidraqua, esclareció que en el ámbito de la Comunitat Valenciana “nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas basándonos en una gestión sostenible con la sociedad y el medioambiente, apoyándonos en una cultura de buena gobernanza, inversiones eficientes y todo el conocimiento y tecnología que hemos acumulado y ponemos a su disposición”. Otro punto muy importante es que “estamos muy cerca de nuestros grupos de interés como son la Administración, las universidades, asociaciones vecinales… con los que mantenemos una comunicación fluida, ya que nos ayudan a mejorar día a día”.

La ejecutiva de Consum, Carmen Picot argumentó que su política de RSC se centran también en las personas. “Estas son el eje y el centro de toda nuestra actividad. De hecho, nuestra misión consiste en contar con personas comprometidas para tener clientes satisfechos; la visión pasa por ser un modelo de empresa referente en el sector de la distribución y; nuestro valor está en escuchar a todas las personas con el fin de actuar como una empresa responsable”.

Javier Quilis

Javier Quilis

Por su parte, Javier Quilis, de Inelcom manifestó que en materia de RSE, cuentan con la Colección Inelcom Arte Contemporáneo “donde promovemos jóvenes valores del panorama artístico actual e intentamos mejorar el acervo cultural español”.

Otra de sus políticas en materia de RSE está centrada en impulsar iniciativas para recuperar y poner en valor el patrimonio histórico como el trabajo que se está desarrollando en el Monasterio de Santa María Magdalena de la Aljama del Mont Sant de Xàtiva.

Igualmente, además de dar soporte económico a asociaciones culturales y deportivas de la Comunitat, “estamos comprometidos con el medioambiente tanto en la forma en qué fabricamos como con lo qué fabricamos”, matizó.

Manuel García-Portillo, de Tecnidex reconoció que sí hay que tener un plan de solidaridad y de RSE pero “hay que dejar que las cosas fluyan de forma natural tal y como van surgiendo. Al final, las empresas las hacen las personas. Por ello, creo que hay que dejarlas que interpreten cómo quieren ayudar a la sociedad en cada momento”.

En concreto, la pasión de García-Portillo por el rugby le ha llevado a patrocinar desde 1987 al Tecnidex Valencia Rugby Club y además apoya también a futuros músicos, edita libros, apoya a ONG, etc.

José Ignacio Landecho

José Ignacio Landecho

Por su parte, José Ignacio Landecho, de Grupo Eulen explicó que su presidente, David Álvarez es de la opinión de que “es una cuestión de principios devolver a la sociedad parte de los beneficios que legítimamente se obtienen de la actividad empresarial. Creemos que las empresas, –motores de la sociedad civil– tienen la responsabilidad de dinamizar la sociedad, contribuyendo a que esta siga avanzando en la generación de riqueza y mejorando las condiciones de vida de nuestros compatriotas, especialmente de los más desfavorecidos”.

Rafael Gandía, de Cruz Roja manifestó que esta “fue la primera ONG que implantó un plan de RSC. Hasta entonces, lo habían sido fundamentalmente de las empresas”.

En esta línea, Gandía especifió que “la Cruz Roja es un magnífico socio para las empresas en la implementación y desarrollo de sus políticas de RSE. Muchas empresas llevan a cabo actividades de RSE y no son conscientes de ello al no tener un plan estructurado”.

De hecho, precisó que “es necesario comunicar y difundir la RSE para dar a conocer a la sociedad lo que la empresa está haciendo. Cruz Roja, por su reputación y la visibilidad de sus actividades, puede ayudar a la empresa en la difusión de sus políticas de RSE”.

Josep Ochoa

Josep Ochoa

Josep Ochoa, director general de Responsabilidad Social y Fomento del Autogobierno, en la recién creada Conselleria de Transparencia, esclareció que, tras los primeros cien días de gobierno, “tenemos que hacer un ‘reseteado’ de lo que se ha hecho hasta ahora ya que queremos empezar una nueva etapa en materia de RS y ver si somos capaces de dar el salto y aplicarla en las administraciones públicas y, en concreto, en el sector público empresarial en el que la Generalitat puede tener una capacidad de decisión más directa. Esta es una de las razones por las cuales se crea la Conselleria. Además, tenemos que dar ejemplo igual que lo da el sector empresarial que está aquí representado”.

Ochoa abrió el debate sobre si era necesario o no “normativizar, reglamentar o regularizar la RS o si se sigue aplicando como se ha hecho hasta ahora”. 

Comunicar o no la RSE

Uno de los primeros temas que surgió en el debate fue si las políticas de RS que llevan a cabo las empresas se tienen que comunicar o no.

Francisco Bartual explicó que “sí que es necesario contar las acciones de RS que hacen las empresas, por diferentes cuestiones, pero una de peso es que si lo haces, seguro que das ideas y contagias a otras empresas a iniciar políticas de RS, y creo que de esto se trata, que cada vez seamos más, y que ayudemos a crear una sociedad cada vez más solidaria desde nuestro ámbito empresarial”.

Carmen Picot

Carmen Picot

Por su parte, Carmen Picot argumentó que “las empresas debemos contar qué es lo que hacemos en materia de RS, concretando así qué identificamos como RS”.

A su juicio, “las políticas de RS no son solo esas actuaciones en materia de acción social”. Picot dio un paso más y argumentó que “la empresa dentro de la sociedad tiene que ejercer de dinamizador económico, generar riqueza y saber cómo y para qué gana el dinero y cómo lo reparte”.

Con lo cual, recalcó Picot, “todo lo que se hace en materia de RSE hay que contarlo pero cuando ya se haya hecho y se puedan aportar datos que demuestren que lo qué se dice es lo qué se hace”.

Rafael Gandía coincidió plenamente con la ejecutiva de Consum y añadió que  “la comunicación hay que hacerla con honestidad y no con el objetivo de publicitar a la empresa sino para dar a conocer cuáles son los procesos internos que la conducen a cumplir con la sociedad y con sus grupos de interés”.

Esta comunicación, –insistió–, es positiva porque “produce un efecto ejemplificador en los proveedores, clientes, competencia… y en otras empresas que constatan que la RSE se puede hacer y además da buena reputación”.

Rafael Gandía

Rafael Gandía

Igualmente, apuntó Gandía, una de las grandes ventajas de contar con una buena política de RSC es que “el consumidor está cada vez más sensibilizado hacia la adquisición de productos fabricados mediante procesos respetuosos con el medioambiente y en los que se hayan respetado los derechos humanos y las condiciones laborales de los trabajadores”.

Por ello, Gandía se mostró partidario de comunicar la RSE “ya que la reputación de la empresa es un valor que está cada vez más en alza en la sociedad en la que vivimos”.

García-Portillo argumentó que desde Tecnidex parten de cosas sencillas dentro de la RSE como son la cultura, el deporte o el medioambiente y que contribuyen al progreso social. En su opinión, “las personas pueden hacer lo quieran como personas, pero esto se integra dentro de un modelo de empresa y con su forma de hacer y de sentir. Con lo cual, dentro del marco de la RSE es necesario comunicarlo porque todo lo que sea progreso social es bueno para la sociedad”.

Manuel García-Portillo

Manuel García-Portillo

A su juicio, -recalcó- “deberíamos hablar de aquellas cosas que contribuyen y mejoran el bienestar de la sociedad. Ya que cuando mejor esté la sociedad en la que participo, mejor me encontraré. Al final, es una cuestión de valores. Para que esté bien mi empresa debo estar bien yo y, para estar bien la sociedad donde vivo, tengo que estar bien yo. Muchos yos forman la sociedad”. 

Otra cuestión en la que hizo hincapie el presidente de Tecnidex fue en que “si somos capaces de interpretar la empresa como algo más que un negocio, la RSE está ahí, al igual que la solidaridad y otras medidas que fomentan el progreso de la sociedad”.

Por otra parte y tal y como adelantó Josep Ochoa, uno de los compromisos de la Generalitat y de su Conselleria de Transparencia va a ser buscar fórmulas que fomenten la cultura de la RS. Aunque, recalcó que “establecer mecanismos como la certificación o el reconocimiento son buenos, hay que saber hacia dónde nos pueden llevar, teniendo en cuenta que pasar cualquier proceso de certificación conlleva que la empresa se haga transparente”. Igualmente, y en referencia a las empresas, Ochoa estaba a favor de “buscar mecanismos compatibles con las empresas que no quieran pasar por filtros de certificación y puedan seguir siendo socialmente responsables y decidir libremente hasta dónde hacen transparentes su políticas de RSE”.

Además, se mostró a favor de que “aquellas empresas que comuniquen sus políticas de RSE, haciendo un ejercicio de transparencia y con un efecto llamada para sus grupos de interés, consumidores y usuarios…, tengan un reconomiento desde la propia Administración pública a través de ayudas o subvenciones”.

El director general también incidió en la necesidad de dar el salto de la RSE a la RS en la Administración pública. “Hay municipios, administraciones públicas etc., que han pasado una memoria sobre RS que deben dar a conocer ya que los ciudadanos tienen derecho a saber con qué Administración se relacionan”.

A colación de lo comentado por el representante de la Conselleria de Transparencia sobre la necesidad de reglamentar o dejar a la voluntariedad las políticas de RSE, Picot apuntó que “cuando hace años se implantaron las políticas de gestión de la calidad se consiguió que hablaran el mismo idioma proveedores, industria y distribución… Por ello, creo que ese modelo podría servir igual para las cuestiones de RS”.

2015-oct-mesa-RSC-grupo-06

 

En referencia a lo anterior, García-Portillo apostilló que “la calidad es algo que no se puede obviar desde el punto de vista del negocio ya que hoy en día nadie puede internacionalizarse si no tiene un producto de calidad”. En relación con el medioambiente, García-Portillo clarificó que la ISO 14000 “sí es una cuestión de RS ya que la empresa no puede perjudicar con su labor a la sociedad que está en su entorno”.

A pesar de todo, manifestó su preocupación por que se produzca una ‘reglamentación de la RS’. En su opinión, “las políticas de RSE son cada una de las personas que integran la empresa; se trata de una forma de sentir y a veces llega un momento que se nos olvida que hablamos de responsabilidad, de sociedad y de empresa”.

En esta misma línea, Javier Quilis precisó que “si la RSE se regula excesivamente puede llegar a estandarizarse, con lo cual se pierde la imaginación para poner en marcha cosas nuevas que pueden hacer falta en la sociedad”.

Sin embargo, añadió, la necesidad de regular aspectos como la calidad o el medioambiente. “También hay que tener en cuenta la filosofía de empresa, no solo cómo lo hacemos sino qué hacemos”.

La pregunta que habría que hacerse, –según argumentó Quilis– es “si somos capaces de hacer una regulación de la RSC que abarque todo: las personas, la ayuda social, el patrimonio, la cultura… Pienso que es muy complejo y la gente que quiere ayudar, ayuda”.

Aunque sí que puntualizó que “habría que regular para que los mínimos se cumplan pero, dando libertad y apoyando a quien quiera hacer y participar ya que cada uno tiene una visión de la sociedad y sobre cómo quiere mejorarla”.

Picot insistió en que “la RSE no puede ir en paralelo a la gestión que desarrolla la empresa. O somos capaces de integrarla en la propia gestión de la compañía o siempre iremos en paralelo y no es bueno para nadie esa diversificación porque estaremos siempre con la duda sobre qué es RSC y qué no es”.

Al respecto, Picot matizó que “crear puestos de trabajo cuando hay crisis y ayudar a quienes más lo necesitan desde la propia actividad de tu empresa también es RS. Es decir, la RSE debe estar integrada en todos los procesos de la empresa”.

En cuanto a la regulación de la RSE, Picot razonó que “cada empresa puede llegar hasta dónde quiere llegar y por más que se regule siempre habrán nuevas iniciativas. A pesar de todo, hay que ser lo suficientemente integradores como para poder abordar aspectos que afecten a los socios, clientes y trabajadores y también a la sociedad”.

En esta línea, Landecho hizo hincapié en la importancia de la formación “sobre todo la que se imparte a mandos intermedios ya que son ellos los que transmiten qué es la RSE y su importancia”. Además, resaltó que “a la sociedad le interesa saber cómo colaboran las empresas en la mejora de su entorno social y ambiental pero, lo importante, más allá de comunicarlo o no, es creérselo, es contagiar a toda la organización de ese entusiasmo por hacer las cosas bien motu proprio, por no contaminar, por ser más solidarios, por ser más empáticos con la realidad social… y eso se consigue mejor cuando es la alta dirección la que predica con el ejemplo”.

2015-oct-mesa-RSC-grupo-05

Francisco Bartual valoró como “artificial” establecer una norma ISO en materia de RSE ya que “encasillaría” unas acciones que, “bajo mi punto de vista, han de ser iniciativas libres y casi espontaneas de cada empresa, las cuales han de valorar las oportunidades y necesidades que en cada momento puedan surgir a tal respecto”.

En Hidraqua, –aclaró–, pensamos que la RS se ha de aplicar a nuestros trabajadores, fomentando el talento, la igualdad de oportunidades, la prevención de riesgos laborales; a nuestros clientes, proveedores, administración con máxima transparencia; a la educación de los más pequeños; al medioambiente, etc. Normalizar estas políticas de RS puede desnaturalizar otras inquietudes o prioridades que quizás sean igual de importantes o más en otras compañías”.

Rafael Gandía coincidió con sus compañeros de debate en que “la RSE no se puede encorsetar ya que implica dar un valor añadido y no solamente cumplir la ley. Por eso, es voluntaria”.

Asimismo, se mostró a favor de que la Administración potencie la RSE pero “nunca reglamentarla porque existen mil formas de entenderla”.

Para Ochoa, “el debate sobre más o menos reglamentación de la RSE no se puede agotar en estos momentos ya que se trata de una vía abierta. Desde esa perspectiva, el papel que la Conselleria de Transparencia o el Gobierno puede adoptar sería una especie de liderazgo compartido público-privado. De hecho, estoy a favor de que se creen foros o algún tipo de observatorio sobre temas de RS que pueden estar presididos por un empresario que sea un ejemplo en la materia”.

A nivel interno, –especificó Ochoa– se tiene que producir un cambio de cultura en la Generalitat orientada hacia políticas de RS. “Esta es una de las tareas que nos vamos a poner y, de aquí a final de año estaremos en condiciones de celebrar un foro en Alicante sobre RS y en los próximos años en Castellón y Valencia, con la idea de crear foros permanentes que sirvan de punto de encuentro sobre un cúmulo de ideas a las que estamos absolutamente receptivos”.

A este respecto, Landecho puntualizó que “la RSE tiene que ver con las personas. Para mí, el cliente es el trabajador ya que si este está contento el cliente también lo estará”.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter