Los datos notariales confirman un leve y sostenido repunte de la actividad económica

El Colegio Notarial de Valencia presentó hoy el “Observatorio notarial de la realidad socioeconómica de los valencianos 2007-2014”, en la que se aportan datos de la evolución de actividades socioeconómicas documentadas desde el inicio de la crisis. César Belda, decano del Colegio, también habló de las modificaciones en la actividad notarial que supondrá la entrada en vigor de varias leyes: Ley de Sefardíes, Ley de Hipoteca y del Castastro, Ley de Jurisdicción Voluntaria.

IMG_20150622_112352_1El Observatorio recoge todos los actos documentados realizados en las notarías de Valencia que, desde que se inició la crisis, ha padecido un descenso de actividad cercano al 50%. Si en 2007 el número de actos notariales ascendió a 1.479.342, el año pasado este número se había reducido a 801.254, es decir, un 46%.

Casi un 40% descienden los contratos por razón de matrimonio, uniones o separaciones: 72% caen las modificaciones sobre fincas; un 53% los contratos relativos a bienes y derechos; 42% las donaciones y trasmisiones intervivos; 76% pactos acumulables a actos jurídicos principales; 99% los actos urbanísticos y 75% préstamos, créditos y garantías hipotecarias constituyen las caídas más señaladas.

Sin embargo, se mantienen  o presentan un leve crecimiento los actos de orden familiar, los testamentos, los contratos de arrendamiento o cesiones de uso; las herencias, las actas y las entidades con y sin entidad jurídica.

En el caso de los testamentos, César Belda enfatizó la necesidad de testar tras el cambio de régimen en el matrimonio. Si antes el régimen de gananciales se aplicaba por defecto, ahora es el régimen de separación de bienes. En este caso, Belda recomienda a los matrimonios que se vean afectados por el cambio que otorguen testamento con el fin de proteger al cónyuge sobreviviente. Si en gananciales el sobreviviente tiene derecho a la mitad de todos los bienes, en el caso de separación de bienes sólo al tercio de mejora.

Otro de los asuntos que destacó el decano del Colegio de Notarios de Valencia es el aumento de las renuncias a la herencia. En 2014 se registraron 3.232 renuncias, un 30% más que en el año anterior y un 280% más que al inicio de la crisis. Este hecho se produce, según informó Belda, por que el pasivo supera al activo. Se han dado casos de renunciar a la herencia por la existencia de una hipoteca contratada poco antes de 2007, a los precios de 2007, cuando la valoración de la vivienda ha descendido drásticamente, pero la hipoteca sigue siendo la misma. También se pueden producir por la existencia de avales otorgados en favor de un hijo que el resto de los descendientes no asume.

Un tercer caso de renuncia es la herencia que recae en una persona que se ha declarado insolvente y renuncia a ella en favor de los siguientes herederos para eludir el pago a los acreedores, si bien se puede incurrir en una situación de fraude y, por tanto, revertir la situación.

César Belda también aportó los datos correspondientes al primer trimestre de 2015 que presentan una evolución positiva. Por ejemplo, se aprecia un leve repunte en la compra venta de inmuebles: 1% respecto a 2015, si bien con un precio medio del metro cuadrado inferior en un 2,3%. También se produce un pequeño aumento en la liquidación de herencias y en la renuncia a las mismas, mientras se mantiene prácticamente estable la constitución de nuevas sociedades mercantiles.

Según el decano del Colegio de Notarios de Valencia, ahora sí que se están constituyendo verdaderas empresas con un objeto social concreto, cuando en años anteriores se constituían muchas de tipo patrimonial. En la actualidad, la mayor parte de las empresas de nueva creación son del sector hostelero, talleres, internet o diseño gráfico, entre otras actividades.

“Las sociedades que se constituyen ahora -afirmó Beldason porque se quiere hacer algo con ella. Las sociedades responden a situaciones de verdadero emprendimiento. Desde ese punto de vista, estos datos son buenos”

Resaltó Belda que se está cumpliendo el plazo de 24 horas para el registro de las empresas, si bien todavía se aprecia que la Administración -aunque ha mejorado los tiempos- todavía tarda en concluir trámites como el alta en la Seguridad Social o la concesión de permiso de actividad.

Respecto a las hipotecas, Belda agregó que los indicadores reflejan un reflotamiento y que el crédito empieza a fluir hacia los particulares. Todavía el número de actos de compra-venta es reducido. Donde más se ha apreciado es el colectivo de residentes extranjeros que vuelven a comprar propiedades en la costa y a precios algo más elevados que en el pasado reciente. Ventas que están realizando tanto los bancos o las inmobiliarias vinculadas a ellos como por parte de particulares y, sobre todo, de segunda mano.

Estos datos globales levemente positivos crean un ambiente económico más favorable y, al suponer una mejora muy moderada, pero constante, no se corre el peligro de la aparición de una nueva burbuja, en opinión de Belda.

Nueva legislación

El decano del Colegio de Notarios informó cómo afectará al colectivo de notarios las leyes que están a punto de promulgarse. La primera de ellas parece ser la que concede la nacionalidad española a los descendientes de los sefardíes. Para ello se está constituyendo una plataforma telemática de forma que, con la colaboración de las distintas sedes del Instituto Cervantes, realizar los trámites de modo que se conceda la nacionalidad con una sola visita a España.

Se desconoce el número de sefardíes -judíos y no judíos- a los que afecta la medida. Se habla de cifras que oscilan entre los 30.000 y los 250.000, si bien sí se tienen localizados los grupos más numerosos que están en Venezuela, Turquía y Marruecos.

En cuanto a la nueva Ley Hipotecaria y del Catastro, Belda destacó su importancia y el papel que tendrán los notarios como garantes de que las mediciones se ajusten a la realidad. Se subsanarán discrepancias y el Catastro se ajustará a la realidad, sin necesidad de acudir a los juzgados, con lo que se agilizarán todos los trámites.

La Ley de Jurisdicción Voluntaria, todavía pendiente de aprobación definitiva, da potestad a los notarios de celebrar matrimonios; gestionar del registro civil; realizar actos de conciliación extrajudiciales y la mediación. Otros actos en los que podrá intervenir es en las demandas en ausencia de testamento, que tampoco será necesario llevarlas ante el juez cuando se trate de colaterales. 

Belda destacó que las nuevas leyes facilitan el acceso del ciudadano a la justicia de una forma barata, rápida y eficiente, al sacar del ámbito judicial muchos actos jurídicos. “Somos -señaló Belda2.800 notarías repartidas en el ámbito nacional, mientras que los juzgados están concentrados. Es más fácil acudir al notario que al juez, porque estamos más cerca y el procedimiento va a ser barato. En ese sentido, el Gobierno lo ha hecho bien”.

Suscríbete a nuestra newsletter