Lastres a soltar y nuevos hábitos para promover la innovación empresarial

Federico Varona

Federico Varona

A la hora de hablar de innovación en productos, innovación en procesos o en modelos de negocio hay preguntas que surgen de forma automática: ¿cuáles son los principales frenos que lastran la capacidad innovadora de las empresas? En opinión de Federico Varona, socio de la firma Varona Asesores, son la “insuficiencia económico-financiera de las compañías y la debilidad en el liderazgo de las mismas, entendiendo como tal la falta de una persona o equipo en la empresa con conocimientos y capacidad suficientes”.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]Por su parte, Miguel Ángel Juan, socio director de S2 Grupo, “las empresas sí realizan actividades de innovación, pero de manera informal. Lo que falta es una sistematización de estas iniciativas, para que tengan el mayor impacto posible en los productos y en los procesos de la empresa, aumentando su competitividad. Para abordar de manera más profesional la innovación se requiere una visión a largo plazo, que a veces falta; y una capacidad financiera, que también es escasa, debido en gran parte al reducido tamaño de la mayor parte de nuestras empresas”.

Para Emilio Orta, presidente ejecutivo de Mettecno 2000, “la primera resistencia que lastra la capacidad innovadora de las empresas se presenta por parte de los equipos dirigentes, a los que hay que demostrar fehacientemente la mejora que representa la innovación. El segundo punto es demostrar el retorno que tiene la innovación en el futuro de la compañía, porque en toda inversión se tiene que cuantificar el tiempo en que retorna la misma a la compañía. Pero, en cualquier caso, es imprescindible apostar por la innovación si quieres mantener el liderazgo en un mundo globalizado”.

Al analizar qué frena los procesos de innovación en las empresas, Ignacio Herrero, CEO de Ahora Soluciones,  apunta a “la falta de autocrítica. Innovar es la clave de la supervivencia. Innovar debería ser vivir en el cambio, en la continua y constante evolución y transformación. Generalizando podríamos decir que durante demasiado tiempo ha sido relativamente sencillo ganar dinero, y esto ha hecho que nos acomodásemos, nos relajásemos o, como se suele decir, nos durmiésemos en los laureles. Además otros condicionantes relacionados con el carácter personal, cultural o aspectos puramente económicos especialmente en los últimos tiempos, pero no los consideraría los principales, sino importantes actores secundarios”.

QUÉ ESTIMULA LA INNOVACIÓN

Por contra, lo que estimula la innovación, “metafóricamente hablando (o no tanto), es amar el riesgo y tener ‘hambre’ sostiene Herrero, “sólo así saldremos a ‘cazar’. Eso sí, midiendo el riesgo y sin que el ‘hambre’ nos ciegue. Mejor con lanza que con palos, mejor con flechas que con lanza… Y en este proceso, cada compañía elige su ‘presa’: mejores productos, productos más baratos, empleados más felices, más clientes, clientes más fieles…”. En el caso de Ahora Soluciones, “la innovación es la clave; además, innovación disruptiva”.

Miguel Ángel Juan

Miguel Ángel Juan

“Parece que las mejores aplicaciones ERP, CRM o BPM deben tener un coste de licencia de uso”, explica Ignacio Herrero, “pues nosotros la regalamos; parece que el contrato de mantenimiento tiene que ser obligatorio, pues nosotros lo damos opcional; parece que no se puede garantizar el correcto funcionamiento de una aplicación, pues nosotros lo hacemos de por vida; parece que no se puede definir el alcance y coste de un proyecto de implantación, pues nosotros trabajamos con presupuesto cerrado.

Cuando salimos de ‘caza’, nuestra ‘presa’ es el miedo o prejuicio de los clientes. Nuestra competencia son grandes multinacionales del software, que se encargan de inculcar este miedo a nuestro clientes potenciales. Nuestras armas son el conocimiento y la transparencia. Si conseguimos ‘cazar’ ese miedo, nos encontraremos con clientes que permanecerán con nosotros mientras seamos capaces de demostrarles que somos la mejor solución”.

“La aversión al riesgo y a perder las posiciones conseguidas en sus clientes es un lastre para la innovación”, opina David Gandia, socio director de Improven. “También lo es la falta de visión de las tendencias en sus propios mercados. En todas las compañías, la prudencia y el miedo al riesgo han crecido. Así mismo, la financiación es más complicada y además más cara. Del mismo modo, las estructuras se han aplanado y simplificado, con lo cual no hay muchos recursos libres para temas como la innovación”. Por contra, “la necesidad de abrirse al exterior, los propios clientes y lo que se ve en otros sectores”, son factores que estimulan lo procesos innovadores. “Abrir la compañía a las máximas colaboraciones posibles permite inspirar en el equipo la creación de nuevas propuestas de valor”.

Para Beatriz Carbonell, socia del despacho Antonia Magdaleno Abogados, “la innovación es una continuidad de correcciones sobre los errores cometidos. La clave es estar lo suficientemente atento o despierto, y tener el tiempo y el valor para tomar decisiones rápidas. Jurídicamente, existen multitud de opciones que permiten el desarrollo de procesos de innovación. Desde el ámbito educativo, la clave es tener la oportunidad de comprender las historias de éxito; todo evento que incorpore casos prácticos ayuda a reflexionar. Existen escuelas que ya explican dichos casos, como por ejemplo la Escuela de Empresarios Edem”.

LA CULTURA DE EMPRESA PROMUEVE LA INNOVACIÓN

Miguel Ángel Juan, de S2 Grupo, señala que para estimular la innovación en las compañías “lo más importante es conseguir una cultura de empresa que favorezca la generación y aportación de ideas. También tiene mucho impacto el conocimiento del entorno, la competencia nacional e internacional, estar al tanto del flujo de ideas. La empresa debe abrirse para entender el mercado y recibir influencias de nuevas ideas”.

En el caso de S2 Grupo, “el éxito de nuestra empresa no se puede concebir sin una cultura de innovación fuerte. Competimos con empresas grandes o muy especializadas, en un sector en el que el cambio tecnológico es vertiginoso. Sin innovación constante no duraríamos ni un año”.

Emilio Orta

Emilio Orta

A juicio del presidente de Mettecno 2000,los puntos necesarios para desencadenar la implicación primero de los equipos dirigentes, y que estos lleguen al segundo y tercer nivel de la compañía, es demostrar que sin la innovación el futuro no existe y que cada año que pase sin innovar representa tres de retraso en la competitividad. Mettecno 2000, por pertenecer al sector de automoción, tiene que estar totalmente receptiva a todos los proyectos nuevos que significan mayor productividad, reducción de costos y mejor competitividad”, concluye Emilio Orta.

¿Qué se puede y debe hacer desde los poderes públicos y las instancias de representación empresarial para favorecer los procesos de innovación en las compañías? En opinión de Federico Varona, “los poderes públicos pueden y deben ayudar a las empresas, simplificando, aligerando y eliminando en lo posible los trámites necesarios en la actualidad para el normal desarrollo de la actividad empresarial, y las instancias de representación empresarial deberían emplear su influencia para conseguirlo.Pero lo más importante es que todos los protagonistas, poderes públicos, órganos de representación empresarial y empresas, deberían colaborar para mejorar la formación de todo el equipo humano, desde la gerencia al último aprendiz”.

 

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Noticias relacionadas

Sin comentarios

  1. crear empresa
    Dic 18, 2013 @ 18:14:53

    Es correcto las empresas tienen impulsos para lograr innovación, pero la falta de continuidad y constancia en este tema no permite evolucionar mas allá las ideas o proyectos.

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter