La brecha de género

Brecha de género: ¿qué es, cómo se origina y cuáles son sus consecuencias?

¿Sabes lo que es la brecha de género? La disparidad existente entre hombres y mujeres desde el punto de vista laboral, de dinero y oportunidades es lo que comúnmente llamamos brecha de género, ¿Conoces algún caso de brecha de género? Lamentablemente, esta es una situación que, aunque es ilegal, ocurre frecuentemente en muchas organizaciones, generando problemas entre los miembros del equipo. A continuación, hablaremos sobre las características de este problema tan actual y tan importante que afecta nuestra sociedad.

Que se entiende por brecha de género

De una manera simple podemos definir, la brecha de género como la desigualdad existente entre hombres y mujeres en los diferentes campos donde se desempeñen. Esta disparidad puede apreciarse claramente en el acceso que tienen las mujeres a sus derechos, oportunidades laborales y recursos. En comparación con la mujer, los hombres tienen mayores oportunidades de crecer en su entorno diario, lo que genera una situación de injusticia. Siendo uno de sus mayores indicadores la desigualdad salarial y de oportunidades en su entorno laboral.

Dicho de otra manera, existe una competencia desigual entre hombres y mujeres para escalar posiciones y desarrollarse dentro del ambiente laboral. Es muy común que dentro de muchas organizaciones exista una marcada diferencia en el reconocimiento obtenido por hombres y mujeres que realizan una misma labor y comparten las mismas responsabilidades. Es por esta razón que muchas veces encontramos que los ingresos de las mujeres son inferiores que los de los hombres aun cuando desempeñan el mismo trabajo en igualdad de condiciones.

Cómo reconocerla

Existen varias formas de reconocer la brecha de género. Una de ellas es calcular el porcentaje de brecha salarial existente entre hombres y mujeres. Esta desigualdad se mide dividiendo la diferencia entre el sueldo de las mujeres y el de los hombres entre el sueldo de los hombres. Aquí obtendremos un porcentaje, si este es positivo significa que existe una diferencia entre ambos sexos. Pero también se cuenta con otros indicadores que pueden darnos señales sobre la brecha en un sector en específico.

Por ejemplo, el tiempo de trabajo no remunerado según las ganancias propias del sexo, lo que demuestra la importancia que le da un gobierno a la mujer. La tasa de participación financiera por sexo. Esto refleja la penetración que tiene tanto la mujer como el hombre en el ámbito económico. La discriminación salarial, que explica la diferencia de salarios entre ambos sexos. Este último es uno de los más utilizados, ya que suele evidenciarse de forma frecuente en el ámbito corporativo.

¿Por qué se origina la brecha de género?

Son muchas y muy variadas las razones que originan la brecha de género. La primera de ellas es cultural, pues hay campos donde se desprecia a la mujer desde el punto de vista profesional. Se les ve como individuos capaces de hacer solo labores domésticas. Por otro lado, tenemos el empleo a tiempo parcial, donde las mujeres tienen mayor participación que los hombres. Esto debido a que las mujeres se ven obligadas a reducir sus jornadas de trabajo para cuidar el hogar.

En consecuencia, los salarios de las mujeres son menores, ya que se dedican más a empleos de tiempo parcial y sin posibilidades de crecimiento. Además, la maternidad juega un rol fundamental, puesto que la mujer ocupa el rol de madre y deja a un lado el papel profesional. Todo esto podría originarse en una serie de estereotipos que se han establecido en la sociedad y que aún existen en las organizaciones. Por ende, las mujeres tienen menos posibilidades de llegar a altas jerarquías en las compañías.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Las consecuencias derivadas de la brecha de género también son muchas y muy variadas. Por ejemplo, al existir pocas posibilidades de triunfar en el campo laboral formal, el sexo femenino decide dedicarse a actividades informales para poder destacar. Esto puede traer como consecuencia una tasa superior de desempleo a futuro al no poder insertar a las mujeres en el campo laboral. Esta situación fácilmente predecible, genera un problema que afecta al crecimiento económico de la producción mundial, puesto que no se aprovecha esta importante fuerza laboral.

La mujer tiene muchas habilidades para aportar al mercado laboral, pero lamentablemente eso no ha sido del todo posible. Como consecuencia, el mercado se queda sin esas destrezas que solo el sexo femenino puede aportar a las empresas. Por ende, vemos a mujeres con mucho potencial que tienen que dedicarse a actividades menores al no poder demostrar su talento. Sin embargo, gracias a la globalización, hoy en día el sexo femenino ha logrado destacar mediante el emprendimiento y los negocios digitales.

¿La brecha de género afecta la producción?

Una de las principales consecuencias de la brecha de género es que afecta la producción mundial. Muchos estudios del Foro Económico Mundial argumentan que, de introducir a la mujer en los procesos productivos, el Producto Interno Bruto de los países aumentaría en un gran porcentaje. Además, muchos modelos de negocio ampliarían sus operaciones, como las guarderías, cuidados maternales y seguros para bebés. Esto generaría un boom económico que ayudaría especialmente a los países con menores recursos. La tasa de desempleo disminuiría y habría mayor equidad laboral.

Además, no podemos olvidar la inversión en capital humano. Al no aprovechar la fuerza laboral de la mujer, muchos programas de capacitación dejan de venderse, lo que afecta tanto a las empresas como a los instructores. La brecha de género afecta todos los ámbitos de la economía, así que es urgente buscar soluciones macro que terminen con ello. Mientras tanto, la desigualdad de género seguirá causando enormes daños a la producción mundial como consecuencia de la desvalorización de la mujer como fuerza laboral.

La brecha de género en el mundo

La brecha de género es un problema que afecta a todos los países del mundo. A pesar de que se ha reducido en los últimos años, aún encontramos disparidad entre géneros. Un informe del 2020 demuestra que solo el 44% de 153 naciones han tenido al sexo femenino al frente del gobierno. Esto nos indica que el área política es donde existe mayor desigualdad, aunque hay muy buenas expectativas al respecto. Además, hay países que han tenido avances en cuanto a la desigualdad de género.

Esta situación se ha tomado muy en serio, al punto que el Foro Económico Mundial creó el Informe Anual de Brecha Global de Género. Aquí se valoran diversas áreas como la economía, salud, educación y política, además de presentar datos específicos por regiones. Todo esto demuestra la importancia que tiene esta problemática a nivel mundial, existiendo múltiples organizaciones donde se puede denunciar este tipo de discriminación. La no incorporación del sexo femenino al campo laboral y político, afecta el desarrollo orgánico de la sociedad.

Becas-CEU-300-27abr-31may
GVA-Habitatge-300-CALOR-VAL
GVA-Habitatge-300-SOROLL
Aquora-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.