Luis de Guindos

L. de Guindos, BCE: «No es descartable una recesión técnica en la zona euro»

Las perspectivas económicas ponen de manifiesto un futuro complejo en el que la combinación de unos altos niveles de inflación, tanto general como subyacente, y el cada vez menor crecimiento de la economía, auguran un 2023 difícil. Así lo ha expresado Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), quién ha defendido que el mandato de la institución financiera se centra en lograr la estabilidad de precios, durante su ponencia en el Colegio General de Economistas (CGE).

Para el economista y antiguo ministro de Economía, Industria y Competitividad, no es descartable que la zona euro entre en los próximos meses en una denominada «recesión técnica». Esta se produce cuando la economía de un país encadena dos trimestres consecutivos con valores negativos en su producto interior bruto.

Luis de Guindos

De izda. a dcha.: José Manuel González-Páramo, ex miembro del Consejo de Gobierno del BCE; Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE); Valentín Pich, presidente del CGE y José María Casado, director de Relaciones Internacionales del CGE.

«Nosotros creemos que el escenario de una recesión técnica en la zona euro es posible. Pero, incluso en las peores previsiones, esta situación no supondría una recesión muy intensa», ha afirmado el vicepresidente del BCE. Entre los aspectos positivos, de Guindos ha destacado los buenos datos del empleo.

Una concatenación de sorpresas

Luis de Guindos atribuye a «una concatenación de sorpresas negativas mes tras mes» la mala evolución de la inflación general y subyacente. El aumento de los precios de la alimentación y la energía son los causantes de «dos tercios de la inflación actual y eso no lo podemos controlar desde el BCE«. En este sentido, el vicepresidente ha destacado la necesidad de «restricción de la política monetaria ahora para disminuir la inflación».

Durante el año 2023 es muy posible que la inflación se vaya a mantener por encima de nuestra definición de estabilidad

«Durante el año 2023 es muy posible que la inflación se vaya a mantener por encima de nuestra definición de estabilidad. En última instancia, esto pone de manifiesto la credibilidad que tienen los mercados financieros para recuperar la estabilidad. Sin embargo, tendrán un papel muy importante los llamados efectos de segundo ronda y si serán compatibles o no con la definición de estabilidad», explica de Guindos.

El ex ministro también se ha referido a la necesidad de unas políticas fiscales selectivas y ayudas enfocadas a los más vulnerables. Con políticas únicamente centradas en subvencionar los precios de la energía, ha afirmado, corremos el riesgo de frenar la imprescindible transición energética.

Retos a futuro

A juicio del economista, tenemos ante nosotros un «futuro complejo», con una combinación de alta inflación y un crecimiento lento, que se está desacelerando y que va a afectar a la renta disponible de las familias y a la inversión. Las últimas previsiones del BCE, correspondientes al mes de septiembre, rebajaron el crecimiento económico de la zona euro para 2023 hasta el 0,9 %, aunque también se esbozó otro escenario adverso que contempla una contracción del 0,9 % para el próximo año.

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, junto al presidente del CGE, Valentin Pich.

Detrás de muchos de estos problemas, afirma el vicepresidente, existen razones geopolíticas derivadas de la guerra de Ucrania y «de lo que pueda llegar a pasar en Taiwán». También el diferencial de política monetaria, donde en Europa no se ve una evolución de salarios al alza y no ha tenido una política fiscal tan agresiva como la que sí hubo en los Estados Unidos.

«En unas circunstancias como las actuales, con una gran inflación, desaceleración de las economías y subidas de tipos de interés; teniendo además en cuenta el entorno de búsqueda de liquidez, puede darse lugar a situaciones de riesgo para el sector financiero», ha advertido Luis de Guindos.

La llegada del euro digital

Para el vicepresidente del BCE, el euro digital es consecuencia de la creciente digitalización de la economía. Además, recuerda de Guindos, en última instancia es una moneda y «nosotros somos responsables de la política monetaria». La llegada del euro digital conlleva aparejadas implicaciones desde el punto de vista de estabilidad financiera que desde la institución están analizando detenidamente.

Mi opinión personal es que el euro digital es inevitable

«Mi opinión personal es que el euro digital es inevitable, lo debemos hacer porque si no tendremos que competir con otras monedas digitales privadas. La aportación del BCE será mirar con mucha preocupación la estabilidad del sector bancario», ha sentenciado.

Marcos Automocion
Feria del Automovil de Valencia
Fundacion Vicente Ferrer Navidad
GVA Expo disseny i Territori

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.