Consecuencias de la recesión económica

Recesión económica: ¿Qué es y qué consecuencias trae con ella?

Uno de los problemas que suele vivir un país es una recesión económica. La misma implica una serie de retos para toda la ciudadanía. La recesión es la disminución de las actividades financieras durante un lapso específico, por lo general dos trimestres consecutivos. Según académicos esto forma parte del ciclo económico de un país, así que por mucho crecimiento que haya en algún momento pasará por una recesión. Suelen ser momentos de incertidumbre y dependiendo de la magnitud el desempleo y la crisis suelen aumentar.

Todo esto genera mucha preocupación a la población, que ve cómo sus ingresos disminuyen de un tiempo para otro. Aquí los principales sectores financieros suelen tener problemas para mantener la producción, lo que se convierte en una cadena que pareciera no tener fin. Entre sus principales consecuencias es que el nivel de consumo baja, las empresas tienen mayores dificultades para mantener sus estructuras y disminuyen su personal de trabajo. En tal sentido, miles de personas entran en riesgo de perder su empleo.

¿Qué es una recesión económica?

Desde el punto de vista técnico, cuando el producto interno bruto de un país decrece durante seis meses seguidos se estaría hablando de una recesión. A partir de aquí la oferta de bienes y servicios disminuye drásticamente producto de la caída del poder adquisitivo de la población. A su vez, las compañías se ven en la obligación de elevar los precios de sus productos para cubrir los costos de producción. Esto a mediano plazo se convierte en inflación y perjudica fuertemente a las personas de menores recursos.

Por otro lado, no siempre la recesión está ligada a una inflación, ya que en muchas ocasiones sucede lo contrario, una deflación. Esta se relaciona a la disminución abrupta de los precios de los bienes, generalmente derivado de una caída importante en la demanda. En consecuencia, todo esto puede ocurrir durante una recesión y puede perjudicar fuertemente la economía de un país. Por esto, es necesario estar preparado para cualquier eventualidad y así superarla de la mejor manera para que te afecte lo menos posible.

¿Cuáles son las características de las recesiones económicas?

La característica de una recesión es que la economía decrece durante al menos seis meses consecutivos. Esto puede apreciarse en cada uno de los indicadores que utilizan los especialistas y que muestran números negativos. De este modo, la inversión, la tasa de consumo y la actividad financiera en sí disminuye como consecuencia directa de la recesión.  Se trata de un problema que, aunque está planteado en todos los ciclos económicos, les cuesta mucho trabajo a los gobiernos idear estrategias para salir de ella.

Las tasas de interés también pueden verse afectadas, ya que los bancos podrían bajarlas para incentivar el consumo de los bienes. Sin embargo, si el poder adquisitivo de los trabajadores disminuye es muy poco probable que esta medida tenga un efecto positivo en el ambiente. En tal sentido, es un problema importante que requiere de mucho estudio y de entendimiento para poder volver a la época de bonanza económica. No obstante, es un fenómeno que tarde o temprano ocurrirá en cada uno de los territorios.

¿Qué causa una recesión?

Generalmente la recesión económica ocurre después de un proceso de expansión económica. En expansión el consumo aumenta significativamente, lo que genera que las empresas aumenten la producción y por ende los créditos son la herramienta perfecta para adquirir esos bienes. De igual forma, al ser esto un ciclo finito en algún momento se producirá una desaceleración económica, lo que golpeará fuertemente a los consumidores endeudados. Cuando esto ocurre y la recesión dura más de dos trimestres, se puede transformar en una depresión.

Otra de las causas de una recesión es la falta de planificación económica por parte del gobierno. Al ejecutarse estrategias erradas esto produce una incertidumbre en los consumidores que prefieren guardar su dinero en vez de llevarlo al mercado. Esto se traduce en menor liquidez y da inicio a una serie de eventos en cadena que lastiman la economía. Sin embargo, lo más importante aquí es que todo esto forma parte del ciclo económico y que en algún momento llegará a su fin.

¿Qué sucede cuando un país entra en una recesión económica?

El primer síntoma de un país en recesión es cuando la demanda de bienes y servicios disminuye. Esto se produce de forma progresiva y las empresas al percatarse de ello se ven obligadas a modificar su estructura de costos para mantenerse. En consecuencia, las compañías empiezan a despedir a algunos trabajadores para sobrevivir a este nuevo reto financiero. Esto sucede prácticamente en todas las naciones que afrontan una recesión y requiere de mucha estrategia por parte de los empresarios para superarla.

Otra de las características de una recesión es que el PIB disminuye considerablemente, uno de los indicadores más importantes para los especialistas. Por otro lado, los créditos que se otorgaron en la anterior época de expansión ahora tienen un gran riesgo de no ser cancelados debido a la contracción económica. Esto es una de las consecuencias más grandes, ya que las personas no pueden pagar sus compromisos contraídos y provoca una gran reacción en cadena. Por ende, es importante identificar algunos de estas señales para adaptarte a las nuevas circunstancias.

Diferencias entre recesión y crisis

Muchas personas asocian una recesión con una crisis o depresión, aunque son similares tienen detalles que los diferencian. La crisis tiene una duración más larga, además que trae consecuencias más importantes como una inflación elevada o devaluación de la moneda.  A su vez, el PIB suele decaer en más de un 10% y es un proceso que puede durar más de dos años, dependiendo de las características internas del país. Por todo esto, la crisis es un proceso más largo y que tiene consecuencias más profundas para los habitantes.

Sin embargo, muchos economistas afirman que la diferencia real entre ambas es la causa por la que se producen. Generalmente una recesión viene luego de una expansión económica y puede resolverse con algunos ajustes políticos. No obstante, una depresión proviene luego de un boom en activos sobrevalorados, burbujas crediticias o una caída gigantesca de los precios durante un largo periodo de tiempo. En consecuencia, son problemas que no se resolverán con solo un cambio de políticas, sino que requiere una revisión de toda la situación.

¿Cómo recuperarse de una recesión económica?

Hasta cierto punto, la recesión es algo inevitable y forma parte del ciclo económico, como se mencionó. En este sentido, lo importante es estar preparados para afrontarlo de la mejor manera y así sufrir las menores consecuencias. Aquí las empresas deben aumentar la productividad y reducir los gastos que no estén produciendo ningún tipo de ingresos. Por lo tanto, no se debe disminuir la cantidad de personal a toda costa, sino que hay que evaluar primero toda la estructura para tomar la decisión acertada.

Desde el punto de vista de las personas, es necesario tener varias fuentes de ingresos que permitan sobreponerse a circunstancias como esta. También es bueno hacer un inventario de algunos costos de la casa que puedan disminuirse en pro de optimizar todos los gastos. Por otro lado, mantener una perspectiva positiva y enfocarse en monetizar las habilidades propias es fundamental para poder pasar la tormenta financiera. La recesión suelen ser periodos cortos que anteceden a otro proceso de crecimiento, así que hay que prepararse desde ya para el nuevo boom.

GVA-Habitatge-300-RUIDO-CAST
GVA-Habitatge-300-CALOR-CAST
GVA-Habitatge-300-GASTO-CAST
Aquora-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.