Mesa debate laboral

Las nuevas necesidades y las viejas carencias del modelo laboral español

Economía 3 reunió alrededor de una mesa a una relevante representación de los actores que intervienen en el mercado laboral, desde muy distintas perspectivas. El debate tuvo lugar en un entorno privilegiado, el Club Deportivo Empresarial Alcatí, un espacio único en el parque natural de La Albufera, con el que este medio quiere ofrecer a las empresas oportunidades para relacionarse entre ellas en un ambiente especial, como es el caso de nuestros eventos de networking que se celebran a la caída del sol en Los Atarcederes del Alcatí.

En esta ocasión, pusieron sus ideas en común Belén Macías, directora de la Unidad de Desarrollo Profesional del Campus Valencia de ESIC Business and Marketing School; Mª José Torres Escolano y María Escolano, del departamento de RR.HH. de la compañía alicantina Carmencita; Enric Nomdedéu, secretario autonómico de Empleo de la Conselleria de Economía en la Generalitat Valenciana y director general de Labora; Ana Hervás, directora de Zona en Randstad; Francisco Espinós, director del Área de Cátedras de Empresa y Empleo de laUniversitat Politècnica de València (UPV); Juan Antonio Carrasco, coordinador de Ciclos Formativos y Formación Continua de Grupo Sorolla Educación; Juan Pablo Borregón, director de Personas de Tervalis y presidente de Aedipe-Comunidad Valenciana; y Carlos Revert, representante de la Asociació Universitària Més Llibertat de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón.

Mesa debate laboral

Los problemas del mercado laboral

Con una tasa de paro cercana al 13 %, Economía 3 quiso conocer, de la mano de los protagonistas del mercado laboral, cuáles son las problemáticas que llevan a que España esté tan alejada de los datos que registran países vecinos. En primer lugar, Belén Macías señaló que «hay un problema desde siempre» y se refirió a que «la empresa está muy alejada de los estudiantes». «Hay que fomentar más foros para que se sepa qué buscan unos y otros. Desde ESIC intentamos siempre hacerlo. Las empresas no saben lo que quieren los jóvenes y estos a su vez están muy equivocados respecto a lo que necesitan las empresas», sostuvo.

Esta reivindicación, la de incrementar la relación entre todos los eslabones de la cadena, que finalmente son los responsables del funcionamiento del mercado de trabajo, fue compartida por todos los asistentes. A este respecto, Elisa Valero, directora general de Economía 3, recordó que este medio tiene la vocación de servir de nexo de unión entre todos los miembros del tejido económico y, en especial, del empresarial.

«Los nuevos profesionales tienen nuevas necesidades»

Además, ante la voluntad de los miembros de la mesa de continuar uniéndose en eventos tan productivos para ellos, en los que se relacionan universidades, centros formativos, empresas, consultorías de empleo y representantes de la Administración pública, Valero se comprometió a que Economía 3 sirva de canal para que sigan produciéndose este tipo de sinergias.

Educación y empresa

Continuando con la afirmación lanzada por la representante de ESIC, María José Torres, de Carmencita, coincidió en que «hay una distancia muy grande entre los estudios y la empresa» que genera que «los estudiantes salgan perdidos». Una situación que achacó a «la falta de comunicación entre universidades y FP y las empresas».
«Los que salen de la FP lo hacen mucho más preparados que los graduados universitarios y eso no puede ser», agregó María Escolano.

Francisco Espinós, de la UPV, compartió que este centro universitario cuenta con 78 cátedras de empresa. Eso da flexibilidad para que las empresas se adhieran a la universidad y tratemos cuestiones como la captación de talento·, reivindicó. También puso en valor que se está produciendo una deslocalización de las empresas multinacionales en España. «Ya no es Madrid y Barcelona. Es València, Zaragoza…», apuntó.

Asimismo, en respuesta a las reclamaciones de sus predecesoras en el uso de la palabra, Espinós aseveró que «la Universidad no tiene que ser un ente estanco para unos privilegiados, debe ser también para aquellos que quieran otra praxis y ahí está la FP Dual. Nosotros trabajamos con talento, personas, que tienen que acoplarse a lo que está pidiendo la sociedad», zanjó.

Mesa debate laboral

El «problema estructural» de España

Juan Antonio Carrasco (Grupo Sorolla) se refirió al «problema estructural» que a su juicio castiga a España. «No hemos bajado del 8 % de tasa de paro ni en tiempo de bonanza y otro es la dependencia del sector servicios. Venimos de un modelo en el que hay personas sin ninguna cualificación, en el otro extremo, mucha gente con elevados conocimientos. Sin embargo, en el medio, no hay suficientes técnicos profesionales y es donde más demanda va a haber».

Como representante de los estudiantes, Carlos Revert manifestó que es necesario «un replanteamiento estructural de la Universidad». «Ahora el conocimiento universal está en el teléfono. ¿No sería más interesante que la Universidad hiciera de aglutinador de conocimientos y no tanto insistir en la dinámica de aprender cosas que en ningún caso podrán superar a la biblioteca de Alejandría que tenemos en los móviles?», cuestionó.

¿Dónde está el talento?

Ana Hervás, de Randstad, lamentó que en España «tenemos una escasez de talento brutal». Y eso «provoca que las empresas no puedan dar respuesta a todos los retos que ya estamos teniendo». En concreto, se refirió a que las compañías se dirigen hacia la digitalización y la automatización para «buscar la mayor eficiencia». Frente a esta situación, Hervás puntualizó que las empresas también deben modificar algunos planteamientos: «No deben hacer solo esfuerzos salariales, sino que los profesionales demandan flexibilidad, conciliación y buen clima laboral».

En esta línea, Macías explicó que las empresas «llevan años» trasladando a ESIC que «hay que formar a los alumnos en competencias y en soft skills como liderazgo, solución de problemas, resiliencia, actitud proactiva…». Por ello, la meta de este centro formativo es que los futuros profesionales «salgan con sus conocimientos aprendidos, pero también con esas habilidades».

Mesa debate laboral

Baja productividad

Enric Nomdedéu señaló el que él considera el principal problema de nuestra economía: la baja productividad. Asimismo, sugirió que «en algún momento habrá que formar también a los empresarios». «Tenemos una estructura de pequeña y mediana empresa y estas suelen pasar de padres a hijos y eso tampoco ayuda a mejorar la productividad. Tenemos sectores de poco valor añadido. En los altos niveles de formación disponemos de mucha gente y sin embargo tenemos personas con menos preparación que no se encuentran».

«Contamos también con un problema de temporalidad. Se trata de un obstáculo para las empresas que tengan que formar a alguien cada tres o seis meses», analizó el responsable público.

«El principal problema de nuestra economía es la baja productividad»

Enric Nomdedéu hizo también autocrítica: «En Labora, nuestros profesores son expertos docentes, profesionales de las empresas que vienen varios meses a aportar sus conocimientos. Hay profesores de mecánica que no han visto un taller en su vida».

La economía valenciana, reivindicó, «tiene una larga historia de resiliencia y nos vamos reinventando continuamente. Pero es verdad que tenemos que alinear todas las demandas que hemos nombrado».

Planes de formación

Juan Pablo Borregón, director de Personas de Térvalis, coincidió con gran parte de sus compañeros de debate en cuanto a que las empresas deberían participar en el diseño de los planes de formación. Sin embargo, «hay otro problema que es el talento sénior. Se está dejando de lado a gente muy valiosa y que con poco esfuerzo educativo sería muy valiosa. Es un drama nacional que ese talento esté desaprovechado».

Por el contrario, el también presidente de Aedipe-Comunidad Valenciana se refirió también a las nuevas generaciones de trabajadores. «En las empresas hablamos de una relación para toda la vida, pero los jóvenes ya no entran en ese paradigma. Existen desajustes geográficos, habría que ver cómo fomentamos la movilidad».

A este respecto, Nomdedéu reconoció que desde Labora han tenido que «ir modificando nuestra forma de entender el servicio público de empleo». «Hemos desmenuzado la Comunitat Valenciana por zonas geográficas que al final tienen demandas de empleo diferentes. Nos hemos preguntado qué necesidades tiene cada espacio geográfico de la mano de la patronal, los sindicatos y las universidades», explicó.

Mesa debate laboral

También en referencia a los más jóvenes, María José Torres aseveró que «les falta, como mínimo, resiliencia». Y respondió a Nomdedéu: «Nosotros (Carmencita) no vemos resultados a través del servicio público de empleo».

Carlos Revert también se dirigió al director general de Labora para preguntarle qué le diría a alguien que no sabe de qué quiere trabajar. A lo que Nomdedéu respondió que están trabajando con un programa de inteligencia artificial para saber qué quieren hacer y qué saben hacer, además de las titulaciones que tienen, los demandantes de empleo. Asimismo, destacó que han creado un programa con 120 orientadores, que el año que viene serán 400. Y «estas profesionales responderán a las preguntas de los demandantes de empleo».

Objetivo a cinco años

A lo largo del debate, Juan Antonio Carrasco insistió en que España cuenta con una media considerablemente inferior de estudiantes de FP respecto a nuestros vecinos europeos. «Es ahí donde tenemos que duplicar el talento que tenemos hoy disponible en los próximos cinco años, porque hacen falta profesionales técnicos».

Igualmente, el representante de Grupo Sorolla Educación hizo un alegato por el trabajo conjunto de todos los actores implicados en el mercado laboral. «Los centros estamos pensando más en proteger a nuestros colectivos que en la colaboración y en pensar en grande, todos juntos», dijo.

Francisco Espinós puso sobre la mesa otra cuestión: «Las empresas son muy cambiantes y la pandemia y la guerra ha variado este mundo. Han crecido cosas que en las empresas eran exiguas. Antes, las empresas tenían un informático y ahora se hace todo online y necesitan diez profesionales del ramo y eso no se hace de un día para otro, no se toca un tambor y salen informáticos. Nos ha cogido a todos con el pie cambiado».

Mesa debate laboral

También subrayó Espinós que los centros universitarios y formativos no pueden enseñar todo: «Las actitudes hay que aprenderlas en casa. No es todo vale, no es mi hijo es el mejor. Hay que premiar el esfuerzo». «Yo me iría ya hasta los colegios. No hay medallitas para todos. Si se tienen que frustrar, que se frustren, que no pasa nada», añadió Macías.

La directora de la Unidad de Desarrollo Profesional del Campus Valencia de ESIC enfatizó también sobre la importancia de los idiomas: «Tenemos que primar el inglés, no lo dominan. Y luego vienen de los colegios privados y saben inglés, francés y alemán y los demás se quedan atrás».

Mejoras en la formación

En cuanto a otros aspectos a mejorar en la formación, Carrasco sostuvo que está excesivamente regulada: «Tiene que haber un poquito más de permeabilidad y así nos entenderemos mejor todos». Y Borregón insistió en que «en la formación debe haber profesores que vengan de la empresa».

Algo en lo que coincidió Torres, de Carmencita: «Las empresas tendríamos que estar en la formación desde el principio, desde el colegio. Estamos viendo gente que estudia carreras y después se decanta por una FP porque no encuentra trabajo. Y es ahí donde hay mucha más demanda de trabajadores por parte de las empresas».

«Llevamos años trasladando que hay que formar a los alumnos en competencias»

Este fue un punto de unanimidad en la mesa, dado que Nomdedéu dijo que el paso por la FP hasta llegar a la universidad, sin pasar por la educación superior, «es un camino que se hace poco y es muy útil». «Peones, camareros, ajustadores y operadores, ayudantes de cocina… Esas son las profesiones más demandadas. Hasta llegar a la primera titulación universitaria en la lista…», repasó.

Hervás también apostó por poner en valor la FP y añadió: «Y en el resto de la educación, la realidad empresarial se debe llevar a una edad más temprana».

En este sentido, Espinós se mostró de acuerdo, pero puntualizó: «Hay que fomentar las prácticas empresariales, pero tienen que ser pagadas».

La reforma laboral, ¿adecuada?

También se planteó la conveniencia de la recientemente aprobada reforma laboral. Ana Hervás planteó luces y sombras en este sentido: «Nuestra tasa de paro duplica la europea, aunque está en términos históricos en un buen momento. Es una realidad que el inicio de 2022 nos está reportando un incremento de la contratación indefinida y un descenso de la temporal. Nosotros creemos en la flexiseguridad para las empresas».

María José Torres, por su parte, fue más crítica con esta normativa: «Con esta reforma se nos han cerrado todas las puertas (a Carmencita). Nosotros hacíamos rotación en Novelda para que todo el mundo tuviera trabajo. Ahora no lo podemos hacer. A nuestra empresa, la reforma laboral no nos vale para nada y los trabajadores son los primeros que están descontentos. La reforma laboral nos ha hecho daño».

Borregón respondió que había «un abuso de la contratación temporal». Y «al final han pagado justos por pecadores, porque había empresas que abusaban y otras que sí la necesitan justificadamente».

«Todos queremos lo mismo, empleabilidad y crecimiento»

Frente a estos argumentos, Nomdedéu desgranó que en febrero de 2015, el 90 % de los contratos eran temporales y el 10 % fijos. Mientras que ahora está en el 76 % y el 23 % temporales, que «sigue sin ser un buen mercado laboral». «No podemos estar quejándonos de que falta formación y después no quedarse con la gente con un contrato indefinido. Esta reforma laboral ha recogido centenares de sentencias que decían que muchas contrataciones eran ilegales», desarrolló.

Espinós lamentó que la nueva ley no permita a las universidades contratar: «Se les ha olvidado que existimos».

Conclusiones

Como conclusión, Macías lanzó un mensaje optimista: «Se puede llegar a buen puerto juntando a todos los agentes que intervienen en el mercado laboral, todos queremos lo mismo: la empleabilidad y que crezcamos». Espinós añadió que «estos brainstorming ayudan a que mejoremos todos. Pero me puedo jactar de que la mayoría de alumnos que enviamos a las empresas se quedan».

En la misma línea que Macías, Torres manifestó: «Me quedo con la palabra cooperación. Tenemos que colaborar universidades, FP, Administración pública, etc. para solucionar los problemas del mercado laboral».

«Es un drama nacional que el talento sénior esté desaprovechado»

Revert hizo autocrítica respecto a los estudiantes: «Creo que lo de la generación mejor preparada es un poco mito. Y además, los alumnos necesitamos flexibilidad laboral para tener oportunidades al inicio de nuestra carrera».

Hervás puso en valor el concepto flexiseguridad, «que es obligada y necesaria para las empresas de nuestro país».

Escolano concluyó que «los nuevos profesionales tienen nuevas necesidades y hay que ponerlas en concordancia con la reforma laboral y con las empresas». Al tiempo que Borregón puso el punto final con una llamada al trabajo conjunto: «Hay un diagnóstico bastante común entre todos los actores sobre el mercado laboral. Toca aterrizarlo y hacerlo efectivo».

Ribera Salud Ritmos de vida
Ribera Salud Ritmos de vida
Acces ETT
Infocif bases de datos

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.