Criptoland

Así es Criptoland, la primera criptoisla física para fans de la moneda virtual

El mundo de las criptomonedas y la cultura cripto continúa consolidándose. En España, alrededor de 4,4 millones de personas invierten en criptomonedas según un informe sobre conocimiento y hábitos fintech elaborado por la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin). Así mismo, un estudio del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge, comprobó que más de 100 millones de personas en el mundo poseen criptomonedas.

Una comunidad de personas cada vez más numerosa que apuesta por este tipo de inversiones; que se relacionan con términos cada vez más comunes como metaverso, blockchain, NFT, etc., y en la que la mayoría del tiempo, la manera de interactuar y relacionarse es intangible y virtual, algo a lo que Criptoland quiere darle solución.

Criptoland es un proyecto a escala real que pretende ser la primera isla turística física para los amantes de las criptomonedas y a su vez, la primera isla cripto del mundo. Un proyecto que quiere ser un punto de unión para todas las personas detrás de los avatares y usuarios del metaverso y de las criptomonedas. 

La isla, que físicamente existe, lleva por nombre Nanau-i.cake y está ubicada en un pequeño islote de Fiji. Su valor asciende a 16.6 millones de dólares según informan desde la página web de Criptoland.

Criptoland: un universo de lujo

Las características de la isla, no pasan desapercibidas. Nanau-i-cake estará dividida en tres sectores en los que los visitantes podrán tener acceso a villas de lujo, conferencias, reuniones de networking hasta lugares de ocio y recreación.

La primera área es la Cryptoland Bay, un lugar que consta de espacios de trabajo, bares y un resort. La segunda área es la llamada House of Dao. Pretende ser una incubadora para nuevas empresas criptográficas. En cuanto al espacio de descanso y propiedad privada, el proyecto plantea vender parcelas de suelo de Blockchain Hills, un terreno que consta de 60 parcelas de terreno y que ya están a la venta por 319 Etherium, es decir 1,4 millones y en el que la única limitación es que se debe demostrar que no se es ciudadano estadounidense.

¿Quién está detrás de Criptoland?

El proyecto cuenta con las caras visibles Max Olivier y Helena Lopez pero la cara más reconocida en el mundo de los criptográficos es la de Kyle Chasse y Charlie Shre; ambos inversionistas y asesores de compra de blockchain.

Criptoland busca hacerse realidad a través de inversores y por ello,  ha lanzado una colección de NFTs llamados Cryptolanders basados en su propio avatar que ahora mismo cotizan a razón de $500 la unidad. Ya se han sumado alrededor de 700 personas, según indica su página de venta.

El proyecto de Criptoland para Ignacio Ferrer-Bonsoms, presidente de la Blockchain Arbitration Society de España es un proyecto ambicioso, según este experto; la idea de tener una economía propia con criptomonedas en un mundo virtual es muy atractiva y cree además que el año 2022 será sin duda el del surgimiento y maduración de metaversos cripto.

cryptoland

Retos de la meta isla

Criptoland se enfrenta a varios retos pero el más difícil es el de la sinergia entre metaverso y economía real. Según Ignacio Ferrer-Bonsoms, tendrá que dejarse mucho más claro si los aspectos que se hagan en el metaverso también tendrán valor en el mundo real. Por ejemplo, ¿si un cliente compra un terreno en la isla virtual también es efectivo en el mundo físico?, se pregunta el presidente de la Blockchain Arbitration Society.

Además de esto, el aspecto legal también podría ser un inconveniente mayor a la hora de conformar el proyecto, algo que para José Molina, informático especializado en blockchain en Criptan, empresa valenciana dedicada a la compra y venta de bitcoins,  obstaculizaría todo lo relacionado con las transacciones en la isla. Para Molina, el proyecto parece algo más orientado al lujo y al gasto que a compenetrar y a unificar a la comunidad cripto. Además, expresa que las NFTs que Criptoland ha sacado al mercado, no tienen una validez jurídica frente a la legislación del propio país. «La isla pertenece a un país; por lo que la misma se tiene que regir a una serie de leyes jurídicas que están por encima de los acuerdos blockhain del proyecto» expresa.

Lo que está claro es que la criptoisla dará mucho de qué hablar. Seguiremos informando.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.