Pablo Oliete, fundador y CEO de Atlas Tecnológico

Oliete (Atlas): “Lo que menos le falta a la empresa hoy es dinero para invertir”

Atlas Tecnológico ha sido seleccionada para la fase Traction de Lanzadera, la aceleradora e incubadora de empresas creada por Juan Roig.

La empresa es un ecosistema que reúne a los diferentes actores del sector industrial: emprendedores, empresas, proveedores de servicios y tecnologías, consultores, especialistas… Su objetivo es generar colaboraciones y sinergias que ayuden a hacer realidad los proyectos que surgen en el ámbito de industria 4.0.  Así, identifican los conocimientos, experiencias, tecnologías, asesoramiento y partners adecuados que permiten a las compañías desarrollar con éxito sus proyectos.

Fundada en València en 2020, Altas Tecnológico tiene una fuerte presencia nacional. Su red reúne a más de 250 colaboradores y más de 1.000 empresas proveedoras del sector industrial.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Economía 3 ha hablado con Pablo Oliete, fundador y CEO de Atlas Tecnológico.

Lanzadera, un entorno único para Atlas

– ¿Qué significa para el equipo formar parte del ecosistema de Lanzadera?

Nacimos en València, pero nos fuimos a desarrollar la empresa a Madrid. Volver aquí nos apetecía mucho y el hecho de poder hacerlo en Lanzadera era una gran oportunidad. Nosotros habíamos acelerado ya otros proyectos antes en otras empresas. Pero, no habíamos pasado por un proceso de este tipo nunca. Llevamos dos semanas y la experiencia es brutal.

Lanzadera domina muy bien el modelo de lo que hace. Pone a tu disposición una metodología de desarrollo de negocio muy interesante. Todo lo que cuentan en las ponencias y charlas que organizan es lo que estás viviendo tú y vivir eso de primera mano es superinteresante.

Lo que tenemos aquí en València es brutal.

– ¿Qué servicios puede ofrecer Atlas a las empresas de Lanzadera? ¿Qué tipo de sinergias tenéis en mente?

Nosotros dominamos muy bien los ecosistemas industriales y conocemos muchas empresas tecnológicas. Trabajamos más en el sector agroalimentario. Por eso también estamos en Lanzadera por su vinculación con el mundo interproveedor de Mercadona.

Muchas de las startups ya eran clientes nuestros y nos canalizan proyectos continuamente. Incorporar empresas tecnológicas emergentes nos interesa y también dar servicio dentro del sistema de interproveedores.

La transformación digital de la empresa industrial

– ¿Está preparada la industria para la transformación digital?

Nosotros ayudamos ante la necesidad de la industria de un proyecto de trasformación digital o de implantar tecnologías en procesos productivos. Tenemos 250 expertos capaces de dar respuesta a cómo abordar proyectos.

Los colaboradores son públicos, no trabajan en exclusiva para nosotros. Incorporamos el proyecto, lanzamos la información a colaboradores y estos responden cómo lo abordarían.

– ¿Es fácil innovar para las empresas industriales?

Debería ser realmente fácil. El problema que existe en la industria hoy es que los profesionales de la industria van muy apurados de tiempo. El tiempo es el bien escaso más grande que tienen. Les ayudamos a salvar salvajemente cualquier proyecto de incorporación de una tecnología de innovación en su proceso productivo. Además, ponemos a su disposición mucha información, tanto de proveedores como de soluciones, que a ellos les costaría meses poder obtener.

Podemos acortar los plazos de 6 meses de proyecto a 3. Es un ahorro de coste y de tiempo que la gente agradece mucho.

Lo que menos le falta a la empresa industrial hoy es dinero para invertir. Tienen dinero si saben calcular el retorno de la inversión y el proyecto está justificado. Lo que falta es el tiempo de diseño y ejecución. Y eso es lo que aportamos nosotros.

– ¿Están respondiendo bien las empresas españolas a la digitalización?

En general, la empresa en España está poco digitalizada. No termina de entender cuáles son los beneficios de la digitalización. Hay empresas que funcionan bien sin digitalizarse y piensan que no necesitan hacerlo para seguir funcionado. Y otras que no son capaces de identificar que es lo que les falla: que no están abordando un proceso de transformación.

Hay que ayudar a las empresas que no saben que tienen un problema, ponerles el dedo en la llaga y decir: “Este es tu problema, si no lo abordas vas a desaparecer”. Las empresas no son suicidas, pero a veces no saben cómo tienen que actuar.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.