Tomás Fuertes; presidente de Grupo Fuertes - El Pozo Alimentación

El Pozo, la firma de alimentación que resiste a la pandemia y conquista Rusia

La marca El Pozo no necesita presentación. Sus 1.500 soluciones de alimentación llenan los frigoríficos y despensas de los españoles desde hace ya muchos años. Y la pandemia ha cambiado muchas cosas, pero no la continua línea ascendente de esta marca perteneciente al Grupo Fuertes. Este ‘holding’ cuenta con distintas enseñas, también de alimentación, como Fripozo o Bodegas Luzón, pero al mismo tiempo ha conseguido diversificar su negocio hasta sectores tan diversos como el inmobiliario, con Profusa; el de la hostelería urbana y vacacional, con Vis Hoteles, o incluso el ocio, con los parques temáticos de Terra Natura en Benidorm y Murcia.

En Economía 3, hablamos con el presidente de Grupo Fuertes que engloba El Pozo Alimentación, Tomás Fuertes, sobre los orígenes de la compañía que lidera el sector cárnico español, que ha crecido pese al golpe de la covid y ha puesto en marcha su expansión internacional, nada menos que en Rusia.

“Todo empezó en Alhama de Murcia, con una pequeña tienda de comestibles instalada en la plaza del Pozo Concejil”

  • ¿Cómo nació el Grupo Fuertes? ¿Cuáles son sus orígenes?

Los orígenes de Grupo Fuertes se remontan a 1935. Todo empezó en la localidad de Alhama de Murcia, con una pequeña tienda de comestibles instalada en la plaza del Pozo Concejil, así denominada porque allí existía un pozo para la obtención de agua. El establecimiento estaba regentado por Antonio Fuertes y su mujer, Piedad Fernández, de cuya unión nacieron José, Tomás y Juana, actuales dirigentes de la compañía. La familia Fuertes Fernández llegó a regentar tres tiendas en la localidad murciana, ubicada junto a Sierra Espuña.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

  • Desde esos inicios, ¿cómo ha conseguido la compañía crecer hasta ser una marca tan reconocida?

En 1954, Antonio Fuertes montó una pequeña fábrica de embutidos que comenzó comercializando sus productos en un ámbito local. Cuando llegó el momento, decidieron utilizar El Pozo como la marca comercial para sus alimentos, rememorando esa primera plaza. Paralelamente, en la década de los 60 pusieron en marcha una compañía ganadera. Y, posteriormente, la empresa se fue diversificando; siempre bajo la premisa de la reinversión y sin repartir jamás dividendos entre sus accionistas.

De este modelo se puso en funcionamiento el Control Integral de Proceso (CIP) con el que trabaja El Pozo Alimentación. Consiste en controlar directamente desde la investigación de las necesidades y demandas de los consumidores; la información recogida en el punto de venta; la materia prima; las granjas; la transformación, elaboración y comercialización, y la atención personalizada al consumidor.

La gran expansión de la insignia se produjo en los años 80, que se vio reforzada con el inicio de la exportación en la década de los 90. Hoy, la marca El Pozo es líder por cuota de mercado en el sector cárnico español y la marca más consumida en los hogares españoles; por encima incluso de Coca Cola.

Digitalización e internacionalización del Grupo Fuertes

  • El Grupo Fuertes ha diversificado su negocio. ¿Cuántas empresas lo componen y a qué sectores pertenecen?

En la actualidad, el ‘holding’ Grupo Fuertes cuenta con más de 20 empresas, entre propias y participadas. Más de la mitad de ellas pertenecen a la industria agroalimentarias y las otras -siguiendo una planificada estrategia de diversificación-, a los sectores hotelero; inmobiliario; infraestructuras, o parques de ocio, entre otros.

Grupo Fuertes es un holding familiar gestionado por los tres hermanos Fuertes junto a sus doce hijos, algunos de los cuales ocupan puestos de responsabilidad dentro de la organización.

  • ¿La compañía ha conseguido sortear el duro golpe económico que ha supuesto la pandemia? 

La facturación consolidada del Grupo, que da empleo directo a más de 8.000 personas (e indirecto a otras casi 50.000), fue de 1.898 millones de euros en 2020 (+2,4%), lo que constituyó una cifra sorprendente dado la crisis sanitaria en la que estaba inmerso el mundo. Además, está en pleno proceso de digitalización para convertirse en una empresa inteligente.

La filosofía de este grupo se apoya en la reinversión; la mejora constante; la creación de empleo; el desarrollo sostenible y la responsabilidad social corporativa. Un modelo empresarial que busca beneficiar a sus grupos de interés. En estos momentos, Grupo Fuertes ya ha dado sus primeros pasos para lanzarse a la carrera de la internacionalización. Ha puesto en marcha, junto al líder cárnico en Rusia, una empresa para la elaboración y comercialización de carne de pavo, llamada Tamboskaia Indeika, que trabaja bajo la marca Pava Pava.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.