Equipo de Timpers

Mohedano (Timpers): “Debemos centrarnos en las ‘supercapacidades’ de cada uno”

En 2018, dos jóvenes estudiantes de Alicante, Aitor Carratalá (que padece fibrosis quística) y Roberto Mohedano (trasplantado de riñón), empezaron a diseñar zapatillas.

En aquel momento, Carratalá entrenaba un equipo de fútbol de la ONCE y Mohedano era guía, así que decidieron venderlas al equipo. Les sorprendió cómo aquellas personas ciegas podían describir el calzado con solo tocarlo. Ahí fue donde conocieron a Diego Soliveres, miembro del equipo y ciego, quien empezó a aportar ideas hasta que finalmente se unió al proyecto. Así, se convirtieron en una empresa formada 100 % por personas con discapacidad.

Aunque en un inicio, hace escasamente tres años, solo las vendían a sus familiares y amigos, en febrero de 2020 ya facturaron 250.000 euros y este año tienen previsión de llegar a 500.000, siendo la marca seleccionada para vestir al equipo paralímpico en los Juegos Olímpicos de Tokio. Además, desde mayo de 2019, son una de las startups seleccionadas por el equipo de Juan Roig de Lanzadera para estar en la Marina de Empresas.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Hoy, Roberto Mohedano nos cuenta cuál ha sido la clave de su éxito y cómo han focalizado su trabajo en las capacidades que tienen cada uno, sin hacerlo tanto en sus “discapacidades”.

Timpers, unas zapatillas inclusivas 

– ¿Qué supone para una persona ciega diseñar zapatillas? ¿Cómo es el proceso de diseño?

Es un proceso muy divertido. Todos los años pedimos a las empresas de tejidos que nos manden las cartas de materiales de cada colección con tal de tener el mayor abanico posible a la hora de elegirlos.

Una vez los recibimos, los lanzamos todos encima de una mesa y Diego, cofundador de Timpers y ciego, es la persona encargada de ir tocándolos e ir seleccionando los que al tacto le parecen más atractivos. Al mismo tiempo, tanto Aitor como yo, vamos anotando en una libreta las primeras impresiones de Diego, para poder así montar después la historia de cada uno de los modelos que lanzamos.

Por último, habiendo elegido ya los materiales que vamos a utilizar, seleccionamos cuidadosamente los colores que más están en tendencia. Puesto que las zapatillas aparte de ser atractivas al tacto, también tienen que serlo a la vista. La grandísima mayoría de los pares que vendemos son a personas sin ningún tipo de discapacidad visual.

La inclusión de personas con diversidad funcional

– ¿Creéis que el mercado laboral está preparado realmente para la inclusión de personas con diversidad funcional?

Estamos convencidos de que es cuestión de que poco a poco se normalicen este tipo de contrataciones. España tiene la gran suerte de tener a la organización más importante del mundo en términos de discapacidad, la ONCE, y el apoyo que brinda a empresas como la nuestra es increíble.

Tenemos que tratar de centrarnos en las capacidades que tiene cada persona, en vez de en las discapacidades. Nosotros siempre tratamos de poner en valor las ‘supercapacidades’ de la persona que tenemos delante. Por ejemplo, Diego por su discapacidad no sería bueno en almacén, pero sí es un comunicador excelente.

– A parte de vender muchas zapatillas, ¿creéis que Timpers puede dar también visibilidad a que es posible una marca rentable llevada por gente con discapacidad?

Es algo que llevamos por bandera siempre. A día de hoy, independientemente de nuestra condición de discapacidad, en empresas de reciente creación es difícil ver números positivos. En nuestro caso, lo es desde el día uno.

De hecho, nuestro crecimiento es especialmente llamativo porque nunca hemos necesitado financiación externa. Y eso es un orgullo enorme para nosotros. Ojalá podamos motivar a otras personas con discapacidad a emprender nuevos proyectos.

Vestir al equipo paralímpico siempre ha sido nuestro sueño

– Vestiréis al equipo paralímpico de España en los Juegos de Tokio. ¿Qué supone para vosotros esto?

Es sin duda el hito más relevante que hemos conseguido hasta el día de hoy. Cuando empezamos con el proyecto recuerdo que hablábamos del sueño que sería vestir a los deportistas paralímpicos en unos Juegos. Podemos decir que lo hemos conseguido. En pocas semanas, podremos ver a toda la delegación española recorriendo Tokio con sus Timpers.

– ¿Cómo creéis que habéis conseguido tener el éxito actual?

Tenemos tres reglas básicas en la empresa. La primera es que hay que echarle más horas que nadie. La segunda es que somos conscientes de que no tenemos los presupuestos más altos (ni de lejos), pero sí podemos llegar a ser los más originales. Y la tercera, que para nosotros ha supuesto algo decisivo es que, entre probar y no probar, probar siempre.

Futuros proyectos

– ¿Tenéis algún futuro proyecto que nos podáis contar?

Proyectos tenemos muchos, que podamos contar es otra cosa… Hicimos una colaboración de una edición limitada de Timpers con el Levante UD y en los próximos meses anunciaremos un segundo club de primera división que se une a la familia “timperiana”.

También, vamos a seguir creciendo en número de empleados. Queremos ser un centro especial de empleo referente en España y espero ver en unos años a Timpers alcanzando una plantilla de 100 personas.

Lanzadera nos ha ayudado a desarrollar todo lo que Timpers es ahora

– ¿En qué creéis que os ha ayudado estar en Lanzadera?

En todo. Entramos en mayo de 2019 vendiendo prácticamente cero zapatillas al mes y la fotografía de la empresa a día de hoy no tiene nada que ver con la que era hace dos años. Entramos sin un plan de negocio, sin saber lo que era invertir en ads, sin equipo… Y desde el minuto uno nos ayudó a desarrollarlo todo.

Una parte de lo que es Timpers hoy se lo debemos a Lanzadera y a todo el equipo que trabaja allí.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.