Debate online BBVA-Economía 3

La inversión en eficiencia energética mejora la rentabilidad de las empresas

La transición a modelos de gestión sostenibles en el tejido empresarial valenciano es imparable. El rápido retorno de la inversión destinada a la mejora energética anima a las empresas a sumarse a la llamada revolución verde. Las líneas de crédito para renovar equipos, el nuevo marco regulatorio y las oportunidades de negocio que se abren fueron algunos de los temas analizados en el coloquio: El ahorro energético y la sostenibilidad en la empresa valenciana, organizado por BBVA y Economía 3 en el que participaron Elías Gómez y César González (BBVA), Júlia Company (Ivace), Enrique Bayonne (Clúster de la Energía de la Comunitat Valenciana) e Ignacio Casado (ITE). Mas de 10.500 empresas en la Comunitat Valenciana ya conocen su huella de carbono con la herramienta de BBVA.

Elías Gómez, senior manager Energy Efficiency de BBVA, destacó en primer lugar el reto que afrontan las empresas valencianas para iniciar el tránsito hacia un nuevo modelo de producción y gestión sostenible. “Porque el cambio para introducir tecnologías eficientes en todos los procesos y en todos los sectores ha llegado para quedarse. Las compañías que no implementen las nuevas fórmulas de gestión ambientalmente responsables corren el riesgo de quedarse fuera del mercado. Es la razón por la que desde la entidad queremos apoyar y dar soporte al ecosistema valenciano de la eficiencia energética”.

Para acompañar a las empresas en la transformación de sus tecnologías, la entidad ha lanzado diversas herramientas de estudio y de financiación de proyectos. “Estamos convencidos de que las empresas deben incorporar el eje del ahorro energético dentro de su estrategia y de su visión global si quieren alcanzar mayor posicionamiento”, asegura. Dentro de este abanico de soluciones, el responsable de BBVA refleja el acuerdo alcanzado con Anese (Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos).

“Se trata de poner disposición de los empresarios valencianos dos instrumentos claves y que van unidos. Por un lado, la experiencia de las firmas asociadas a Anese, con una sobresaliente capacidad tecnológica y, por otro lado, como complemento fundamental, nuestras líneas de financiación ad hoc para cada cliente y que van a permitir que la inversión energética realizada costee la financiación. Ya hemos comprobado en proyectos realizados que se puede reducir el gasto energético hasta el 36 %. Creo que hoy en día nadie duda del impacto positivo de la responsabilidad medioambiental en los resultados financieros de las empresas”.

En su opinión, el giro hacia modelos sostenibles, consecuencia del cambio climático, “es un proceso similar al de la digitalización, del que también fuimos pioneros, y que ha alcanzado ya a prácticamente a todos los segmentos económicos y empresariales”. Para el experto, la sostenibilidad y la eficiencia siguen el mismo camino. “No hay una limitación por tamaño para acometer estos proyectos; al contrario, las empresas pequeñas presentan incluso mayor capacidad de ahorro porque las inversiones no alcanzan las dimensiones de las grandes compañías para la renovación de sus equipos. Por lo tanto, los ahorros son mayores”.

La entidad ha diseñado material didáctico gráfico para que diferentes sectores, como el cárnico o el hortofrutícola, puedan conocer e interpretar, por ejemplo, qué porcentaje va destinado a los sistemas de producción de frío, factor que concentra el 45 % de la energía generada. “Si se introduce tecnología eficiente se ahorra en la factura de luz y, por consiguiente, se incrementa el proceso productivo”.

Los proyectos destinados a las empresas que quieren iniciar el tránsito hacia nuevas soluciones medioambientalmente, se acometen con una doble visión. “En primer lugar, una vez que la empresa nos traslada sus datos para un estudio preliminar sin coste para ella, contactamos con Anese para elaborar tanto las diferentes alternativas como el modelo de financiación, en función de sus necesidades. De esta forma, y desde el primer momento, el cliente visualiza el ahorro en su factura energética. Porque de nada sirve introducir cualquier medida si al final no se aprecia el beneficio en la cuenta de resultados”, agrega.

A juicio de César González, gestor de Financiación y Sostenibilidad en la Dirección Regional Este de BBVA, el cambio climático es una disrupción de igual o mayor tamaño que lo fue en su día la transformación digital. “Nuestro compromiso con horizonte 2025 se basa en tres líneas fundamentales. Por un lado, la movilización de cien mil millones de euros en proyectos que luchen contra el cambio climático y estén alineados con el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible. En segundo lugar, mitigar nuestros impactos directos. En este apartado, destacar que en 2020 hemos sido ya neutros en emisiones directas de CO2. Y, en tercer lugar, involucrar a todos los agentes de interés para lograr una contribución conjunta del sector financiero a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible”.

La transformación digital impulsada por la entidad permite calcular la huella de carbono de sus clientes a partir de sus movimientos bancarios. “Somos el primer banco en conseguir, a través de la analítica de datos, calcular la huella de carbono sin ningún coste adicional. Que una empresa visualice cuántas toneladas de CO2 emite es el primer paso para que incorpore la sostenibilidad dentro de su estrategia y mitigue su impacto medioambiental, a la vez que reduce sus consumos de energía”, explica. La acogida ha sido más que favorable y ya son más de 10.500 empresas de la Comunitat Valenciana las que se han sumado a la iniciativa.

En su opinión, tanto la pequeña empresa como los autónomos todavía creen que la sostenibilidad es excesivamente costosa. “Creo que aún no ven la oportunidad que supone adecuarse a las exigencias medioambientales para ser más competitivos, más eficientes, más resilientes, para ser capaces de afrontar la crisis actual y prepararse para el futuro”, asegura. “Porque, independientemente de la percepción que cada empresario tenga en relación con el cambio climático, sí que les digo que ya hay realidades que invitan a adoptar la sostenibilidad dentro de sus estrategias empresariales. Entre ellas, el marco regulatorio, ya se contempla la incorporación, en el ámbito de la contratación pública, de criterios medioambientales. Si soy un empresario valenciano que trabajo directamente para la Administración o lo hacen algunos de mis clientes importantes, tendré muy en cuenta todas estas disposiciones”.

Respecto a los Fondos de Recuperación de la UE previstos para España, por un importe total de 140.000 millones de euros, adelanta que el 37 % se destinarán a iniciativas relacionadas con la sostenibilidad. “Como empresa, buscaré fórmulas para reorientar mi estrategia con el fin de ser una de las candidatas a recibir parte de estas ayudas. O bien poder ser incluido en las grandes cadenas de valor que, claramente, transitan hacia las tecnologías sostenibles, tanto en el producto final como en el proceso de fabricación”, apunta.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.