Roberto Piccolo

Industrial Starter acercará sus diseños laborales al mundo de la moda y el deporte

A punto de cumplir 60 años, la compañía de origen italiano y con sede en España (Puçol-Valencia) es especialista en vestuario laboral, “de la cabeza a los pies”, tal y como ellos mismos se definen. Fue una de las primeras compañías en incorporar en 2006 en sus prendas el stretch, una tecnología que dota a las prendas de la elasticidad para que estas se adapten a los movimientos del cuerpo en cualquier tipo de trabajo, según nos confirma Roberto Piccolo, gerente de Industrial Starter España y socio del grupo Industrial Starter. Sin embargo, la diferenciación de la compañía reside en la cuidadosa selección de materiales y tejidos, para obtener prendas que respondan a estándares de seguridad, durabilidad, resistencia, comodidad… Para los próximos años, la compañía se ha propuesto ir un paso más allá y desarrollar un producto  con diseños más actualizados y más cercanos al mundo de la moda y el deporte.

– La compañía está a punto de cumplir 60 años. ¿Cuáles son los hitos más importantes que han marcado su historia y cuál ha sido su evolución a lo largo de estos años?  

Industrial Starter es una empresa de origen italiano. En sus inicios era una división de Pirelli que se encargaba de gestionar Giancarlo Roncolato. En 1962,  Roncolato adquiere en propiedad la división y se funda Industrial Starter. En aquel momento, la producción estaba enfocada en los impermeables para los empleados que trabajaban arreglando carreteras, en las calles… y, a partir de 1980 comienzan a trabajar también las botas de agua.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Con el paso de los años, la compañías desarrolla nuevas líneas de producto hasta consolidar un amplio catalogo de vestuario laboral y EPI certificados.

–  A día de hoy cuentan con tres filiales. ¿Por qué se apostó por España en 1991, y en concreto por Valencia, para dirigirse después a Polonia y República Checa? ¿Desde 1962 a 1991 se puso en marcha alguna filial?

Más que filiales hablaríamos de sedes aunque, en cualquier caso, no tienen una especialización particular. Si bien es cierto que, en función de las necesidades de los mercados locales, el mix de producto que se gestiona en cada empresa puede variar.

En 1991 se fundó Industrial Starter España gracias a la colaboración comercial que existía en los años previos a su nacimiento entre un negocio local de impermeables (en Valencia), dirigido por José Antonio Varas e Industrial Starter. Fruto de esa buena relación y del incremento del negocio surgió Industrial Starter España.

Igualmente, abrimos en República Checa, aunque se trata de un mercado pequeño que cuenta con diez millones de habitantes. En este país hemos puesto en marcha una estructura ligera y facturamos cerca de los dos millones de euros pero la rentabilidad es buena.

Poco después y con la intención de contar con más presencia en los Países del Este fundamos Industrial Starter Polonia en 2012. En este país la facturación se acerca también a los dos millones de euros, pero creemos que puede haber más potencial. No conseguimos despegar como nos gustaría, pero todos los años crece y nos da una rentabilidad.

Industrial Starter fachada

– ¿Son especialistas en trabajar algún tipo de material?

Podríamos decir que somos el especialista del stretch. Se trata de una tecnología de tejido que dota a las prendas de la elasticidad necesaria para que estas se adapten a los movimientos del cuerpo en cualquier tipo de trabajo. El concepto stretch en el mundo del workwear lo introdujimos en el año 2006.

Sin embargo, lo que nos caracteriza respecto a los materiales es su cuidadosa selección, así como de los tejidos, para obtener prendas de alta calidad que sobre todo respondan a estándares de seguridad, durabilidad, resistencia, comodidad…

– ¿Cuentan con marcas propias?

Somos una empresa global de fabricación, distribución y comercialización y diseño de EPI y vestuario laboral. Dentro de toda la gama de productos, gracias a los cuales, equipamos de la cabeza a los pies, hay una serie de marcas como Issa Line que capitaliza la imagen de marca de la empresa.

Bajo su paraguas vendemos las familias más importantes del mundo del vestuario laboral. Se trata de ropa de trabajo o vestuario, prendas superiores como chaquetas, camisetas… y prendas inferiores como pantalones, bermudas… Además, de calzado y guantes, protecciones ocular y respiratoria, complementos como calcetines…

De todas formas, lo que caracteriza a la familia de Issa Line es que se trata de diseño propio, una cualidad diferenciadora con respecto a lo que hay en el mercado, Es decir, se hace una selección por familias de tejidos y materiales que dan lugar a que el producto se posicione en un nivel de calidad medio-alto.

Nuestra marca no va a precio sino que se trata de una marca de producto. Por ello, todos los productos que engloba la marca tienen ese hilo conductor de patronaje, diseño y selección de materiales y tejidos de forma muy cuidadosa para obtener un producto de calidad medio alto.

– ¿Qué caracterizaría a la marca Akrobat?

El mercado que trabajamos bajo la marca Akrobat no es nuestro core business y se trata de una parte marginal de nuestro negocio. Esta se creó para englobar artículos de vida y anticaídas y demás productos como pueden ser cascos, arneses, cuerdas, etc.

Starter exposición

– Ha comentado que diseñan sus productos. ¿Cuentan con proveedores externos para su fabricación?

Aparte de los productos que comercializamos, la producción de nuestros productos propios no se lleva a cabo ni en España ni en Italia, se subcontrata en países del sudeste asiático. Como ya he comentado, sí que nos encargamos de su  diseño y patronaje.

Por otro lado, también comercializamos otras marcas reconocidas como Showa, Ansell, Moldex, Puma Safety, Lotto

– ¿Para qué sectores se dirigen principalmente su vestuario de protección laboral?

Sobre todo para la industria en general -mecánica, fontanería, electricidad…- y el sector de la construcción principalmente. Ahora mismo estamos haciéndonos hueco en sectores en los que estamos menos presentes como el de automoción, pinturas y productos agrícolas.

– ¿Podría definirnos qué estrategia ha marcado el desarrollo de la empresa en los últimos años?

La que nos ha llevado hasta aquí desde el origen. Es decir, la apuesta por el desarrollo de productos de alta calidad. Poniendo en el centro de la toma de decisiones la selección de materiales y tejidos para dar respuesta a los riesgos inherentes de determinados tipos de trabajo.

Como ya he dicho, Industrial Starter, y especialmente nuestra marca Issa Line, es producto y no precio.

–  ¿Hasta dónde llegan los artículos Starter?

En la actualidad operamos principalmente en los cuatro países donde la empresa tiene sede: Italia, España, Polonia y Republica Checa. Pero además, tenemos actividad comercial en países como Portugal, Francia, Grecia…

–  La innovación es un factor importante para su compañía. ¿De dónde se nutren?

Los procesos de innovación  se gestionan de forma interna. Es decir, contamos con un equipo propio de diseño que junto con el know how y los análisis e investigaciones de las direcciones comerciales nos permiten realizar estos procesos con un gran rigor.

–  ¿Cómo les ha afectado la pandemia? El ser especialista en el diseño y producción de prendas de Vestuario & Calzado de Seguridad les ha permitido reorientarse y crear nuevas líneas de negocio para abastecer al sector sanitario?

Sí que se ha producido un incremento en las ventas de aquellas líneas de producto más relacionadas con el sector sanitario como protección respiratoria, guantes, buzos… Sin embargo, nuestras principales líneas de negocio no están ahí.

Por otro lado, sí que decidimos trabajar más de profundidad la línea de productos sanitarios. Especialmente la parte de vestuario/ropa.

– ¿Cómo han cerrado 2020 y qué previsiones tienen para 2021?

Nuestra facturación en España ha alcanzado los 19 millones de euros. Para 2021 somos optimistas. Los datos del primer trimestre del año han sido buenos y pensamos que la facturación podría crecer este año un 10%.

Todo ello, teniendo en cuenta que el crecimiento del paro provocado por la pandemia, supone que haya un millón y medio de personas menos trabajando y para venderles nuestros productos.

– ¿Qué objetivos se ha propuesto conseguir para los próximos años?

Nos hemos marcado tres retos: marca, producto y mercado.

En cuanto al primero de ellos, la empresa tiene como objetivo ganar reconocimiento y notoriedad, especialmente en el usuario final. Para ello, la empresa ha apostado por desarrollar las áreas de marketing  y actualmente estamos trabajando en darle forma a nuestro proyecto de marca y comunicación para convertirla en una herramienta más que nos permita generar esa diferenciación.

Respecto al producto, hemos tenido recientes incorporaciones en las áreas de diseño y de compras para la búsqueda de materiales, con el fin de ir un paso más allá y desarrollar un producto todavía mejor, con diseños más actualizados, más cercanos al mundo de la moda y el deporte y, especialmente, con esa calidad que nos caracteriza.

Y por último también nos hemos marcado como objetivo abrir nuevos mercados en países de la Unión Europea.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.