población con mascarilla en las calles de Valencia

Estos son los 4 retos que tendrá que afrontar la economía española en 2021

La vacunación, la gestión de los fondos europeos, los ERTEs y las quiebras de las empresas serán los principales retos que tendrá que afrontar la economía española durante este 2021, según apuntan las perspectivas macroeconómicas de Esade presentadas en su Informe Económico y Financiero.

El director de EsadeEcPol, Toni Roldán, y el profesor Josep Comajuncosa, director y coautor, respectivamente, del informe elaborado por Esade, en colaboración con el Banco Sabadell, han presentado el estudio y han dado las claves macroeconómicas que marcaran este 2021.

Respecto a la campaña de vacunación, Roldán ha incidido en el impacto que podrá tener esta en la recuperación de la actividad económica a medida que aumente la inmunidad de la población. Sin embargo, el director de EsadeEcPol ha advertido que, al ritmo que llevamos -entre un tercio y la mitad de lo planificado-, España no llegará al 70% ni a final de año. El objetivo del Gobierno continua siendo alcanzar esta cifra antes de verano.

«Se asumía que este año iba a funcionar con normalidad y no va a ser así», ha explicado Roldán, quien ha añadido que «habrán más restricciones a la movilidad y, por tanto, mayores repercusiones económicas».

Otro de los aspectos que los investigadores han señalado como reto para este año es la cuestión de los ERTEs, los cuales descendieron en agosto pero volvieron a aumentar con la tercera ola. «Llevamos desde octubre sin bajar de los 700.000 trabajadores en ERTE. En algún momento tendrá que dar algunas señales el Gobierno», ha explicado Roldán, que ha señalado la posible recolocación de estos trabajadores en otros sectores. «Es una decisión política muy difícil, pero sucederá antes o después», ha añadido.

esade

Las quiebras de empresas y la brecha que ha aumentado entre las grandes y pequeñas empresas es otro de los escenarios que la economía tendrá que sortear este año. «Al principio todas las pymes se iban endeudando por problemas de liquidez, pero cuando la deuda se vuelve muy grande se pueden traducir en problemas de solvencia», ha subrayado el investigador.

Según Roldán: «En España tenemos programas concursales lentos y farragosos, también caros, que hacen más difícil que tengamos procesos rápidos a través de mecanismos extrajudiciales».

Por último, desde Esade señalan la gestión de los fondos europeos Next Generation como el cuarto reto. «Son una oportunidad, pero también un reto gigantesco en cuanto a la implementación», ha explicado Roldán.

«Aquí el reto más importante es aprovechar este dinero para hacer reformas estructurales que nos permitan crecer en un futuro. Pero lo cierto es que las condiciones de economía política para hacer reformas no son favorables. Cuando los gobiernos tienden a endeudarse tienden a no hacer reformas. Si no aprovechamos la oportunidad tendremos una deuda monetaria muy grande», ha explicado alertado Roldán.

Sobre este último aspecto, ambos investigadores han subrayado que la alta fragmentación política dificulta la aplicación de reformas y el alcance de acuerdos transversales en los grandes temas de país.

España tendrá el mayor aumento de la deuda de toda Europa

Los datos de déficit público sitúan a España en el top de la escala de los países de la eurozona, con un aumento de la deuda pública entre 2019 y 2022 que se espera que suba por encima del 25%. Esto significa la mayor subida registrada, según los investigadores del Esade. «Es el país que más ha caído en términos de PIB y el que más va a aumentar su deuda», según ha explicado Toni Roldán.

«Una primera brecha es que nosotros -España, Italia y Grecia- partimos con una perdida de productividad significativa en comparación con el norte de Europa a lo largo de los últimos 10 años. Al ser esta una crisis asimétrica, la brecha se va a profundizar», ha subrayado el investigador y director de EsadeEcPol.

Esade

A esta situación de partida cabe sumar el impacto diferencial de la pandemia en los países del sur de Europa y la capacidad de respuesta y gestión que han tenido los gobiernos. En este sentido, España se encuentra en el top tres en términos de incidencia de la pandemia, por detrás de Reino Unido y Bélgica, según datos de la OCDE.

«La restricción de la movilidad se traduce en una menor actividad económica», ha explicado Roldán, quien ha remarcado el alto índice de pymes que saldrán con menor capacidad de respuesta financiera a esta crisis. Asimismo, ha subrayado el alto índice de temporalidad en la economía española, que «hace que el mercado laboral se resienta todavía más».

Roldán ha valorado positivamente la respuesta del Gobierno a la pandemia como «rápida, ambiciosa y contundente». «El Estado ha tenido que aparecer como protector de última instancia», ha añadido.

Las cuatro brechas: empleo, salario, educación y género

Los investigadores identifican cuatro brechas que se han visto incrementadas por el impacto de la pandemia y cuyos efectos se notarán en el medio y largo plazo. Estas se refieren a: empleo, salarios, educación y género.

Sobre el empleo, Toni Roldán ha explicado que, pese a que los ERTES han permitido una menor subida del desempleo, el peso del ajuste ha recaído sobre los trabajadores temporales, más que sobre los indefinidos. «Tenemos un problema estructural de dualidad que tendremos que abordar porque siempre son los mismos los que asumen los ajustes», ha añadido.

La segunda brecha, referida a los salarios, se plasma en una mayor caída salarial en los percentiles y una menor caída en los trabajadores de mayor poder adquisitivo. «Esta brecha aumenta con la capacidad de teletrabajar que tienen los de mayor poder adquisitivo y que se traduce en desigualdad», ha explicado Roldán. Un dato preocupante es el aumento de la pobreza relativa, que aumenta de un 25,9% a un 35,5%.

Una tercera brecha es la educación, provocada por la caída del aprendizaje general como consecuencia del cierre de los centros educativos, pero mucho más significativa en los estudiantes de entornos más vulnerables. «Esta situación tiene costes en el medio y largo plazo, ya que los salarios de estos niños estarán por debajo de lo que estarían antes de la crisis», ha remarcado Roldán.

La cuarta y última brecha es en términos de género y está causada por la feminización en la composición de la crisis actual. «El peso del cierre escolar y el aumento de los cuidados lo han asumido las mujeres», explica el director del informe.

Recuperación desigual a escala global

Desde una perspectiva más global, los expertos de Esade reconocen el importante papel que han desempeñado las políticas monetarias y las medidas fiscales durante el inicio de la crisis. Estas últimas han supuesto un 12% del PIB, a nivel global. Sin embargo, tienen un importante impacto en los déficits públicos, que puede afectar a medio y largo plazo al ritmo de recuperación de la economía en términos absolutos. De ahí que para 2021 prevean un crecimiento general 5,2%, una tasa que será menor, un 3,9%, en las economías desarrolladas que, en su caso, no podrán recuperar durante este año los niveles de producción perdidos durante 2020.

En los Estados Unidos, donde la economía se contrajo un -4,3% en 2020, crecerá un 3,1% este 2021, mientras que, para Reino Unido, cuya caída fue del -9,8%, los autores del informe prevén una recuperación del 5,3%. En Japón, estas cifras son de -5,3% y 2,3% respectivamente.

La mayoría de las economías emergentes, cuya previsión de crecimiento para 2021 es del 6%, se moverán en un contexto más difícil, ya que en muchas de ellas la pandemia continúa en expansión, circunstancia que además de crear gran presión sobre sus sistemas sanitarios y cuentas públicas, provocará una mayor dependencia de la financiación externa y un turismo que no se terminará de reactivar. Déficit que supera el 10-11% del PIB. Este será el caso de India e Indonesia, donde la actividad cayó con fuerza en 2020, cuya recuperación en 2021 no será suficiente para recuperar el PIB previo a la crisis. Las economías en Latinoamérica, según cita el estudio, se enfrentarán también a un panorama similar.

Solo China, que fue la única gran economía que experimentó una tasa de crecimiento positiva en 2020 y este 2021 va a crecer a un ritmo superior al de antes de la pandemia, un 8,2% gracias a que, en su caso, la actividad se normalizó en abril gracias a sus exitosas políticas económicas y al excelente comportamiento de sus exportaciones.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.

Viu-en-pla-EU-9may-3-junio-CASTELLANO
GVA-Habitatge-300-HUMITAT
GVA-Habitatge-300-HUMEDAD-CAST
infocif-superbuscador-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.