Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Día Internacional del Abogado

Auxiliadora Borja (ICAV): “La pandemia ha mostrado lo mal que está la justicia”

Hablamos con la decana del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia sobre los retos que tiene la profesión a raíz de la pandemia del coronavirus

Publicado el:
Auxiliadora Borja, decana del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia (ICAV).

Auxiliadora Borja, decana del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia (ICAV).

-Este miércoles se celebra el Día Internacional del Abogado, una de las profesiones más antiguas que existe y que ha ido adaptándose a las distintas épocas. Hoy en día, ¿Qué función desempeña la abogacía en la sociedad?

-Defender los derechos de los ciudadanos, asesorarles de sus obligaciones y resolver todos los problemas jurídicos que se les plantea a diario. Estamos para defender las injusticias y para preservar el derecho de defensa con lo cual somos imprescindibles y necesarios. En el día a día continuamente existen injusticias, existen derechos que se quebrantan y nosotros estamos para ayudar a que esto no ocurra. Esto es lo más importante de nuestra labor.

-¿Qué retos tiene por delante la profesión?

-El adaptarnos a las nuevas tecnologías lo considero como uno de los retos más importantes que tenemos en estos momentos. Están empezando a hacerse juicios online y tenemos que adaptarnos a estas nuevas situaciones y a las nuevas tecnologías.

Además, cada día tenemos una ley nueva. Cambios legislativos continuos por lo que tenemos que estar estudiando continuamente para ir adaptándonos. Con lo cual, el reto que tenemos por delante es importante. Por una parte adaptarnos a estas nuevas tecnologías y por otro lado lograr estar al día en todos los cambios y en todas las cuestiones que se producen.

Luego hay cuestiones en las que la ley va por detrás, muchas veces, de la realidad. Un ejemplo son todos los temas relacionados con las redes sociales. Hay tantos cambios y tantas novedades que nosotros tenemos que estar al día, estudiándolo, adaptándonos y conociendo todas esas nuevas tecnologías para poder asesorar adecuadamente y una vez sale la legislación, estudiarla y saberla aplicar.

-En esta línea, una de las máximas perseguidas por la profesión es que la justicia sea igual para todos, ¿podemos decir que en España somos todos iguales ante la ley?

-Sí, en España sí. Esto es un Estado de derecho y no suceden cosas como las que estamos viendo, por ejemplo, en Rusia. Aquí, hasta el rey emérito ha sido investigado. Y luego, para la gente que no tiene economía para poder buscar la defensa de un letrado, tenemos un turno de oficio con una asistencia gratuita, que cuenta con profesionales de primer nivel que llevan los asuntos y los defienden con todas sus consecuencias. En ese sentido, hay un turno de oficio que tenemos en todos los Colegios de España muy bueno.

-Hablando de retos, la pandemia de coronavirus ha sido un duro golpe para la sociedad. ¿Qué ha supuesto para el ejercicio de la abogacía? ¿Qué cambios se han hecho para adaptarse a los tiempos de la covid-19?

-Durante la pandemia la abogacía ha sido esencial. Hemos asistido a los detenidos en los juzgados de guardia, en las comisarías y en los calabozos, y los abogados laboralistas, como yo, no hemos parado con el tema de los ERTE. Nos hemos adaptado y hemos empezado a hacerlo todo online.

Además, hemos tenido que estudiarnos cada decreto que ha ido saliendo por el estado de alarma. Nos ha supuesto un estrés laboral impresionante y al en algunos casos no se reconoce la labor que hacemos, pero si no hubiéramos estado trabajando, la gente no habría podido cobrar las prestaciones por los ERTE, por ejemplo.

-¿Cómo valora la actuación del Gobierno en esta pandemia en lo que a la abogacía atañe? ¿Qué reivindicaciones haría para mejorar?

-Al Estado lo que le diría es que debe gestionar mejor. Han sacado algunos decretos buenos, otros no tan buenos… Dejan las cosas a mitad y no nos consultan a nosotros, a los que estamos a pie de calle, sobre cómo se puede mejorar. Por ejemplo, no puede ser que en el SEPE tramites los datos de los trabajadores de una manera y en la Autoridad Laboral de otra. Se deben poner de acuerdo ya que son la misma administración y no hacernos trabajar dos o tres veces más.

No solamente es sacar el decreto, luego hay que saber desarrollarlo. La gestión se debe materializar. Por eso tenemos casos como el retraso en los ERTE. No estaban preparados, les hacen falta mejores gestores. Aunque también es cierto que, en el momento de inicio de la crisis, de la noche a la mañana entraron millones de personas en el paro y todo se colapsó. Ha sido un periodo muy duro.

-¿Qué ha supuesto la pandemia para el ICAV? ¿Qué necesidades han tenido sus asociados y cómo se les ha ayudado?

-Lo primero que hizo el Colegio de Abogados fue adaptarse a todas las medidas de seguridad para poder seguir ofreciendo sus servicios y garantizar la seguridad de los 90 trabajadores que hay en el ICAV. Además, desde que entramos en la Junta de Gobierno hemos apostado por las nuevas tecnologías, con lo que hemos podido teletrabajar y seguir con el servicio desde el primer día.

Hemos estado trabajando pendientes de todas las situaciones que han ido ocurriendo con motivo de la covid-19 intentando solventarlas lo antes posible. En este sentido, he de decir que desde la Generalitat han estado pendientes de todas las reclamaciones que les hemos trasladado.

Además, lo más importante, es que desde el Colegio hemos seguido ofreciendo formación a nuestros 12.000 colegiados a través de webinars y a su vez, durante la pandemia estuvimos mandando diariamente un recopilatorio con los cambios legislativos diarios que salían.

-Por otro lado, el ICAV ha estrenado junta de Gobierno en este final de 2020, ¿Cómo encara esta nueva etapa el Colegio y qué objetivos se marca?

-Francisco Ferrer ha entrado como nuevo secretario, antes estaba como tesorero, y ya teníamos un proyecto que ahora seguimos encaminando. Entre las actuaciones que hemos emprendido están la reforma de nuestras dependencias en la Ciudad de la Justicia, así como la reforma del CMICAV, nuestro centro de mediación, ya que está impulsándose mucho como una alternativa de resolución de conflictos.

Hemos cambiado también las dependencias del turno de oficio. Las hemos actualizado y modernizado. Hemos quitado el papel absolutamente. Con la pandemia lo hemos hecho más rápido. Además, hemos establecido una app para que los compañeros en los juzgados ante cualquier situación que se pueda producir, poderles dar amparo. En definitiva, hemos apostado por las nuevas tecnologías y ahora, con la nueva junta, se trata de terminar el proyecto y estoy encantada con mis compañeros nuevos.

-Su compañero, Francisco Ferrer, comentaba que “hay que proteger el derecho de defensa e impedir que el estado de alarma justifique modificaciones legislativas en detrimento del justiciable o del ejercicio”. ¿Qué opina al respecto de esta cuestión?

-Totalmente de acuerdo. Hay que saber hasta donde se puede llegar con el estado de alarma y que no nos quite nuestros derechos fundamentales y nuestras libertades. El estado de salud esta ahí, pero hay derechos fundamentales que no pueden ser quebrados por mucho estado de alarma que haya.

-Ya por último, usted también estrena nuevo cargo como adjunta a la Presidencia para la Oficina de Representación Institucional (ORI) del órgano que representa a la Abogacía Española. Preguntarle por esta nueva etapa que inicia y por las actuaciones que llevará a cabo.

-Precisamente acabo de coger el testigo de mi antecesor que era el decano de Valladolid, Javier Garicano. Estoy ya trabajando y la semana pasada tuve una reunión con el Ministerio porque queremos proponerle cambios legislativos para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de los abogados. Una situación que se ha puesto de manifiesto con la covid ya que, por ejemplo, cuando eres contacto de un contagio no se te concede la baja y por tanto no tienes justificante para poder aplazar un juicio.

Además nos hemos encontrado casos donde no se ha querido aplazar el juicio aunque una compañera nuestra comunicó que estaba a punto de dar a luz. Existen situaciones que nosotros desde el Consejo General de la Abogacía queremos solucionar a través de modificaciones legislativas que amparen el poder conciliar la vida familiar con la laboral.

Otro hecho que destacar es el hecho que durante el mes de agosto la abogacía ha estado sin vacaciones. Por decretazo no hemos tenido vacaciones y no ha servido de nada. Si tenemos que sacrificarnos, los abogados nos sacrificamos como los que más, pero que sea un sacrificio que sirva para algo. Nos hemos quedado sin vacaciones y, por ejemplo, el retraso que hay en la Comunitat Valenciana de 42.000 juicios sigue estando ahí.

Durante toda la pandemia, hasta el mes de junio, no se ha celebrado ni un solo juicio. No se podía teletrabajar. La justicia estaba todavía con papel y con cuerdas. La pandemia lo que ha hecho es visibilizar lo mal que estaba la justicia. Hay que adaptarse y poner en marcha nuevas tecnologías. Sé que hay intención pero todavía se va lento.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.