Formación superior

El Grado Leinn de Florida constata la igualdad de género en emprendimiento

Tal es la igualdad entre los leinners de Valencia que tanto ellas como ellos emprenden iniciativas empresariales de comercio justo, economía circular y sostenibilidad

Archivado en: 

El Grado Leinn (Liderazgo, Emprendimiento e Innovación) del Campus València de Florida Universitària rompe los moldes respecto a la igualdad profesional. Rompe con todas las cifras respecto al emprendimiento y la igualdad entre hombres y mujeres a nivel nacional y constata que el emprendimiento es exactamente igual para los hombres y para las mujeres.

Mientras que, según el Informe Mundial en el que están reflejados los datos más relevantes de las mujeres en el emprendimiento GEL (Global Entrepreneurship Monitor), en España las mujeres representan únicamente el 19% del total de personas emprendedoras, casi la mitad de los emprendedores que está formándose en el Grado Leinn en Valencia son mujeres y avalan este emprendimiento con un gran número de proyectos.

Tal es la igualdad entre los leinners de Valencia que no hay distinción en el valor añadido de sus proyectos empresariales. Tanto ellas como ellos emprenden iniciativas empresariales de comercio justo, economía circular y sostenibilidad.

A diferencia de las emprendedoras españolas cuyo perfil está definido como mujeres entre 25 y 34 años, con estudios superiores y de las cuales un 70% decide emprender como oportunidad, las leinners valencianas emprenden todas por vocación, a una edad más temprana, y experimentan la realidad del emprendimiento junto a sus primeros estudios superiores.

Se mueven como pez en el agua en redes sociales, donde comercializan sus productos, pelean por cada cliente a puerta fría y tienen muy claro que están para mejorar como profesionales y dejar su huella en su entorno más próximo.

Entre muchas de las emprendedoras que cursan el grado Leinn, están las fundadoras de ‘Kai’, proyecto impulsado por las leinners Ariana da Rosa y Alícia Varella a través del cual hacen joyas con material reciclado. Cada pieza está diseñada en Valencia y fabricada por un artesano de Tenerife, por lo que promueve el comercio justo, la economía circular y genera riqueza en el ámbito local.

En esta línea también nació ‘Bee Valencia’, proyecto empresarial de Helena Romero y María Guillén. Ellas venden moda ética y sostenible hecha en España, basada en el comercio justo. Esta misma filosofía empresarial sigue ‘IAH brand’, marca valenciana creada por Sofía Mazón, Patricia Sebastián y Sonia Shan, centrada en el planeta que quiere dejar huella en las próximas generaciones. Es una marca femenina y feminista donde el 100% del producto está pensado para inspirar a las mujeres con sus prendas.

Otras dos alumnas de grado Leinn en Valencia, María Guadalupe y Nuria Colomer, han creado ‘Voladora’, una marca de ropa joven, nacida entre Valencia y Zaragoza, que durante el mes de septiembre ha superado sus propias expectativas en ventas y que están apuntando bien alto.  “Tenemos la suerte de poder decir que lo que hacemos día a día es lo que nos gusta y lo que nos llena. Trabajamos para aprender y crecer en el camino”, explican estas emprendedoras.

Drink Mami’, por otra parte, es un proyecto que va más en línea de la diversión juvenil y las barreras con las que se están encontrando los y las jóvenes para poder divertirse en la actual coyuntura. Se trata de un juego de mesa que se ha adaptado para que los y las jóvenes puedan hacer una fiesta desde su casa. “Durante el confinamiento pensamos en crear un juego que mezclará acción, ‘salseo’ y risas, para podernos divertir en la distancia”, comentan sus promotoras Lucía Ausín, Estela del Toro y Mónica Giménez, que empezaron el proyecto junto con su compañero Borja. “Tras un pequeño parón a nivel proyecto hemos conseguido introducir el juego en una tienda de regalos en Valencia (‘Place’) y lo hemos retomado con muchísimas fuerzas. Nos gustaría llegar a más tiendas físicas por lo que estamos trabajando en ello”, explican.

A todas estas emprendedoras les encantaría ser un ejemplo para otras mujeres. “Quizá, el hecho de que otras mujeres vean que chicas tan normales como nosotras no tienen miedo a lanzarse a montar una empresa les sirva de impulso para crear su futuro profesional”, cometan estas emprendedoras.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.

Suscríbete a nuestra newsletter