Fusión Caixabank y Bankia

El FROB ve en la fusión CaixaBank-Bankia la mejor vía para recuperar ayudas

Ponce ha admitido que "el mercado es volátil y soberano", por lo que en la práctica sólo se podrá saber que volumen de los 22.424 millones inyectados en Bankia y su matriz BFA podrá recuperar el Estado cuando "efectivamente" se produzca la desinversión

Archivado en: 

Jaime Ponce Huerta, presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, ha comparecido en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Foto: Congreso.

El presidente del FROB, Jaime Ponce, ha defendido en el Congreso de los Diputados la fusión entre CaixaBank y Bankia como la mejor vía para recuperar las ayudas públicas, ya que dentro del “abanico de posibilidades que razonablemente se podrían considerar”, tiene sentido económico y estratégico. Durante su comparecencia en la comisión de Asuntos Económicos, Ponce ha admitido que “el mercado es volátil y soberano”, por lo que en la práctica sólo se podrá saber que volumen de los 22.424 millones inyectados en Bankia y su matriz BFA podrá recuperar el Estado cuando “efectivamente” se produzca la desinversión.

Aunque la operación no está exenta de riesgos y dificultades, más en el contexto actual, se ha estudiado correctamente y “parece indudable que la participación pública a desinvertir gana valor”. El mercado lo ha reconocido, todos los estudios independientes y analistas lo confirman y va en línea de las recomendaciones de los supervisores, ha indicado.

Dentro de “abanico de posibilidades que razonablemente se podrían considerar, la operación compara objetivamente bien”, y es un paso adecuado en la gestión de nuestra participación, orientada siempre a la “maximización del futuro retorno de ayudas públicas”, ha señalado. En conjunto, el FROB tiene claro que la fusión mejorará el valor de la participación indirecta en Bankia y tendrá un efecto positivo sobre las perspectivas de recuperación de ayudas en futuras desinversiones.

El impacto de BFA-Bankia

Ponce ha detallado el impacto de las contingencias legales que han venido afectando al grupo BFA-Bankia, en lo relativo a las devoluciones a los inversores minoristas de la salida a Bolsa y de las devoluciones a tenedores de instrumentos híbridos, que en total ascendía 4.880 millones de euros a junio de 2020.

De ellos, 1.884 millones de euros corresponden a la salida a Bolsa y 2.996 millones de euros por el arbitraje y las sentencias por la mala comercialización de productos híbridos.

La fusión generará un 45 % de valor para el accionista

Además, el presidente del FROB ha dicho que la fusión entre CaixaBank y Bankia generará un 45 % de valor para el accionista, según las estimaciones del organismo y los cálculos del asesor externo, el banco de inversión Nomura. Ponce ha explicado que han analizado los factores que generan valor, que son “muy cuantificables”.

El mercado, ha recordado, respondió muy favorablemente al anuncio de la fusión, e inmediatamente Bankia experimentó una subida del 30 % de su valor en bolsa “que posteriormente se ha ido ajustando”, como es lógico.

“Nula” su perspectiva de recuperar los fondos inyectados en Sareb

Por otro lado, Ponce ha señalado que la perspectiva de recuperación del capital inyectado en la Sareb, el banco malo español, es “contablemente nula”. Ante la comisión de Asuntos Económicos, ha explicado que el futuro de la Sareb, entidad en la que el FROB participa con un 45,9 %, dependerá de sus costes financieros y de la evolución del sector inmobiliario.

El valor de su cartera “no da grandes noticias”, ha dicho, si bien al organismo le quedan todavía varios años hasta su disolución, en 2027; no obstante, ha reiterado que hay que ser “prudentes” con los pronósticos. La inversión del FROB en la Sareb experimentó en 2019 un deterioro de 169 millones de euros, correspondiente a la deuda subordinada suscrita.

En el primer semestre del año, los ingresos de la Sareb ascendieron a 541 millones de euros, y su margen neto a 144 millones; los gastos de explotación se han situado en los 250 millones de euros, un 25 % menos de lo previsto, debido principalmente al descenso de los gastos incurridos en los procesos de transformación de la cartera, en las adecuaciones y a la puesta en marcha de un plan de eficiencia.

La sociedad mantiene en su balance unos deterioros contables significativos derivados de la valoración de su cartera de activos, (alrededor de 6.800 millones de euros a cierre de 2019, a los que sumarían los ajustes derivados de su operación de cobertura), ha explicado. Esta situación patrimonial, junto con las dificultades derivadas de la actividad inmobiliaria que ocasionará la crisis sanitaria, deben conducir a la “cautela” en las estimaciones sobre la evolución de la sociedad en el futuro y las condiciones en qué podrá generar ingresos y liquidar la cartera.

Sobreendeudamiento de las empresas

Por último, el presidente del FROB ha explicado este martes que el sobreendeudamiento empresarial alimentado durante los meses de la pandemia por la “masiva e imprescindible intervención pública” provocará un periodo de reestructuración de deudas y de distribución de pérdidas. Ponce ha asegurado que toda crisis alcanza siempre una “fase crítica”, en la que ha de acometerse la distribución de pérdidas entre los diferentes agentes.

Para que la situación sea menos traumática, y se resuelva de la forma más eficaz y conveniente al interés general, es preciso trabajar a escala europea, y particularmente avanzar en la Unión Bancaria. “Al afrontar ya una nueva crisis de escala mundial”, ha aclarado, no se puede ralentizar el paso, “progresivo pero imparable”, hacia la consolidación europea y la creación de una autoridad única para la gestión de todas las crisis bancarias y la protección de todos los depositantes, sin perjuicio del lugar de Europa en que se encuentren.

Suscríbete a nuestra newsletter