Aeioluz

Aeioluz cumple cinco años en su lucha contra la pobreza energética en la Comunitat

La cooperativa cuenta con una amplia trayectoria en su trabajo por un nuevo modelo de democratización energética junto con ayuntamientos y otras entidades

Integrantes del equipo de trabajo de la cooperativa valenciana Aeioluz

La cooperativa valenciana Aeioluz cumple cinco años trabajando por un nuevo modelo energético, contra la pobreza energética y asesorando a la sociedad en el diseño de planes energéticos que generen cambios y mejoras con la promoción de las energías renovables. La cooperativa celebra este 5º Aniversario bajo el lema “Cinco años trabajando por un nuevo modelo energético”.

La cooperativa nació en 2015 de la mano de tres socios fundadores con una orientación de servicio y con el objetivo de ayudar a las personas a salir de la pobreza energética, y a las administraciones, a formarse en eficiencia energética. Durante estos cinco años, el trabajo de Aeioluz se ha concentrado en trabajar la transición energética en los municipios de la Comunitat Valenciana y en la elaboración de planes de transición. Entre las primeras andaduras que contribuyeron a posicionar a la cooperativa destaca el trabajo realizado con el Ayuntamiento de València para la elaboración del Diagnóstico energético en 2016, así como la contribución indirecta en el mapeo de pobreza energética de la ciudad de Valencia que elaboró el Instituto de Ingienería Energética de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). El coordinador técnico de Aeioluz, Salva Moncayo, explica que estos proyectos les permitieron sumar a la parte más práctica de voluntariado que ya conocían una parte “más académica”.

Cinco años después, las herramientas utilizadas por la cooperativa para conseguir estos objetivos se han convertido en una metodología eficaz para afrontar la pobreza energética desde los servicios sociales de los municipios y en entidades del tercer sector. Acompañar a los equipos técnicos y a las familias sigue siendo una de las mayores apuestas de AeioLuz, puesto que  sigue existiendo una gran desinformación y desprotección de la ciudadanía ante el mercado energético y existen colectivos especialmente vulnerables, todavía más en la actual situación de pandemia.

El trabajo realizado por AeioLuz en estos cinco años de andadura ha posicionado a la cooperativa como referente en la lucha contra la pobreza energética en la Comunidad Valenciana. Los municipios de Valencia, Alzira, Torrent, Lliria, Xàtiva, Castellón, Paiporta, Benetússer, Albalat dels Sorells, Bonrepòs i Mirambell, Foios, Almassera, Meliana, Pedreguer, Altea, Cheste, Turís, entre otros, y entidades como CEFIRE CTEM, Divalterra, IVACE Energía, Cáritas Valencia, Fundació Horta Sud, EAPN Valencia, Fundación Las Naves, Fundació València Clima i Energia, Escola El Drac o Cátedra de Transición Energética Urbana de la UPV, han confiado en AeioLuz durante estos cinco años.

Además de su trabajo con las administraciones, destaca el papel que lleva a cabo Aeioluz en el campo de la formación. En esta línea, la cooperativa realiza talleres de formación con los trabajadores sociales, dando formación a los colegios de Alicante, Valencia y de Castellón. En este campo, uno de sus proyectos destacados es el Proyecto 50/50 en el que durante todo un curso escolar se trabaja con los alumnos de los centros educativos en una serie de dinámicas que cuentan con datos reales de facturación y de consumo, las cuales persiguen el objetivo de concienciar a los niños y niñas sobre la importancia del ahorro energético.

Mirar al futuro y caminar hacia la transición energética

Pero la cooperativa ya ha comenzado a mirar al futuro con el objetivo de consolidar un nuevo modelo energético. Como explica Salva Moncayo, “no solo es importante mejorar las economías domésticas de las familias, seguimos pensando que hay que caminar hacia la transición energética, acompañar planes municipales donde materializar en acciones los cambios que han de producirse en el ámbito local para encaminarnos hacia municipios y comunidades cada vez más sostenibles”.

Con este objetivo, la cooperativa trabaja en dos líneas principales: la continuación de los planes de pobreza energética, vigentes en Alzira, Altea, Almàssera, Bonrepós, Benetúser y Paiporta; y el trabajo en sus oficinas verdes donde atienden a toda la ciudadanía. En la actualidad, los municipios que cuentan con estas oficinas son: Altea, Benetúser, Paiporta y el consistorio de València, el cual cuenta con una oficina para comercios. Además, uno de los nuevos proyectos que, tal y como asegura Moncayo, “verá pronto la luz”, es el trabajo que ha realizado Aeioluz conjuntamente con el IVACE en la preparación de un plan de pobreza energética para la Comunitat Valenciana.

Moncayo destaca que “aprovechar herramientas como el Pacto de Alcaldías o los ODS como base de trabajo, va a ser fundamental para agilizar las acciones reales que lleguen a la ciudadanía de forma participativa y, sobre todo, transparente”.

Y el primer paso para ello es la eficiencia y el ahorro energético. La formación, el diagnóstico energético y la implantación de medidas de eficiencia se han mostrado como una acción cada vez más importante en AeioLuz. También, las energías renovables y las comunidades energéticas, en proyectos como “València Solar” con Som Energia y Xicoteta Energia, o “Enciende la luz de tu barrio” con la Oficina de l’Energia de la Fundació Clima i Energia, contempladas desde un punto de vista de responsabilidad social de las administraciones y el tejido empresarial.

“Es fundamental que entendamos que la verdadera evolución ha de venir desde los ayuntamientos y ha llegado el momento de pasar de pensar en planes a favor del clima y la sostenibilidad, a ponerlos en marcha desde cada municipio y ciudad, para que, de forma transparente y participativa, el conjunto de la ciudadanía y el tejido productivo local los asuman como propios y avancemos más deprisa en el camino de la sostenibilidad”, insiste Salva Moncayo.

Suscríbete a nuestra newsletter