Pleno del Ayuntamiento de València

València urge al consenso para elaborar un nuevo decreto de uso de remanentes

Se pide además que el nuevo decreto contemple "eliminar la regla de gasto, el concepto de déficit y estabilidad y la ampliación del plazo de las inversiones financieramente sostenible, al menos para 2020 y 2021"

El pleno del Ayuntamiento de València ha acordado este miércoles reclamar un diálogo “urgente” entre el Ministerio de Hacienda y las entidades locales para alcanzar un “consenso” en la elaboración de un nuevo decreto del uso de remanentes municipales y recuperar las aportaciones del Estado. En una moción alternativa del equipo de gobierno, apoyada por Ciudadanos (Cs) y con la abstención de PP y Vox, se pide además que el nuevo decreto contemple “eliminar la regla de gasto, el concepto de déficit y estabilidad y la ampliación del plazo de las inversiones financieramente sostenible, al menos para 2020 y 2021”.

La alternativa a una moción de PP y Cs para apoyar el texto del pasado 1 de septiembre, firmado por una treintena de alcaldes para el uso de remanentes, señala que los ayuntamientos “necesitan de forma imperiosa y urgente ayudas estatales y europeas” para seguir prestando ayudas a los vecinos e implantar medidas anticovid. Piden que se abra de forma “urgente” un diálogo entre el Ministerio de Hacienda y las entidades locales para recuperar el fondo de 5.000 millones propuesto y la resta de aportaciones estatales incluidas en el real decreto de ley rechazado en el Congreso.

Esta nueva negociación, indican, debe basarse “en los acuerdos aprobados por unanimidad en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) el pasado 2 de abril”. El fin es reclamar al Gobierno que arbitre un sistema de ayudas “imprescindibles” para que los ayuntamientos hagan “frente a las dificultades económicas derivadas de la crisis sanitaria del coronavirus, con especial atención a los fondos aportados por el Estado de 5.000 millones y al de 1.000 millones que incluyen al transporte público”.

En el cuerpo de la moción se reivindica el “papel fundamental” de los ayuntamientos en la gestión de la crisis y su “esfuerzo financiero”, sin “prácticamente sin ayudas” y con “recursos propios”.

El alcalde, Joan Ribó (Compromís), ha defendido que es una moción del gobierno, firmada por ambas formaciones “que no siempre están de acuerdo” y ha sentenciado: “Me interesa mantener una reivindicación pero a la vez, hablar con todos los alcaldes y encontrar una solución asumible por la ministra y sacar un decreto satisfactorio”. “Queremos encontrar salidas para los municipios, los gobierne el partido que los gobierne. Y por esto entendemos que esta moción plantea todos los elementos, directa o indirectamente, y es la adecuada”, ha añadido.

La vicealcaldesa y portavoz del PSPV, Sandra Gómez, ha dicho que “no pasa nada” por tener discrepancias en los partidos de gobierno y que “lo importante” es que “siempre” toman “las decisiones que son mejor para la ciudad” y con esta moción han encontrado “espacios comunes para cumplir este objetivo“. A su juicio, es “triste” que la oposición incida en la “discrepancia entre dos partidos” y ha considerado su discurso “hipócrita” porque “piden libertad de los ayuntamientos” que no tienen por culpa de la Ley Montoro del PP.

La portavoz del PP, María José Catalá, ha mostrado su “sorpresa” por que la alternativa no contemple aspectos del documento que este martes firmó Ribó con alcaldes de otros 28 ayuntamientos para pedir un nuevo decreto para el uso de los remanentes y ha sostenido que parece que el alcalde “se enmienda a sí mismo”. “El documento estaba muy bien”, ha apuntado, a la par que ha reprochado que se haya eliminado la petición de 5.000 millones sin entrega a cambio de los remanentes -está en ese texto-, y la libertad de las corporaciones municipales para el uso de sus ahorros.

El portavoz de Ciudadanos (Cs), Fernando Giner, ha incidido en que, aunque “se ajusta más a lo que todos deseamos”, le faltan algunos aspectos como que contemple que se comprometa una cantidad de fondos europeos para los ayuntamientos.

El portavoz de Vox, Pepe Gosálbez, ha explicado su voto contrario, al considerar que la FEMP “no es el foro más adecuado para debatir el uso de remanentes de los ayuntamientos” y defender que “no” quieren que “Sánchez e Iglesias digan cuánto y en qué” se tienen que gastar los ahorros municipales.

Suscríbete a nuestra newsletter