Crisis coronavirus

Docencia dual e inversión en tecnología en la vuelta a las universidades valencianas

La Universidad Miguel Hernández, Jaume I, Universitat de València, Universitat d'Alacant y Florida Universitària detallan cómo será la vuelta a los campus

Archivado en: 

Este lunes iniciará el curso universitario el alumnado de las cinco universidades públicas valencianas -a excepción del estudiantado de primer curso, que lo hará el 25 de septiembre-, pero ¿cómo será el regreso a las aulas? La Universidad Miguel Hernández (UMH), la Universitat Jaume I (UJI), la Universitat de València (UV), la Universitat d’Alacant (UA) -centros públicos- y Florida Universitària -privada- detallan cómo será la vuelta a los campus.

Los centros apostarán por una docencia dual, que consiste en reducir el aforo de las clases para aumentar la seguridad, siguiendo el resto del estudiantado la clase de forma online. Además, también han realizado una gran inversión en equipamiento tecnológico, instalando cámaras en las aulas para impartir clases por videoconferencia o incluyendo webcam y tabletas en los despachos del profesorado.

En concreto, Alicia de Lara, vicerrectora adjunta de Comunicación y Coordinación de la UMH, detalla que, en las clases teóricas, implantarán la docencia dual, con rotación entre estudiantes; mientras que en las prácticas realizarán turnos de asistencia para respetar la distancia de seguridad. Además, indica que trabajan en una aplicación informática que permita gestionar la reserva de asiento para asistir presencialmente a las clases. En cuanto a las prácticas curriculares, las telemáticas serán la opción prioritaria y subraya que en las empresas y entidades se deberán adoptar las medidas necesarias.


La UMH trabaja en una aplicación informática para gestionar la reserva de asiento para asistir presencialmente a las clases

Asimismo, de Lara señala que, para el nuevo curso, han diseñado medidas para hacer frente a la nueva situación, como aplazamientos en los pagos de matrícula y medidas para atender los problemas derivados de la brecha digital. “La UMH está haciendo un importante esfuerzo en cuanto a ayudas y becas, también, por supuesto, siendo especialmente sensibles con las nuevas problemáticas derivadas de esta situación”, expresa. Respecto a la mayor dificultad, cree que serán las primeras semanas de clase, “hasta que el estudiantado y el profesorado se haya adaptado a las nuevas circunstancias”.

Por su parte, Vicente Cervera, comisionado de la rectora para la adaptación a la nueva normalidad de la UJI, coincide en la semipresencialidad en las clases teóricas, por lo que han dotado a todas las aulas de cámara web para facilitar la retransmisión en streaming; mientras que las clases prácticas serán totalmente presenciales.

estudiantes

Entre otras medidas, se ha invertido en nuevos sistemas de ventilación y aire acondicionado para reforzar al máximo la renovación de aire en aulas y espacios de trabajo y evitar la propagación del virus. En la misma línea, explica que han ampliado la red interna para asegurar la realización simultánea de videoconferencias desde todas las aulas, así como los recursos del Aula Virtual.

En cuanto a recursos tecnológicos, han puesto en marcha un plan de formación específico (UJI digital) con materiales formativos en línea y cursos específicos. “Debemos regresar al campus de una manera segura y poder restaurar algo la vida universitaria para académicos y estudiantes. Será inevitable que haya brotes del virus, fuera y dentro del campus, ante lo que deberemos ser capaces de reaccionar lo más rápido posible”, manifiesta.

Desde la UV, José Manuel Pastor, decano de la Facultat d’Economia, comenta que han intentado maximizar la presencialidad, cumpliendo con las normas sanitarias de aforo máximo y distancia mínima interpersonal, para lo que han adaptado los horarios. En concreto, en la facultad de Economía, los alumnos de primer curso tendrán la mayoría de sus clases presenciales. Las sesiones prácticas en los grados son todas presenciales, así como todas las clases de másteres.


La UJI ofrece materiales formativos en línea y cursos específicos; mientras que la UV ha equipado tecnológicamente los despachos

En cuanto a las clases prácticas, tendrán lugar en aulas de mayor tamaño, para que todo el estudiantado pueda asistir sin necesidad de rotación. Pastor afirma que han invertido en tecnología, para que los profesores tengan webcam, micrófono, tableta digital o pizarras en sus despachos, para impartir docencia online. Además, todas las aulas cuentan con cámaras para impartir clases por videoconferencia y que el alumnado pueda conectarse en el caso de que no puedan asistir. También se ha equipado al personal técnico para ejercer sus tareas mediante teletrabajo.

Respecto a la mayor dificultad, considera que “vendrá de la resolución de los imprevistos asociados a la alta incertidumbre en cuanto a la evolución de la pandemia”. “Nos hemos esforzado para estar preparados ante cualquier escenario, pero estoy convencido que surgirán problemas inesperados que tendremos que ir solucionando sobre la marcha”, pronostica.

Por otro lado, Mercedes Herrero, directora de Florida Universitària, explica que trabajan por tener la máxima presencialidad, tras “acondicionar y aprovechar al máximo los espacios existentes”. “Combinamos sesiones presenciales, con sesiones no presenciales utilizando metodologías que permiten esa combinación, como es la clase invertida, junto con herramientas tecnológicas que permitan un seguimiento síncrono y asíncrono del aprendizaje”, precisa.


Florida ha creado un plan de contingencia para una posible transición a docencia online; y la UA crea una aplicación para informar al alumnado

Respecto a las mejoras, señala que, para el profesorado, han establecido un Plan de Formación en el que se han compartido buenas prácticas, se han reforzado los conocimientos para el aprendizaje y evaluación progresivos, tanto en enseñanza presencial como no presencial y online, así como la destreza en la utilización de distintas herramientas tecnológicas. Además, afirma que cuentan con un plan de contingencia, en el que se prevé la transición a un sistema de docencia exclusivamente online que dé respuesta al escenario de cierre del centro.

Desde la UA, por su parte, explicaron en un comunicado el protocolo de actuación, con la docencia basada en el modelo dual. Para ello, las aulas han sido adaptadas con monitores y tabletas gráficas, y ha incorporado una nueva aplicación para que profesorado y alumnado puedan informarse sobre la organización, la ubicación y los horarios de sus clases presenciales. En las aulas, la ventilación mecánica deberá complementarse con la natural después de cada clase. En cuanto a laboratorios docentes, se limitará el aforo a una persona por cada 5 m2.

Suscríbete a nuestra newsletter