La Comunitat, destino seguro: PCR a los turistas y hoteles refugio para asintomáticos

Según la incidencia prevista, se contempla elegir por concurso dos hoteles con unas 50 habitaciones, uno en la provincia de Alicante, y otro en entre Valencia y Castellón

Benidorm, en la que se aprecian numerosos negocios cerrados | Imagen: EFE/Manuel Lorenzo

Después de que la Conselleria de Sanidad asegurara que no comparte “en absoluto” la medida implantada por la Xunta de Galicia que obliga a los viajeros de cinco comunidades en peor situación epidemiológica y a 136 países a comunicar su entrada en territorio gallego, al igual que a todo ciudadano gallego que se desplace a dichos territorios, y tildara la medida de “disuasoria”, como queriéndoles decir: “oigan, no vengan porque vamos a controlarlos”; el sector turístico de la Comunitat Valenciana no deja de proponer sistemas para garantizar que este sea un destino seguro, y entre ellas, también contempla el registro de turistas.

“Las medidas de registro de personal facilitan los rastreos y las localizaciones en el caso de que hayan podido estar en contacto estrecho con algún paciente positivo. Al final, el turista tiene que ser parte de la solución, y tiene que entender que cuando va de viaje a un sitio tiene que registrarse en una aplicación donde tiene que dar sus datos, indicar dónde va a pasar su estancia, durante cuánto tiempo,… pensando en su seguridad, pero solo con estos datos de identificación nos quedamos cortos, necesitamos un sistema de seguridad más integral del destino turístico”, defiende Nuria Montes, secretaria general de la patronal hotelera Hosbec.

En este sentido, la patronal ya ha planteado tanto al presidente de la Diputación de Alicante, como al presidente de la Generalitat, la necesidad de dar un paso adelante y articular medidas como poder realizar test en destino a los turistas extranjeros cuando lleguen y se marchen de sus alojamientos. “Sería una forma de ofrecerles mayor seguridad a los clientes, al darles la certeza de que ni va a entrar ni va a salir nadie contagiado”, admite.

Pero, ¿quién pagará los test?

Cree Montes que es una tarea “de todos los que estamos en esta industria y de los propios turistas”, y que, gracias a que las tecnologías están abaratando mucho el coste, no cree que este sea un problema de costes: “Un turista británico que venga a Benidorm una semana puede gastar en su viaje unas mil libras, si tuviera que pagar una parte de un test que puede costar 10 euros, no creemos que suponga un gran impacto”, explica.

“Es una propuesta de valor para dar argumentos a los países europeos de modo que no puedan esgrimir la falta de seguridad turística: A lo mejor los hoteleros tenemos que pagar una parte, la autoridad aeroporturia otra (ya cobra tasas por uso de fingers, pasillos, cintas… a lo mejor puede cobrar otra por la prueba al incorporarla a su catálogo de servicios, o si no, a lo mejor los turoperadores o las compañías aéreas), sanidad otra (porque lo tiene que ver, no como un gasto adicional, sino como un ahorro de otros gastos más importantes en el sistema sanitario), y los sectores que trabajan en destino, otra”.

Es urgente, a su juicio, engranar todas estas propuestas y “coser” un sistema que lo envuelva todo para garantizar este concepto integral de turismo seguro, “y el menor de los problemas será el pago, se lo aseguro”, indica en declaraciones a este medio.

Desde las playas hasta los hoteles refugio

En este planteamiento, la patronal incluye todo lo logrado hasta la fecha, como por ejemplo, el que nuestras playas cuenten con recursos humanos y tecnológicos para poder garantizar la seguridad de las mismas:”para que ni sean foco de contagio ni de escándalo por un uso inapropiado”, por otro lado, “el esfuerzo realizado por la oferta privada, que ha puesto en marcha estrictos protocolos de seguridad en los establecimientos para que todo aquello que pudiera suponer el más mínimo riesgo, se eliminara o modificara”, y como ejemplo cita los buffet asistidos.

Asimismo, se enmarca en este operativo el protocolo de actuación que ha puesto en marcha Sanidad en el caso de registrarse positivos en establecimientos hoteleros y la contratación de hoteles refugios, pensados fundamentalmente para el turista extranjero.

“Aquellos clientes que resultaran positivos durante su estancia, de manera asintomática, y sus contactos, serían trasladados a un hotel refugio, con todas las comodidades para que puedan pasar sus periodos de cuarentena de manera gratuita, ya que esto formará parte de la cobertura que ofrece la Comunitat”.

Será una forma esta de aislarlos de los hoteles vacacionales sin causar ningún tipo de rechazo y permitirles una cierta asistencia sanitaria, ya que si lo requirieran se derivarían a los hospitales.

Para elegir estas instalaciones, se ha hecho un concurso público en el que se han presentado ofertas que se darán a conocer en breve. En principio, se contemplan, según la incidencia prevista, dos hoteles con unas 50 habitaciones, uno en la provincia de Alicante, y otro en entre Valencia y Castellón, al contar con un menor número de internacionales.

“La cuarentena se levantará”

Ante la decisión británica, consideran muchos empresarios turísticos y expertos que no es “oro todo lo que reluce” y que hay en ella, un interés “más político que sanitario” para tener un control propiamente dicho de la salida de divisas del país, ya que se esperaba que unos dos millones de británicos visitaran España.

Opinan que “muy posiblemente” el alcance de esta medida, “que puede llevarse por delante” a compañías aéreas y turoperadores locales, “haga que el Gobierno británico se vea presionado a levantar la cuarentena dentro de unas semanas”, pero el “daño ya estará hecho”.

Suscríbete a nuestra newsletter