Balance de INECA en Alicante

La exportación hortofrutícola compensa la caída del 22,7% del calzado por la pandemia

La industria zapatera sigue liderando las ventas exteriores de la provincia y han acusado la crisis el mármol y el juguete, mientras crecieron el plástico y el automóvil

Variaciones en las exportaciones por sectores en el primer cuatrimestre de 2020 (con la pandemia) en comparación con el mismo período de 2019. /INECA

El incremento de las exportaciones de frutas y hortalizas alicantinas han compensado la caída del 22,7% de las ventas exteriores del calzado por la pandemia de la Covid-19, según las estadísticas entre enero y abril de 2020, en comparación con el mismo período del año pasado. En el balance global realizado por el Instituto de Estudios Económicos Provincia de Alicante (INECA), las cinco mercancías con más volumen en los mercados extranjeros han retrocedido un 3,6%.

Los efectos del confinamiento provocados por la Covid-19 han tenido una enorme repercusión sobre las exportaciones de la provincia de Alicante, ya que el comienzo de año fue positivo, y cambió de sentido en marzo y especialmente en abril“, es el análisis de INECA, que añade que “respectivamente para los cuatro primeros meses del año, la evolución respecto al año pasado de los 15 productos más exportados de la provincia fue la siguiente: 6,9%, 8,7%, -5,5% y 25,9%“.

En el primer cuatrimestre del ejercicio, el valor del volumen global de ventas alicantinas fuera de las fronteras españolas ascendieron a 1.742 millones euros. Las 15 mercancías con mayor movimiento acumulan el 75% del total, y suman 1.320,6 millones de euros. Con estos datos, el calzado sigue siendo con diferencia la mercancía exportada con mayor valor, 364,5 millones euros. Le siguen en importancia la fruta y las hortalizas, con unos importes respectivamente de 205,3 y 154,9 millones de euros, que tomados conjuntamente prácticamente igualan al calzado.

No todos bajaron

No obstante, el impacto de la crisis de consumo por el coronavirus no ha sido igual para todos los sectores productivos alicantinos, sino que hay quienes han crecido mientras otros acusaban el parón. Entre los primeros, la industria del plástico y la del automóvil, mientras que en el lado negativo de la balanza -aparte del calzado- los exportadores de pieles, de piedra (mármol) y el juguete. “No todas las mercancías han tenido el mismo comportamiento, de un lado destaca de entre los más importantes un descenso del 22,7% en el calzado junto a un ascenso del 24,4% en las frutas, por señalar un caso concreto“, abundan desde INECA.

Al igual que en el mercado nacional, donde los supermercados han capitalizado la falta de movilidad por el pandemia y el parón del consumo en la hostelería y han quedado como uno de los pocos sectores al alza por las compras de alimentación y productos de primera necesidad, en los mercados foráneos también se ha dejado sentir esa tendencia obligada al consumo de género procedente de la agricultura. Y la fortaleza de la huerta en la Vega Baja y el sur de la provincia de Alicante como “despensa de Europa” se ha mantenido durante la crisis.

En el mes de abril, el conjunto de las 15 mercancías principales vio recortada el valor de sus exportaciones en más de 83 millones euros, de los cuales solo el calzado tuvo un retroceso en abril del 2020 respecto el año anterior de 64 millones. En esta contracción del comercio exterior el gran beneficiario fue el sector de la alimentación fresca, con un incremento en abril del 2020 respecto al año anterior de 16,8 y 3,6 millones euros de las frutas y las hortalizas respectivamente.

Suscríbete a nuestra newsletter