La Agència Tributària Valenciana hace aflorar 101,2 millones de fraude fiscal en 2019

De ellos, casi 11 millones están asociados al impuesto de Patrimonio donde los expedientes relacionados con el 'dumping fiscal' tienen cada vez más peso

Sonia Díaz, directora general de la Agència Tributària Valenciana (ATV) junto al conseller Vicent Soler

La actuación de la Agència Tributària Valenciana (ATV) contra el fraude fiscal ha permitido recuperar 101,2 millones en la Comunitat Valenciana, en 2019, según las primeras estimaciones de este organismo.

De ellos, un total de 85,36 millones se corresponden con las actuaciones de los Departamentos de Gestión e Inspección, en referencia al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, Sucesiones, Donaciones y Actos Jurídicos Documentados que suman 74,6 millones y 10,7 millones al Impuesto de Patrimonio; mientras los 15,89 millones restantes corresponden a la acción del departamento de Recaudación.

“Nuestro objetivo es incentivar el cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias y perseguir a todos aquellos que de manera intencionada tratan de evadir sus obligaciones fiscales, ya que eso perjudica a toda la sociedad”, ha indicado el conseller de Hacienda, Vicent Soler a la espera de los resultados definitivos del informe de la Inspección General del Ministerio de Hacienda y Función Pública que se emitirá en breve.

“No podemos olvidar que con los impuestos que pagamos todos se financian los servicios públicos fundamentales de los valencianos: la sanidad, la educación y los servicios sociales”, ha afirmado el conseller.

Sucesiones, Donaciones, Transmisiones y AJD

Con respecto al impuesto de Sucesiones, Donaciones y Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, los programas asociados a regularizar la aplicación indebida de los beneficios fiscales, la presentación de autoliquidaciones fuera de plazo, la comprobación de valores y la aplicación indebida de tipos impositivos han obtenido unos ingresos de 65 millones.

A esto se le suma el Plan de Actuación de Protocolos No Autoliquidados (PAPNA), que tiene como objetivo detectar a aquellos ciudadanos que tienen la obligación de realizar autoliquidaciones y no las han presentado. Las actuaciones desarrolladas en este marco han permitido obtener ingresos de 8 millones de euros.

Impuesto de Patrimonio: actuaciones intensivas y extensivas

Por su parte, el Plan de Choque contra el fraude fiscal en el Impuesto de Patrimonio, puesto en marcha hace ahora 4 años, “está dando muy buenos resultados”, indica el titular de Hacienda. Se inició en 2016 y permitió recuperar 5,2 millones, y en 2019 la cifra que se ha recuperado ya alcanza los 10,7 millones.

Además, se ha comprobado que se han presentado autoliquidaciones extemporáneas, como efecto indirecto a las actuaciones de lucha contra el fraude fiscal por valor de 3,10 millones.

En este tributo la Agència Tributària Valenciana combina dos tipos de actuaciones, las extensivas y las intensivas, para una mayor eficacia de su actuación.

Las primeras se realizan en masa con el fin de someter a control las declaraciones que presentan los obligados tributarios mediante el cruce de información y la verificación de datos con la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT). El objetivo es detectar y corregir los incumplimientos tributarios reiterados y de menor gravedad y complejidad.

Por su parte, las actuaciones intensivas, que lleva a cabo el Departamento de Inspección Tributaria, están dirigidas a descubrir, regularizar y reprimir las formas más graves y complejas de fraude tributario, así como a comprobar en profundidad el correcto cumplimiento de las obligaciones tributarias.

“En los últimos años el peso relativo de las actuaciones extensivas se está reduciendo por la presentación voluntaria que van realizando los contribuyentes”, ha indicado Vicent Soler.

Dumping fiscal

“En cambio, las actuaciones intensivas cada vez tienen mayor peso, especialmente por los expedientes relacionados con el ‘dumping fiscal’, que aparecen cuando los contribuyentes realizan traslados ficticios de residencia a aquellas comunidades con beneficios fiscales o bonificaciones. Estas actuaciones se realizan con la colaboración de la AEAT a través de los datos de tramitación de expedientes de cambio de domicilio”, ha explicado el conseller, quien pone en el punto de mira a Madrid cada vez que lo denuncia públicamente.

“Los casos de ‘dumping fiscal’ son especialmente graves porque, además, producen un doble efecto; el primero en relación con los tributos cedidos que gestionan las CCAA (Sucesiones, Donaciones, Patrimonio) y el segundo sobre la recaudación del IRPF, una de las bases sobre las que se calculan las transferencias del sistema de financiación autonómico”, ha explicado la directora de la ATV, Sonia Díaz.

¿Cómo se persigue el dumping fiscal?

“La labor inicial de la ATV es de investigación, la búsqueda de indicios de la vida cotidiana que conduzcan a iniciar ese procedimiento de verificación de cambio de domicilio; tarjetas sanitarias, gastos en farmacia y lugares de presentación de recetas, consumos eléctricos, incluso, visitas al domicilio ficticio para comprobar si está habitado de verdad”, ha indicado la directora de la ATV.

Suscríbete a nuestra newsletter