Crisis del coronavirus

La digitalización, clave en Feria de Valencia que quiere abrir en la fase 3

La crisis sanitaria ha alterado la actividad ferial de los últimos meses en Feria Valencia, que ha tenido que cancelar las fechas previstas en marzo, abril y mayo

Digitalizar al máximo posible las relaciones con los clientes en el intercambio de información para evitar el riesgo de contagio será clave en Feria Valencia, un recinto versátil que por su tamaño se ve en mejores condiciones para regular las medidas de prevención por la COVID-19 y que quiere comenzar a acoger, en la fase 3 de desescalada, actividades de poca afluencia.

La crisis sanitaria ha alterado la actividad ferial de los últimos meses en Feria Valencia, que ha tenido que cancelar las fechas previstas en marzo, abril y mayo de algunos salones y aplazarlos, aunque tuvo “la suerte” de poder celebrar Cevisama, la mayor feria junto a Hábitat (mueble) que reunió del 3 al 7 de febrero de este año en sus instalaciones más de 92.000 visitantes.

El director general de Feria Valencia, Enrique Soto, ha manifestado en una entrevista con la Agencia Efe que las “magníficas expectativas” que había para este año, un ejercicio con ferias bienales, se verán afectadas en función de cuándo se pueda reanudar la actividad. La línea ascendente de ingresos que ha registrado la feria dentro de su proceso de reestructuración preveía casi 27 millones de euros en 2020, con un resultado de explotación de 4 millones y un resultado de superávit de 2,5 millones.

Con la crisis derivada de la pandemia, hacer previsiones es “tremendamente difícil” y lograr resultados dependerá mucho de que la actividad habitual se pueda reanudar en otoño, con las limitaciones que se impongan, ha asegurado. La aspiración de tener en otoño la actividad habitual es el objetivo de todo el sector ferial español y es “un objetivo alcanzable”, según Soto, que defiende el papel de las ferias en la reactivación económica porque son “la manera fácil, ágil y eficaz” de que las empresas se pongan en el mercado.

En la fase 3 de la desescalada o finales de junio sería el momento de comenzar con los eventos y congresos en Feria Valencia, actividades de menos afluencia que las ferias y que se podrían celebrar siguiendo las medidas de distanciamiento en cuanto a presencia de asistentes y facilitando la emisión en directo (“streaming”) del acto. Tampoco renuncia a realizar antes de agosto las ferias de moda infantil, primera comunión y vehículo de ocasión que se aplazaron, por ser certámenes pequeños que se podrían celebrar en condiciones de seguridad en un recinto muy amplio, aunque admite que el tiempo “no corre a favor”.

Como parte de la Asociación de ferias españolas, Feria Valencia ha consensuado un protocolo de seguridad ante la COVID que debe validar el Ministerio de Sanidad, y estudia al detalle los posibles focos de riesgo para eliminarlos. Soto ha explicado que la feria está identificando de manera exhaustiva los posibles riesgos por contacto directo e indirecto para aplicar las medidas correspondientes: equipos de protección individual, limpieza, desinfección de las superficies de contacto, ventilación, control y regulación del aforo, distanciamiento en las colas, elementos de separación y aislamiento u organización de flujos de personas.

Con el fin de eliminar riesgos, digitalizará “todo lo que se pueda” su relación con los clientes y entre los expositores y sus clientes, como pueden ser facturas, registros o procedimientos de entrada para evitar el contacto azafata-cliente o la instalación de mamparas. Ahora “tiene que ponerse en valor un recinto muy grande, versátil y que está en mejores condiciones para regular estas medidas que otros recintos nacionales e internacionales”, según Soto, que destaca esta “ventaja” para poder acoger a numerosos visitantes.

En cuanto al aforo, sin definirse por ahora las medidas que se introducirán en este aspecto, no pretende que se limite en número sino en términos de concentración de personas por superficie (ahora el aforo máximo es de una persona por cada dos m2). De cara a la feria del mueble Hábitat, cuyas fechas están previstas del 22 al 25 de septiembre, se mantienen las expectativas sobre los expositores pero no sobre los visitantes, debido a las limitaciones en movilidad internacional.

Unos y otros, ha asegurado el director general de Feria Valencia, “tienen ganas de feria” y, si no se puede celebrar en las condiciones habituales, se habilitarán herramientas digitales, por ejemplo con visitas virtuales en 360º, videoconferencias o retransmisiones vía “streaming”. Soto ha señalado que la suspensión de la feria del mueble de Milán “evidentemente” les hace “más atractivos”, y expositores que tenían previsto acudir al salón italiano pongan ahora a Valencia “en el mapa”.

El director general de Feria Valencia ha afirmado que se irá recuperando al personal de la entidad del ERTE por fuerza mayor (122 empleados) conforme haya actividad que precise ser atendida.

Redacción: Inma Martínez

Suscríbete a nuestra newsletter