Las entidades financieras movilizan cerca de 90.000 millones de euros en líneas de crédito

Las entidades financieras movilizan cerca de 90.000 millones de euros en líneas de crédito

Las entidades financieras españolas han puesto a disposición de pymes y autónomos cerca de 100.000 millones de euros conjuntamente en créditos preconcedidos o en condiciones favorables, para darles liquidez y ayudarles a continuar con sus negocios y mitigar el impacto del coronavirus.

Las primeras reacciones han venido de la gran banca, aunque pronto se han sumado también, entidades más pequeñas, pegadas a la realidad del tejido productivo valenciano. El objetivo, el mismo: proporcionar liquidez a corto plazo para asegurar la continuidad de los negocios y garantizar los recursos necesarios.

Santander España fue la primera en activar este protocolo, poniendo a disposición de pymes y autónomos una línea de liquidez de créditos preconcedidos por importe de 20.000 millones, con tipos pagaderos a un año; además de dar a las empresas afectadas mayor flexibilidad en la gestión de su flujo de caja.

El banco se comprometía, también, a analizar en detalle cualquier necesidad de financiación que pudieran tener sus clientes, independientemente del sector de actividad del que se tratase.

Tanto BBVA como CaixaBank ponían a disposición de pymes y autónomos hasta 25.000 millones de euros cada una.

En el caso de CaixaBank orientaba su línea de préstamos preconcedidos a más de 440.000 autónomos, 115.000 microempresas (con facturación hasta 2 millones) y 52.000 pequeñas empresas (con un volumen de venta de 2 a 10 millones de euros).

Los préstamos, por un plazo de hasta 24 meses, según han confirmado desde la entidad a este medio, van dirigidos a financiar el circulante, que incluye tanto las necesidades de financiación del día a día de la empresa, así  como del corto plazo: pago de proveedores, compra de mercancías,…

Todas estas operaciones serán de tramitación inmediata, al no requerir documentación adicional.

Del mismo modo, la línea de crédito inmediato del BBVA de hasta 25.000 millones, se dirige a apoyar a estos profesionales “clave” en el tejido empresarial nacional y valenciano; a través de financiación personalizada “en función del cliente tanto para necesidades de tesorería como de inversión a corto y largo plazo”, ha concretado el banco a Economía 3.

Asimismo, el Sabadell ha dispuesto una línea de liquidez de 15.000 millones y ha movilizado a 3.500 gestores para que proactivamente se pongan en contacto con una base de 450.000 clientes (comercios, negocios, pymes, empresas) -se ha empezado sobre un tercio de ella- para poner a su disposición líneas de circulante, revisión plazos de créditos…

Tal y como ha concretado la entidad a este medio, los primeros contactos se han orientado a sectores como restauración, turismo, transporte, sector servicios, empresas exportadoras… “con el objetivo de asesorarles, proponerles soluciones y ayudarles en la toma decisiones” ante posibles impactos a raíz de esta crisis sanitaria.

También pensando en las familias…

Por su parte, Bankia ha sido la primera en reacción al real decreto aprobado por el Gobierno este martes. La entidad, presidida por José Ignacio Goirigolzarri, anunciaba que estudia nuevas medidas adicionales para aliviar la carga financiera de familias y empresas afectadas.

El objetivo de la entidad es implementar de manera rápida estas medidas para que los clientes de Bankia puedan beneficiarse de la moratoria hipotecaria y de las nuevas propuestas a la mayor brevedad posible, independientemente de si los clientes cumplen o no los requisitos recogidos en el Real Decreto para familias vulnerables.

En este sentido, el presidente de Bankia ha asegurado que “más allá del Decreto estamos preparando un conjunto de soluciones adicionales que van destinadas a adecuar la deuda de nuestros clientes a la nueva realidad a la que se enfrentan”, ya sean particulares, autónomos, pymes 0 grandes empresas.

También la entidad financiera Abanca ha anunciado que movilizará cerca de 8.300 millones para mitigar el impacto del coronavirus, con el anticipo de 373 millones para que sus para que sus 400.000 clientes pensionistas puedan cobrar la pensión a partir del 24 de marzo y otros 7.900 en líneas de crédito orientadas a empresas, pymes y autónomos.

La entidad ha avanzado que destinará de forma inmediata “más de 1.700 millones en crédito” a sus más de 6.000 pymes y empresas clientes “para aportarles liquidez extra y pueda atender potenciales contingencias en su tesorería y atender a compromisos de pago”. En paralelo, también se ofrece créditos por un importe de más de 4.400 millones de euros “preconcedidos de manera automática con una tramitación ágil”. Mientras que el ‘Plan Anticipar’ contempla el apoyo financiero para autónomos, negocios y comercios, con cerca de 1.800 millones en crédito preconcedido a corto y largo plazo.

La banca cooperativa Cajamar también ha mostrado su apoyo a las pequeñas empresas, autónomos y familias más expuestas al impacto económico de la pandemia, con una línea de financiación especial de préstamos personales y préstamos para empresas y autónomos para que puedan gestionar su liquidez y garantizar el pago de sus compromisos y obligaciones.

Desde la alicantina Caja Rural Central se ha puesto a disposición de pymes, micropymes y autónomos una línea de financiación “ágil y favorable para sobrellevar este periodo”. Se trata una línea especial de préstamos personales dirigida a autónomos, personas jurídicas con facturación hasta 2 millones de euros y personas jurídicas con facturación de 2 a 10 millones de euros

También Caixa Popular ha lanzado una línea de financiación especial para paliar los efectos del coronavirus en el tejido empresarial valenciano. De esta forma, pone a disposición de las empresas, comercios y autónomos líneas de crédito y préstamos “en condiciones ventajosas para hacer frente a la actual coyuntura económica y social”. Los clientes de la cooperativa de crédito pueden formalizar sus operaciones de circulante según sus necesidades por sus canales habituales.

Se empiezan a activar las líneas ICO

Santander ha sido la primera entidad que activa la Línea ICO COVID-19, aprobada el pasado jueves y que asciende a 400 millones de euros, que podrán utilizar las empresas y autónomos del sector del turismo, el transporte o la hostelería para reducir el impacto de la caída de la actividad por la pandemia.

En este sentido, ya es posible solicitar un máximo de 500.000 euros a un plazo de entre 2 y 4 años, con un año obligatorio de carencia, y con un tipo fijo del 1,49 % y sin comisión de apertura. La garantía del ICO asciende al 50 % de la financiación.

También el BBVA ha anunciado la suscripción de esta misma línea en las mismas condiciones. Al igual que Cajamar.

coronavirus-mas-informacion