Fundhialmet: la evolución de una saga centenaria ligada al mundo de la fundición

Fundhialmet: la evolución de una saga centenaria ligada al mundo de la fundición

La fundición Hijos de Miguel Miró se creó en 1917 en Alcoy, una de las ciudades más paradigmáticas de la Revolución Industrial española. En aquella época la ciudad llegó a tener hasta 20 fundiciones en activo. Javier y David Miró, biznietos del fundador, han logrado seguir con la tradición familiar con Fundhialmet SL, empresa especializada en los fundidos de hierro, aleaciones y metales que ha sabido evolucionar hacia la innovación y adaptarse a los nuevos tiempos. Herederos de los conocimientos de sus antepasados, combinan este know how centenario con las nuevas tecnologías de diseño y modelaje. David Miró, además de copropietario, ejerce como diseñador industrial.

–  100 años es más que una vida. ¿Qué cambios principales se han producido en la historia de la fundición?

Desde comienzos del siglo pasado la propiedad fue pasando de generación en generación hasta llegar a mi padre y sus hermanos. En el año 2003 se produjo una reestructuración y de ahí surgió la nueva empresa Fundhialmet S.L. Mi hermano y yo nos incorporamos al negocio cuando acabamos los estudios sobre el año 2006 y nos hicimos cargo de él en 2012 tras el fallecimiento de nuestro padre, que fue quienes nos transmitió todos sus conocimientos en materia de fundición.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

– ¿Estáis especializados en algún área concreta?

– Somos especialistas en todo tipo de fundidos de hierro, aceros o aluminios, comprendiendo todas sus aleaciones.  Y eso lo abarca todo. Desde maquinaria hasta componentes o piezas de mobiliario urbano. En este último ámbito contamos con un catálogo muy extenso para abastecer a los ayuntamientos de toda España.

Sí cabría destacar que somos bastantes fuertes en el campo de la maquinaria y ello es lo que nos ha hecho soportar la fuerte crisis de los últimos años. Hablamos de campos tan diversos como las cocinas o calderas industriales, la automoción, la cerámica, el reciclado, el sector del calzado o la industria naval. La verdad es que se trata de un mundo bastante desconocido con un alto nivel de creatividad. El proceso de creación de una pieza de fundición recuerda a los castillos de arena construidos a base de cubos de playa y otros moldes.  Es una pena que queden tan pocos especialistas hoy en día.

David y Javier Miró, durante el acto de entrega de los Premios Jovempa en los que fueron finalistas |Foto: Fundhialmet

– Podría decirse que sois los supervivientes de un sector que, en comparación con lo que fueron otros tiempos, en España tiene un carácter casi testimonial…

– Sí, en plena Revolución Industrial, Alcoy era un referente nacional y hubo hasta 20 fundiciones. En los años 90 fueron cerrando las últimas y quedamos nosotros entre los pocos supervivientes. Pero lo cierto es que hoy en día es muy difícil encontrar fundiciones abiertas en España.

– Sois la cuarta generación vinculada al mundo de la fundición. ¿Cuál está siendo vuestra principal aportación?

– Nos enorgullece ser los herederos de los conocimientos de nuestros antepasados y nuestra contribución ha sido sumar las nuevas tecnologías de diseño y modelaje. Contamos por ejemplo con 12 patentes relacionadas con la innovación aplicada a elementos del mobiliario urbano. Una de ellas es un bolardo de caucho reciclado flexible que no daña a los vehículos y evita oxidaciones.  Este elemento ya se encuentra en las calles de diferentes ciudades: Valencia, Alcoy, Elche, Villena, Altea, Jávea y estamos en trámites para poder instalarlos en Madrid. También tenemos patentado un alcorque con un sistema excéntrico compuesto por piezas de fundición que tienen la capacidad de adaptarse a la posición del tronco del árbol.

– En cualquier sector es posible innovar…

-Por supuesto. Y ese es el futuro.

 

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.