Conoce las tendencias que marcarán el equipamiento para el hábitat

Tras años de tiranía del gris, el no color y el minimalismo, vuelve el color y las texturas

Pepa Casado presenta las tendencias de estilo de vida y su aplicación en la producción de artículos para el hábitat

Los gustos cambian, pero también los motivos por los que se eligen unos productos y no otros. Conocer las tendencias sociales, económicas y de consumo es una necesidad para los fabricantes. Pepa Casado, a través de su empresa Future-A, investiga y recopila esas tendencias para compilarlas en cuadernos que útiles a la hora de producir artículos que satisfagan las necesidades del mercado.

Su intervención clausuró el programa de Ágora Nude, en la pasada edición de Feria Hábitat València, donde expuso las grandes corrientes sociales que marcarán el consumo en los próximos años.


Producir bienes sostenibles ya no es una opción


La primera de estas grandes corrientes es la sostenibilidad. Producir objetos sostenibles ya no es una elección, es una obligación. La sostenibilidad, por un lado, empieza a ser una exigencia normativa. Por otro, una demanda de mercado.

Vondom Revolution, muebles de exterior producidos con plásticos recuperados del mar.

Sin embargo, que el producto sea sostenible no es suficiente: debe ser estético. Buena muestra de ello se expuso precisamente en la propia feria, a través de la firma de textiles DRT, que ha lanzado toda una línea de tapicerías hechas con hilatura procedente del reciclado de botellas de plástico. O la línea Vondom Revolution de mueble de exterior, donde el plástico recuperado del mar se convierte en materia prima.


La incorporación de la tecnología al entorno cotidiano es imparable


La incorporación de la inteligencia artificial al equipamiento del hábitat se convierte en la segunda gran línea. Es la iluminación la que mejor ha sabido desarrollar esta tendencia por el momento, pero en la propia feria hemos visto algunas propuestas en este sentido, como la línea Moods de dormitorios juveniles que se despliga utilizando un asistente de voz.

La salud y el bienestar constituye una tendencia imparable. Como aseguró Pepa Casado, la neurociencia ha entrado en el diseño de interiores. Y en cuestiones de salud, el descanso se convierte en una prioridad: los colchones cada vez más tecnologicos sirven para asegurar el descanso nocturno. Para el día, se desarrollan sistemas acústicos que proporcionen silencio o amortiguen los ruidos en ambientes públicos.

El nomadismo es otra corriente imparable. Hoy vivo aquí y mañana allá. O en la propia casa, el uso de las estancias puede cambiar. Ahí surgen, por ejemplo, las cocinas nómadas que pueden trasladarse de un lugar a otro de la casa o llevártela cuando cambias de vivienda. Hay algunos proyectos inmediatos en marcha para el mercado de alta gama.


Adiós a los neutros y hola a los colores neón


Ya en un panorama puramente estético, se observa una huída de los gris y lo minimalista. El color, sobre todo los neones. vuelven con fuerza, así como los estampados de grandes formatos. Otra tendencia son los tapizados con volumen. Como señala Pepa Casado, en un mundo de las relaciones virtuales son la norma, se necesita tocar algo corpóreo.

En materiales se vuelve la mirada hacia lo natural, pero más como una inspiración. Reproducir texturas, colores y formas presentes en la naturaleza casa bien con la vuelta al color. Se exploran las maderas decorativas o se explora la estética de materiales deteriorados.

También se recupera el vidrio texturizado, como aquellos cristales acanalados de las puertas de paso en las casas de los años 60.

Como concluyó en su exposición Pepa Casado, las tendencias no se siguen, se crean. Y lo hacen a través de pequeñas señales que evolucionan y se desarrollan hasta convertirse en una corriente de consumo que la industria debe atender para seguir siendo una empresa de éxito.

Suscríbete a nuestra newsletter