La información económica de los líderes

La Administración autonómica busca atajar la despoblación

Cuarenta y cinco municipios del interior de Castellón recuperarán su cajero automático

Los datos del Ivie constataban que a finales de 2017 había 89 de los 135 municipios de Castellón no contaban con cajeros y obligaban a sus vecinos a desplazarse

Un usuario saca dinero de un cajero.

Despoblación, interior vaciado, envejecimiento poblacional, pérdida de servicios, cierre de farmacias rurales. Y con un panorama tan negativo irrumpe la decisión de la Generalitat Valenciana de incentivar la recuperación de cajeros automáticos en el interior a fin de atajar esa nueva exclusión, la financiera. De esa decisión se beneficiarán algo más de 12.000 habitantes de 45 municipios de Castellón.

La intervención del gobierno autonómico ha sido valorada por los consistorios de esos municipios, un cuarto de los que tiene la provincia. La mayoría con una baja densidad de población y que se sentían damnificados al ver como también les habían arrebatado en menos de una década un servicio como el bancario, al cerrar las agencias con las que contaban.

La Generalitat Valenciana invertirá unos tres millones de euros en Castellón para lograr mantener el servicio de cajeros en la provincia hasta 2024 y lo hará en las 45 localidades que se han sumado a la iniciativa.

La crisis económica afectó en gran medida a la provincia y en las entidades bancarias y los servicios que prestan no fueron una excepción. Esa situación se llevó por delante, entre 2008 y 2017, 350 puestos de dispensación de dinero en efectivo, de acuerdo a los datos que ofrece el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).

Las estadísticas del Ivie alertaban de la situación que en 2017 reflejaba que 89 de los 135 municipios de la provincia no contaban con cajero alguno. Una tendencia que cambiará en 2020 cuando se reducirá esa cifra de 89 pueblos sin servicio a 45, un 33 por ciento. Sin embargo el dato de los vecinos que carecerán aun del servicio es importante, 19.900. Ellos deberán desplazarse a municipios vecinos para sacar dinero.

Con la puesta en marcha de esta iniciativa del Consell, se busca que “los vecinos de pueblos en riesgo de despoblación, los más pequeños, tengan la posibilidad de contar con este servicio; que no sean discriminados respecto a otros ciudadanos de municipios más grandes”, según indicó en la presentación del proyecto, Antoni Such, director general de Administración Local. Such prosiguió explicando que se trata de una forma más de luchar contra la “lacra incesante de la despoblación”, alentando a que los vecinos “se queden en los pueblos”.

Los municipios que se han sumado al plan del Consell son Aín, Alcudia de Veo, Ares, Algimia, Almedíjar, Arañel, Argelita, Ayódar, Castellnovo, Castellfort, Culla, Cirat, Caudiel, Cortes de Arenoso, Espadilla, Eslida, Fanzara, Fuentes de Ayódar, Geldo, Herbes, Jana, Ludiente, Mata de Morella, Morella (pedanías de Ortells y Xiva de Morella), Matet, Montán, Olocau del Rey, Pina de Montalgrao, Portell, Rossell, Serratella, Sot de Ferrer, Teresa, Toga, Torás, Toro, Torrechiva, Tírig, Todolella, Vallibona, Vilar de Canes, Vall d’Almonacid, Villanueva de Viver y Zucaina.

Suscríbete a nuestra newsletter