PSPV, Compromís y Podem firman el acuerdo que da continuidad el Pacto del Grao

El Acord de Fadrell asegura otros cuatro años de gobierno de progreso en Castellón

La coalición política acuerda poner en marcha un programa basado en el desarrollo de los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

Ignasi García (izquierda) y Fernando Navarro firmaron con Amparo Marco el acuerdo de gobierno.

PSPV, Compromís y Podem sellaron esta mañana, en la ermita de Sant Jaume de Fadrell, el pacto que permite constituir un equipo de gobierno progresista para gobernar otros 4 años la ciudad de Castellón, con la socialista Amparo Marco, de alcaldesa. El tripartito firmó el Acord de Fadrell por el que asumen el desafío de alcanzar los objetivos de gestión desde los principios de transparencia, buena fe, confianza legítima y lealtad institucional.

Para lograr el objetivo han diseñado la estructura de gestión configurando un nuevo organigrama, que incluye cinco grandes áreas en las que se incardinarán las concejales del gobierno local.

Además de Marco rubricaron el acuerdo Ignasi Garcia, de Compromís, y Fernando Navarro, de Podem, quienes expusieron el deseo de “consolidar el proyecto de transformación” iniciado con el Pacte del Grau en 2015.

Los principios que regirán la gestión dibujarán políticas tendentes a buscar la “igualdad de oportunidades, cohesión social, derechos y libertades, calidad democrática, desarrollo económico y defensa del bienestar público son elementos que vertebran el acuerdo”, según recoge el documento

Marco ha subrayado que el acuerdo “pone a las personas en el centro de las políticas”, y ha valorado el nombre del pacto y el escenario escogido para la firma por su valor histórico ligado al origen de la ciudad. Además, ha destacado la incorporación de Podem al gobierno municipal, un tercer socio con el que “habrá más refuerzos”.

García destacó que “hoy es un buen día para Castelló y el Grau”. El acuerdo incluye 80 propuestas programáticas de la coalición valencianista para trabajar por “una ciudad, igualitaria, justa, que no deje a nadie excluido y que ofrezca oportunidades a nuestros hijos y jóvenes, y afronte el reto del cambio climático, la ocupación y las inversiones pendientes”.

En tanto que el portavoz de Unides Podem-CSeM-EUPVFernando Navarro, asume “el reto de entrar a gobernar” con el objetivo de que todas las ideas que trasladó Castelló en Moviment (CSeM) en el pasado mandato desde la oposición, se impulsen ahora “desde la primera línea del gobierno municipal”.

El Acord de Fadrell se ha marcado como principio que “la acción del gobierno ha de dirigirse a mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente de las más vulnerables”, recoge el texto. En ese sentido, aboga por potenciar la inversión pública que mejore los servicios fundamentales de atención a la ciudadanía. El programa de gobierno que servirá de hoja de ruta al nuevo Ejecutivo local se ajusta a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y se estructura en cinco grandes áreas: la Ciudad de las Personas, la Ciudad Sostenible, la Ciudad de la Prosperidad, la Ciudad Educadora y la Ciudad de los Derechos

En la Ciudad de las Personas se agrupan los objetivos relacionados con la lucha contra la pobreza, el bienestar, la salud y la igualdad. El programa incluye propuestas para reforzar las políticas sociales emprendidas en los últimos cuatro años para mejorar el bienestar de la mayoría social, pero especialmente de los más vulnerables. También se propone impulsar el tercer Plan de Igualdad de Oportunidades, un Plan Local contra la Violencia de Género y la creación de un centro de envejecimiento activo, entre otros.

La Ciudad Sostenible agrupa los objetivos vinculados con la transición ecológica, el medio ambiente, los recursos hídricos, el cambio climático y el consumo. En esta área destacan los proyectos de infraestructura verde y habilitación de espacios verdes para la ciudadanía, el refuerzo de servicios ambientales, un plan director de arbolado y zonas verdes y la reducción progresiva de la huella ecológica en la Administración local. También se apuesta por el impulso de la acción municipal contra la contaminación atmosférica o  la lucha.

La Ciudad de la Prosperidad aglutina proyectos que tienen que ver con el empleo, las infraestructuras y la energía. En estas áreas se aspira al ‘objetivo deuda cero’ para cancelar el endeudamiento municipal, ajustar la presión fiscal a la realidad de las familias, la planificación estratégica de la ciudad, las políticas activas de empleo, la aprobación del Plan General, las inversiones con financiación europea, la planificación de obras prioritarias en barrios y urbanizaciones o la implementación de tecnologías de la información y de la comunicación en la estructura municipal.

El bloque de la Ciudad Educadora incorpora las iniciativas que propugnan la educación de calidad. Son los proyectos de educación, cultura, juventud, fiestas y deporte. Se propone ampliar la red pública de escuelas infantiles de 0 a 3 años, desarrollar los planes de Ciudad Amigable con la Gente Mayor y Ciudad Amiga de la Infancia, las iniciativas de recuperación del talento y la educación de segunda oportunidad, la creación de una nuevas infraestructuras culturales, entre otras

La Ciudad de los Derechos asume las propuestas que plantean iniciativas de gobernanza multinivel, reivindicación ante otras administraciones, relaciones con la ciudadanía, cooperación y seguridad. El Acord de Fadrell reivindica unos Cercanías dignos, la financiación local, la ronda de circunvalación, el nuevo Conservatorio Profesional de Música y Danza y un centro de acogida a personas sin hogar.

El acuerdo prevé crear un organismo municipal para la supervisión de la contratación pública y la inspección de los servicios públicos, la revisión de la comunicación interactiva con la ciudadanía, el incremento del presupuesto de los programas de cooperación al desarrollo.

Suscríbete a nuestra newsletter