Sandra Deltell, vicepresidenta de EVAP

“Las empresas no van por detrás de los nuevos paradigmas, sino al contrario”

"Las mujeres directivas tenemos que ser muchísimo más visibles. No tenemos que ser cómodas"

Archivado en: 

Sandra Deltell, la tercera por la izquierda, en una imagen de la jornada organizada ayer por EVAP. | Foto: Séfora Camazano

Durante la jornada del viernes del Encuentro Nacional de Empresarias y Profesionales, celebrado en el edificio Innsomnia de Bankia, se celebró la mesa redonda de empresarias y directivas valencianas sobre Los nuevos paradigmas empresariales del S.XXI . Participaron Pepa Torres, CEO de Walkerpack; Yolanda Tomás, CEO de IstobalGracia Burdeos, directora de Producto en SPB y Leonor Sáiz, directora de Relaciones Institucionales de Grupo Martínez. La mesa fue moderada por la vicepresidenta de la asociación de Empresarias y Profesionales de Valencia, y socia responsable de la oficina y de auditoría en València de PwC, Sandra Deltell.

Economía 3 charló con ella para hacer balance de la jornada y repasar la situación de las mujeres directivas en el contexto actual.

-¿Qué conclusiones han extraído del análisis de los nuevos paradigmas económicos?

-Los nuevos paradigmas están creando una disrupción en el mercado, en la economía y en la empresa. Hablamos de la innovación llevada a la Industria 4.0, a la automatización de los procesos, a la robótica, y qué impacto puede tener todo esto en el mundo empresarial. En concreto, respecto a conseguir eficiencias y qué impacto pueda tener en el empleo. Abordamos también las tendencias de sostenibilidad como exigencia por parte de los consumidores, como es la reducción del uso de los plásticos, las nuevas exigencias en la normativa de la industria alimentaria, y cómo el consumidor está buscando nuevas tendencias en alimentación.

Las empresas ya están acometiendo estas disrupciones, porque aunque puedan parecer lejanas, en realidad ya están aquí. Ya estamos hablando del uso del blockchain, del coche no solamente eléctrico sino también conectado y compartido…Todo esto ya está generando modificaciones en los procesos de las empresas.

Nos constan proyectos de innovación en empresas que son absolutamente alucinantes, que abarcan desde permitir a toda la organización aportar y contribuir sus ideas, a apoyarse en externos para aprender –open innovation-…Sin olvidar los nuevos acuerdos en los que las empresas ya están entrando, como compromisos de reducción del uso del plástico, o al menos que el plástico que se use sea biodegradable, compostable y reutilizable. Son acuerdos que están yendo mucho más rápidos que la propia legislación.

La conclusión es que las empresas no están quedándose atrás de los nuevos paradigmas, sino todo lo contrario. La empresa valenciana es consciente de cuáles son los elementos que van a romper el mercado y que van a cambiar nuestros hábitos y nuestra forma de consumir y convivir. Al final, la cuestión es que el impacto en el empleo no tiene por qué ser directamente negativo, sino que ya conocemos del pasado, de la Revolución Industrial, que aportó una eficiencia a las empresas que a su vez logró que se multiplicaran los trabajos. Ese miedo resultó ser una falacia, y pensamos que esto es lo que va a ocurrir ahora también.

-¿Qué retos debe afrontar la nueva presidenta de la federación Business and Profesional Women (BPW Spain)?

-La federación está haciendo una labor fabulosa de generación de red. De hecho, es en sí misma una red de asociaciones, entre las que yo me encuentro como vicepresidenta de EVAP. A través de ella, se consigue que todas las asociaciones estemos muy próximas, nos comuniquemos, aprendamos unas de otras, compartamos nuestras mejores prácticas para conseguir tener mayor visibilidad y mayor peso en la sociedad. EVAP es una de las pioneras, ya que contamos con 300 asociadas. Teniendo en cuenta de que la BPW es una federación internacional, también absorbemos mejores prácticas de fuera y conseguimos posicionarnos mucho mejor en cada uno de los distintos mercados.

-¿La visibilidad de la mujer directiva es el elemento clave del futuro?

-Es uno de nuestros ejes importantes, porque pensamos que es uno de los puntos débiles de las mujeres. Amalia Blanco -diectora general adjunta de Comunicación y Realciones externas de Bankia– ha mencionado en su ponencia que tenemos que ser muchísimo más visibles. No tenemos que ser cómodas. La visibilidad da pereza porque supone un esfuerzo adicional en el día a día, pero hay ciertas técnicas que nos permiten estar, que se nos conozca, se sepa nuestra opinión y todo lo que hacemos, que es muy interesante y equiparable a cualquier otra opinión de cualquier otra persona.

-¿No debería ser la próxima meta que la visibilidad de la mujer directiva deje de ser noticia?

-Ese es el objetivo. Ya ha dicho alguna vez Eva Blasco, la presidenta, que ojalá la EVAP no existiera como EVAP, sino simplemente como asociación y ya está. La Asociación de Empresarias tiene el objetivo de que la mujer ocupe el papel que le corresponde dentro de la sociedad empresarial y las instituciones políticas, sindicales…En general, que en la economía estemos en el lugar que nos corresponde. El éxito llegará cuando ya no tengamos que hacer trabajo para ello.

-¿Lo tenemos al alcance de los dedos o todavía no?

-No. Estamos en un año de cambio muy relevante, que estamos aprovechando porque existe una sensibilidad especial, una conciencia de que la igualdad es algo requerido para exista equilibrio en la toma de decisiones, en las empresas, y en la sociedad en general. Y que genera negocio, que es bueno para el negocio. Este año, esa conciencia, de repente está mucho más a flor de piel y lo estamos aprovechando. Sin embargo, todavía estamos muy lejos, todavía hay que continuar trabajando, y si no hubieran existido acciones ni cambios como los que se han producido en los últimos meses, el proceso natural llegada de las mujeres a un punto de equilibrio hubiera tardado más de cien años.

Suscríbete a nuestra newsletter