La información económica de los líderes

J. Beltrán: “Ofrecemos una imagen solvente que da confianza al fabricante”

 / 
Archivado en: 

Benicàssim es capaz de combinar el turismo de sol y playa con el de festivales y, además, acoger una de las empresa de mayor proyección internacional. Desde hace ya más de 50 años, el Grupo Jobelsa abastece al potente sector automovilístico desde esta localidad. Y lo ha hecho según un planteamiento estratégico de crecimiento y expansión que le ha permitido convertirse en una multinacional que es líder en el campo del interiorismo de la automoción.

Grupo Jobelsa surge a partir de una empresa familiar que se ha proyectado en la industria como una firma de referencia en la fabricación de interiores de automóviles. Una compañía que ha sido capaz de crecer pese al tsunami económico generado por la crisis mundial de los últimos años de la pasada década. Desde entonces, lejos de parar su evolución ha seguido creciendo hasta consolidarse en la actualidad como una empresa en expansión que ha descentralizado la producción, mediante la apertura de plantas en Eslovaquia y Marruecos, lo que hace que su plantilla crezca en la misma proporción y dé empleo a más de 3.000 trabajadores, lo que la convierten en una de las mayores empresas de la provincia en cuento al número de operarios que tiene en los distintos centros de producción. Unos recursos humanos que le permiten equipar para poner en el mercado 4.500 coches al día.

Su director general, miembro de la familia fundadora de la empresa y representante de la segunda generación, José Beltrán Beltrán, apunta que la expansión del grupo sigue, y para 2019 está prevista la apertura de dos plantas más en Bulgaria y Argelia. De esta forma refuerza su cadena de producción en Europa del Este y África, buscando sacar la máxima rentabilidad en un mercado muy competitivo en el que la confianza entre los grandes fabricantes mundiales de automóviles y sus proveedores es un grado, algo que, apunta José Beltrán, “te asegura futuros encargos”. La confianza genera reputación y esta va vinculada al prestigio, a la marca, “esa es la mejor publicidad que podemos tener”, apostilla.

En este medio siglo de existencia, el Grupo Jobelsa se ha mantenido fiel a su objetivo de desarrollar y fabricar “soluciones atractivas, confortables e innovadoras para los interiores de automoción”, como figura en su carta de presentación en la Red. Una Red en la que están porque la globalización exige aplicar los recursos de las tecnologías de la comunicación para llegar a diferentes tipos de público, pero que, como apunta su director general, “el mejor escaparate y la mayor publicidad es la que emana de nuestra capacidad organizativa y logística para atender en tiempo los pedidos que las exigentes empresas del sector automovilístico nos reclaman”. De ahí que una de sus máximas sea aportar a sus clientes soluciones que sean competitivas, y más, teniendo en cuenta que se mueve en un mercado global.

– ¿Cuántas delegaciones tiene actualmente el Grupo Jobelsa?

– Tiene varias. En Benicàssim está la central, el head quarter. Luego estamos presentes en Barcelona, desde donde se suministra todo el material a la Seat, es decir el ensamblaje. En este país contamos con dos plantas. Y tenemos otras dos más en Marruecos y en Tánger y ahora hemos abierto una tercera en Casablanca, desde hace un año. La inversión, con creación de plantas de producción forma parte de la estrategia de internacionalización de la empresa.

Dentro de ese proceso de expansión por razones estratégicas, el Grupo Jobelsa tiene previsto en un futuro cercano, la apertura de una nueva planta en Argelia, a lo largo del año que viene, y simultáneamente también abriremos nuevas instalaciones en Bulgaria.

– Para atender las distintas instalaciones del grupo en España y el exterior, ¿cuántos trabajadores tienen en plantilla?

– Actualmente contamos con una plantilla de más de tres mil en todos los centros de producción, tanto en las plantas españolas como en las que disponemos en Eslovaquia y Marruecos. De hecho, en Marruecos tenemos una plantilla que ronda los 450 empleados. Por plantilla de trabajadores somos una de las empresas castellonenses más importantes en cuanto al tamaño y esto nos satisface porque apostamos por nuestras raíces.

– ¿La cercanía al mercado puede ser una de la razones del proceso de expansión experimentado por la empresa?

–  La expansión de la empresa se produce atendiendo a dos factores importantes. Uno es el del ratio/minuto o coste de la mano de obra, porque un coche hoy vale mucho menos que hace unos años y lleva muchísimos complementos, lo que obliga a una optimización, tanto de los recursos como de los procesos. Somos conscientes de que, en un mercado globalizado como es el del sector de la automoción, necesitamos fabricar en países con bajos costes. Eso nos llevó, si queríamos ser competitivos y alcanzar al target que nos marca el cliente, a Eslovaquia, primero y a Marruecos, después.

Fruto de esta estrategia, que buscaba hacer al grupo más competitivo, se decidió adquirir en 2008 la planta de Barcelona desde la que se suministran los asientos que monta Seat. Siempre hemos seguido los criterios de coste de mano de obra y la optimización de los recursos. En esa línea de optimización de nuestros procesos productivos se enmarca nuestra primera salida al exterior para poner en marcha una factoría en Eslovaquia, unas instalaciones que ampliamos con una planta anexa en 2008.

En todo caso, nuestro grupo sigue contribuyendo al desarrollo económico-social de las regiones en las que operamos.

– Grupo Jobelsa se plantea para 2019 abrir plantas en Argelia y Bulgaria. África y el Este de Europa, ¿a qué obedece esta estrategia?

– En efecto, esos planes de ampliar las plantas de que disponemos obedecen a motivaciones estratégicas. Por un lado está la necesidad de ajustar y optimizar los costes del proceso de fabricación, pero, además, existe una razón de carácter logístico. Nosotros no nos podemos plantear llevar nuestra producción a China, por poner un ejemplo, porque entonces el coste logístico sería mayor que el ahorro que podríamos obtener en relación con el ahorro del coste de la mano de obra. Sopesamos todas las posibilidades antes de ejecutar cualquier movimiento y siempre con el objetivo de consolidarnos antes en el mercado europeo, que es el más cercano.

– ¿La tecnología a la hora de proyectarse como empresa proveedora es importante, hasta el punto de convertirse en uno de los factores que rige la línea de trabajo del Grupo Jobelsa?

– En efecto, en un sector como el nuestro no te puedes quedar atrás, hay que estar siempre en primera línea, sí o sí. Para eso debemos estar a la vanguardia de la innovación lo que requiere investigación, un compromiso que precisa recursos y un grupo de profesionales cualificados. Por ello, la intención de la empresa es reforzar la actividad investigadora y el desarrollo, como pilares necesarios para complementar y consolidar la oferta de servicios globales del Grupo.

– Para mantenerse en primera línea del sector, apuntaba a la necesidad de apostar por la investigación, ¿cuántas personas tienen en ese departamento el Grupo Jobelsa?

– Actualmente contamos con un equipo de profesionales destinados a la I-D+i que está integrado por unas 80 personas. Este colectivo tiene un peso importante dentro de la estructura de la empresa. Todos ellos están en nuestro centro de desarrollo de Benicàssim, mejorando nuestra oferta de productos para los fabricantes con quienes mantenemos un contacto continuo. Así, dicho Departamento de I+D+i utiliza el sistema best performance, que está basado en la colaboración con nuestros clientes ya desde las primeras fases del proyecto, con la aplicación de herramientas innovadoras de software 3D y con el desarrollo de mejoras continuas a lo largo de las distintas fases del proyecto.

Consideramos que el departamento de ingeniería del Grupo Jobelsa es un activo importante, dado que en la actualidad contamos con más de 300 ingenieros trabajando para nosotros. Pero, cabe aclarar que no solamente está el I+D+i, sino que en este centro se agrupan también los project managers o los operation managers, que son los encargados de lograr ese desarrollo.

Nuestra idea es la de convertir las instalaciones de Benicàssim en el epicentro de la investigación y el desarrollo tecnológico que sirva para todo el Grupo. Queremos hacer de la planta un centro de desarrollo.

– ¿En una economía global, la deslocalización de las plantas de producción obedece solo a la necesidad de rebajar costes?

– A la hora de decidir dónde abrimos una nueva factoría, en el Grupo Jobelsa valoramos dos aspectos importantes. Por un lado que en ese país haya equipos tanto profesionales como técnicos que garanticen la posibilidad de desarrollar la actividad que nos planteamos llevar a cabo y, por otro lado, los gastos logísticos que tendrán nuestros clientes (los fabricantes de vehículos).

Con ese marco referencial, las principales líneas de producción de nuestro Grupo están actualmente ubicadas en Marruecos y en Eslovaquia, pero fundamentalmente en Marruecos. Allí se producen complementos para el vehículo. Antes solo hacíamos los asientos, pero ahora también fabricamos los salpicaderos y paneles de control.

– ¿A qué mercados sirve sus productos el Grupo Jobelsa?

– Nuestro Grupo sirve básicamente al mercado europeo, porque entendemos que es el más cercano. Un mercado en el que queremos consolidarnos plenamente antes de plantearnos acometer otros proyectos de mayor calado.

– Sin embargo, la industria de la automoción tiene sus centros de producción en Estados Unidos o Japón, que son potencias mundiales. ¿Se han planteado dar el salto al mercado estadounidense?

– Aunque nuestro objetivo sea atender el mercado del sector en Europa, hace unos siete años estuvimos a punto de montar una planta en México, porque la empresa General Motors, en Detroit, nos planteó la oportunidad de establecernos en México y atender sus demandas de producción. De hecho yo viajé en varias ocasiones a aquel país y ya teníamos estudiado y elegidos tanto la ciudad como el emplazamiento adecuado par poder dar el salto y asentarnos allí de la mano de General Motors. Sin embargo, en el último momento, pensamos que antes de asumir aquel reto, era necesario consolidar nuestra posición en Europa. Esa decisión no quiere decir que sea inamovible y que renunciemos a ese reto. Al contrario, el Grupo Jobelsa no descarta dar el salto al mercado estadounidense pero, por el momento preferimos centrarnos en nuestro mercado más próximo, el europeo.

De hecho, el próximo año apostamos por mantener nuestro plan de expansión en el norte de África y el Este de Europa.

– ¿La economía globalizada es buena para empresas como el Grupo Jobelsa que mantienen aún raíces en el territorio en el que surgieron?

Si, por supuesto, la globalización no tiene porque suponer la renuncia a las raíces, al contrario nos permite servir a los clientes sin que la ubicación geográfica suponga un condicionante.

Actualmente el sector del automóvil a escala mundial va como un tiro y en España también es así y lo es gracias a esa economía globalizada. Ahora mismo, estamos en un período muy importante de crecimiento, muy consolidado en España. Un crecimiento que se registra a nivel de fabricas de coches y, además, se incentiva la venta.

En nuestras plantas, actualmente equipamos aproximadamente un millón de coches al año, lo que supone que suministramos diariamente 4.500 coches. Esto nos obliga a tener muy optimizados los procesos productivos: técnicos y humanos como los recursos que se emplean en el proceso. De ahí que tengamos que disponer de la última tecnología aplicada a lo largo de todo el proceso.

Grupo Jobelsa– ¿La calidad influye en el proceso?

– Sí, es muy importante en la actualidad y uno de los aspectos que más se cuidan en el sector. Los fabricantes de automóviles son muy exigentes y cuidan al milímetro todas las fases del proceso de fabricación y equipamiento de los coches que ponen en el mercado. Eso genera que se avance en el sector en todos los aspectos, tanto técnicos como de materiales empleados. Son muy puntillosos, cuidan el más mínimo detalle. Eso garantiza la calidad del suministro del producto. Por eso, nosotros hemos protocolizado la aplicación de unos controles de calidad rigurosos en todas las fases del proceso productivo, desde el corte y cosido hasta la revisión final.

Jobelsa busca la máxima calidad en el proceso de producción de tapicerías y forrado de interiores, para lo que empleamos siempre los materiales óptimos y los diseños más avanzados. Somos conscientes de que nuestra imagen ante el fabricante es la que da nuestro trabajo.

– En un entorno en el que se busca conjugar la productividad, la seguridad en el trabajo y la sostenibilidad, ¿cuál es la política del Grupo Jobelsa?

Jobelsa pretende mantener la excelencia en la calidad buscando siempre la optimización de los procesos industriales y logísticos. Nuestra política es la de diseñar y mantener las instalaciones, estableciendo procesos operacionales de forma que se pueda conjugar la seguridad de las personas, la propiedad y el medioambiente. Así se pueden obtener unos beneficios que garantizan el futuro sostenible de la empresa y el de sus trabajadores.

– Esa apuesta por la calidad requiere contar con unos profesionales cualificados para atender los distintos procesos de la empresa, desde el desarrollo, al diseño y al montaje de los equipos, ¿encuentran en Castellón profesionales con ese perfil?

– Hecho en falta que en Castellón, la Universidad Jaume I (UJI), no imparte la formación que se necesita para entrar en fábricas como la nuestra, que no es la única. En Jobelsa Benicàssim tenemos mucha gente que viene a diario desde Valencia o Aragón. Pero nos gustaría tener gente de Castellón. Para ello es necesario que exista una formación acorde con las demandas de las empresas.

– ¿En un entorno global, favorecido por la facilidad de acceso a los mercados y clientes, internet es una buena oportunidad, un escaparte para proyectarse?

– A nosotros, los fabricantes mundiales de vehículos, que son pocos, nos miran por quiénes somos, por qué estructura tenemos y si somos capaces o no de entregar el producto en los plazos acordados. Por eso, antes de asignarnos la equipación de un coche, el fabricante quiere estar seguro de que el Grupo Jobelsa puede acometer con solvencia el encargo. Para ello, quieren saber si somos solventes, además de analizar y comprobar dónde lo vamos a fabricar. Pero no solo eso, también quiere saber si en el punto donde vamos a equipar su vehículo disponemos de los recursos humanos y mecánicos suficientes para llevarlo a cabo y si alrededor de donde lo vamos a fabricar hay mano de obra disponible, para lo que, incluso, quieren conocer el nivel de paro existente en un radio de diez kilómetros. Por ello, más que proyectar una imagen en internet nos interesa ofrecer una imagen de solvencia, algo que se gana con el trabajo diario, que convenza al fabricante de que el Grupo Jobelsa es el idóneo para sacar adelante la adecuación de sus automóviles. En todo caso, somos conscientes de la importancia y valores que aporta internet y no renunciamos a ello, y más, teniendo en cuenta que nos movemos en un entorno global en el que la Red tiene una gran importancia, como herramienta estratégica.

– José Beltrán tiene que claro cuál es la mejor tarjeta de presentación de su grupo ante las empresas del sector…

– La reputación la marca la solvencia. Y nosotros tenemos un prestigio y reputación consolidada que nos facilita el acceso a los proyectos de la industria, porque tienen la seguridad de que responderemos y tendremos a punto los productos que nos encargan en los plazos fijados y eso es fruto de años realizando esa labor. Para ello, hemos ido consolidando distintos aspectos de los procesos, lo que requiere disponer de mayores recursos humanos. Por ello, si Jobelsa tenía 20 trabajadores hace 25 años y hoy cuenta con más de 3.000 es porque, evidentemente, el cliente confía en nosotros y en nuestra empresa, porque no le hemos fallado nunca y eso es muy importante en este sector. El mejor marketing de Jobelsa son los hechos, que es lo que nos piden nuestros clientes.

– La buena comunicación de las plantas de producción con las vías de comunicación son importantes a la hora de poner el producto en el mercado, ¿están bien ubicadas las instalaciones del Grupo?

– Fantásticamente. El centro logístico del Grupo en Benicàssim, tiene una buena ubicación, la que nos da su proximidad a la N-340 y a la autopista AP7. Es evidente que la puesta en marcha del corredor mediterráneo es necesario, porque sería una infraestructura que reforzaría aún más nuestro centro productivo, como ocurriría con otras empresas de la provincia y del resto de la Comunitat. De ahí que lo reivindiquemos como infraestructura necesaria. Algo que compartimos con otros grupos empresariales de la Comunitat Valenciana, porque consideramos que unas buenas comunicaciones facilitan la salida al mercado de los productos.

José Beltrán encara con optimismo el Grupo que dirige y lo hace desde el convencimiento de que “Jobelsa está, dentro del sector del automóvil, en una buena posición, puesto que ahora con el desarrollo de los coches autónomos se verán afectados los suministradores de productos como volantes o palancas de frenos. En cambio las empresas que nos encargamos de acondicionar el interior del vehículo tendremos más trabajo, puesto que este espacio se está convirtiendo en una segunda vivienda y todo tiende a la confortabilidad de ese interior. Con lo cual, creo que estamos en el buen sector y en la buena línea”.


Conoce todo el contenido:

Del calzado a la industria del automóvil

La empresa Jobelsa, origen del Grupo, que se ha convertido en uno de los referentes internacionales en el campo de la fabricación de componentes de automoción, acordó a mediados del pasado siglo, en 1965, dar un giro importante en su modelo de negocio y pasar de fabricar calzado tradicional a producir tapicerías y fundas para cubrir los asientos de los automóviles, pensando en el mercado aftermarket o de reposición, dado que “entonces los conductores optaban por cubrir con fundas los asientos de sus vehículos”, como recuerda el director general del Grupo, José Beltrán. Esta apuesta coincidió en el tiempo con la tendencia de cambiar con mayor frecuencia de vehículo por lo que la empresa castellonense se planteó la opción de abastecer directamente al fabricante del vehículo en vez de al usuario.

Fue así, como recuerda Beltrán, como Jobelsa dio el primero paso que le llevaría a convertirse en un suministrador destacado de los fabricantes de automóviles. Un camino que mantuvo la firma hasta que en 1994, cuando inició la producción de las tapicerías del Ford Ka, de la planta valenciana de Almussafes.

Desde entonces, la evolución tecnológica ha permitido al Grupo crecer en el mercado, un incremento que conllevó aumentos de plantilla y de las plantas de producción. Una evolución para adaptarse a las demandas del mercado, que movió a Jobelsa a incorporar servicios como la secuenciación y el suministro a tiempo, el just in time (JIT).

Sin embargo, la multinacional castellonense no limita su campo de actividad a abastecer a las empresas del sector de la automoción -su prioridad-, sino que en aras de la diversificación también acomete proyectos para dar servicio a otros sectores, eso sí siempre dentro de su campo de trabajo que es el acondicionamiento de los interiores, casos de los trenes, los autobuses o las caravanas.

Suscríbete a nuestra newsletter