Según el IVIE, por cada millón de euros invertidos en el sector audiovisual, la sociedad obtiene un retorno de 2,1

E. Marco (À Punt): “Se nos reclama ser la locomotora del sector audiovisual”

"El nuevo medio público cuesta 11 euros al año a cada valenciano"

Archivado en: 

Empar Marco, en su discurso pronunciado hoy en el Astoria. En la mesa, el director corporativo de Bankia en la Comunitat, Jaime Casas y el presidente de la CEV, Salvador Navarro

“En 2008, el sector audiovisual valenciano representaba el 7,3% del total en España. En 2015, un 1’5%, que cubría sólo 1.000 empleos. Durante la crisis, a nivel nacional el volumen de negocio cayó un 25% por un 64% en la Comunitat. Una de las principales misiones que se le reclama a À Punt Media es revertir la situación y convertirse en la locomotora del sector”.

Esta mañana en el Hotel Astoria, la directora general de À Punt MediaEmpar Marco, ha sido la protagonista del desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum y patrocinado por Bankia. Transcurridos sólo diez días con la nueva televisión autonómica en antena -“un día que parecía que nunca iba a llegar”-, aunque varios meses con la plataforma online y la radio activas, Marco ha repasado en profundidad lo que ha significado poner en marcha el nuevo medio público y, sobre todo, lo que significará o deberá significar para la Comunitat en un futuro próximo.

“En estos momentos, 80 productoras trabajan para À Punt, y hemos recuperado 2.000 puestos de trabajo que deben ir en aumento. Poco a poco, el sector vuelve a tener músculo. Pero esta situación no debería ser coyuntural sino estructural. Sería bueno que adquiriese la dimensión necesaria para participar en el resto del mercado nacional y evitar una excesiva dependencia de nosotros”.

Otros datos económicos que ha destacado la directora se han referido al coste del mantenimiento de la televisión autonómica, aspecto delicado porque, como es de sobra conocido, determinó la inviabilidad del modelo de RTVV en 2013. “Hemos arrancado con un presupuesto de 55 millones de euros, que se traduce en que la televisión le cuesta 11 euros anuales a cada valenciano. La media del coste del resto de televisiones autonómicas es de 41 euros anuales por persona”.

Para cuantificar el impacto económico que supone la actividad del medio, Marco ha citado estimaciones del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), según las cuales por cada millón invertido en el sector audiovisual, se obtienen 2,1 millones de retorno.

Una nueva televisión en el mundo digital

En 2018, con los contenidos transmedia y a la carta convertidos en una realidad casi mayoritaria, la apertura de un medio de factura tradicional puede suponer un anacronismo a ojos de muchos, y Marco ha demostrado tenerlo muy en cuenta. “Es en los contenidos digitales donde vamos a situar a À Punt. Es nuestro principal objetivo estratégico. El 55% de los menores consumen a la carta contenidos a través de internet en sus diferentes formatos”.

Para ello, la directora ha anunciado que “se está trabajando en la creación de nuevas ventanas, nuevas vías de distribución y mayor interactividad en los contenidos”. Una buena manera de alcanzar estos objetivos “es la alianza con empresas y, sobre todo, universidades, para transferir conocimiento e identificar talentos”. Paulatinamente se convocarán plazas para la creación de contenidos digitales, así como la incorporación de ingenieros de nuevas tecnologías. “Necesitamos la entrada de una nueva generación”, ha sintetizado Marco.

Difusión de la lengua y colaboración público-privada

Además del impulso al sector de la industria audiovisual, el otro cometido primordial del nuevo medio es la difusión del valenciano. “La Ley así lo exige en todas las comunidades con lengua propia y, además, ningún medio privado ha sido capaz de cubrir su ausencia casi total durante todos estos años”. Asimismo, “tampoco ningún medio ha sido capaz de vertebrar el territorio, y ofrecer información de lo que sucede en todos los rincones de la Comunitat. No es factible para las televisiones locales privadas por el esfuerzo humano y material que requiere. À Punt tiene la voluntad y la obligación de hacerlo”.

Por otra parte, un medio público no tiene por qué financiarse exclusivamente con recursos públicos. “Aunque acabamos de empezar y aún no tenemos toda la plantilla que quisiéramos -ha anunciado Marco-, vamos a trabajar en contenidos de calidad, que sean atractivos para marcas y anunciantes que quieran distinguirse con valores de calidad y de proximidad con la audiencia”. 

En conclusión, son muchos los retos de futuro de los que depende la suerte de À Punt Media. Consciente de ello, su directora ha pedido “que traten bien a los medios públicos, ha costado mucho ponerlos en marcha y nos dejamos la piel para que sean dignos”. De hecho, preguntada por cuál ha sido el momento más difícil de todo el proceso, tras quedarse notablemente pensativa, ha manifestado que no sabría cuál elegir de todos ellos.

“Lo mejor que le puede pasar a un medio de comunicación es que no complazca del todo a nadie; eso significa que es de verdad plural. No hay nada peor que a un medio, sobre todo público, se le etiquete políticamente. La tentación de mirar atrás es fuerte, pero debemos rechazarla”.

Desde este punto de partida, Marco ha imaginado un futuro cercano en el que “los valencianos, que no sé por qué tenemos tendencia a mordernos entre nosotros, tengamos aprecio por nuestros propios medios de comunicación y nuestra cultura; que nos den buena reputación, y que los defendamos como hacen en otras autonomías. Eso dirá que hemos triunfado”.

 

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter