La información económica de los líderes

La ingeniería aumentará el equipo de automoción en 300 nuevos empleados

La ingeniería británica Dyson entra en la batalla del coche eléctrico

Ante la escasez de ingenieros, ha abierto su propia escuela de ingeniería y tecnología

La empresa británica de ingeniería Dyson anuncia que está desarrollando su propio coche eléctrico. La facturación de Dyson ha crecido un 40% hasta los 3.920 millones de euros, mientras los beneficios suben un 27% hasta llegar a los 897 millones, según informa la compañía de ingeniería y desarrollo de electrodomésticos. Las mismas fuentes indican que la inversión en I+D+i durante 2018 será de 8 millones semanales.

El fuerte crecimiento de Dyson se cimenta en los mercados asiáticos, donde vendió un 73% más. En Europa continental el crecimiento fue del 21% y el América del 19%.

En la actualidad, Dyson desarrolla el programa de inversión a largo plazo, estimado en 2.800 millones de euros. Dyson cuenta actualmente con 4.450 ingenieros y científicos, la mitad de ellos el Reino Unido, sede de la empresa.

Dyson fabrica 80.000 máquinas diarias y en 2017 alcanzó los cien millones de aparatos vendidos. Además de la distribución tradicional, posee 19 tiendas propias.

James Dyson, fundador de la firma, señala que su objetivo siempre es que sus productos tengan un rendimiento superior, “y para mantenernos por delante de la competencia, nos reinventamos continuamente.

Los productos de Dyson se caracterizan por su tecnología disruptiva. La firma cuenta con un Centro Tecnológico avanzado en Singapur, donde ha invertido más de 370 millones en instalaciones y operaciones. Además dispone en China de un Laboratorio Tecnológico que investiga en nuevas tecnologías para el mercado chino. En la sede de Reino Unido trabajan 4.600 personas, de las que 400 están trabajando en el desarrollo de un nuevo vehículo eléctrico.

Dyson prevé trasladar este año al equipo de automoción al campus de investigación del aeródromo de Hullavington. Para completar el equipo, la empresa necesita cubrir 300 puestos vacantes.

Entre las líneas de investigación destaca la de baterías, con el objetivo de encontrar soluciones a las actuales limitaciones que presentan para el almacenamiento de energía.

Por otro lado, y ante la escasez de ingenieros, Dyson ha invertido más de 35 millones en el Instituto Dyson de Ingeniería y Tecnología en el que el pasado año se inscribieron 33 estudiantes. Para este año, la entidad prevé aumentar las plazas en un 50%.

Además de la venta de aparatos, Dyson vende también tecnología a otras firmas. En concreto, el pasado año los ingresos por este concepto aumentaron en un 25%, arrastradas por la venta de secadores de manos, en la actualidad también vende a terceros luminarias, purificadores, aspiradores y secadores de pelo. Muchos de los productos se destinan a instalaciones docentes, sanitarias y hoteleras.

 

Suscríbete a nuestra newsletter