La información económica de los líderes

La automatización de procesos puede suponer un ahorro y no una pérdida de empleos

La robótica precisa de humanos, ahora y en el futuro. Lo demás, de momento al menos, es ciencia ficción. Un panel de expertos coincidió en remarcar este aspecto durante la sesión de robótica que se ha importado a cerca de un centenar de empresarios valencianos en el programa de Inmersión Digital Empresarial by Innsomnia, con el patrocinio de Bankia y Accenture.

Accenture

Ángel Morales, Artificial Intelligence Iberia lead de Accenture, aseguró que, según los datos de la compañía, el 85% de los ejecutivos de grandes compañías tienen planes para expandir la automatización de los procesos para mejorar su negocio y el 60% de las iniciativas implementadas logra ahorrar costes por encima del 35%. Sin embargo, en materia de robotización hay tres grandes lecciones que aprender todavía: las empresas deben mirar más allá de los costes para apostar por un cambio total de cultura, hay que entender cuáles son los procesos ineficientes y al dar el paso hacia la automatización, la compañía debe entender que la apuesta es por la innovación en general y no por una sola tecnología.

Morales quiso quitar peso a la idea cada vez más extendida de que los robots acabarán con buena parte del empleo. “Nosotros llevamos tres años automatizando nuestros procesos y en ese periodo ha crecido el empleo en nuestra propia empresa. La automatización permite dedicar más tiempo a las tareas de mayor valor añadido”.

“Para implantar robots primero hay que tener empleados que sepan usarlos. Necesitamos expertos en su área que conozcan los procesos”, enfatizó en la misma línea Juan Carlos Llorente, asesor del CEO y responsable de Desarrollo de Negocio de Robótica de la multinacional española GMV. Llorente, que empezó su intervención defendiendo que cada caso es distinto y que no siempre los robots aportan el mismo valor a una compañía, enfatizó que “las mejores ideas” en cuanto al uso de la robótica, las tienen los mismos empleados al ser expertos en sus áreas de trabajo.

En este sentido, Miguel Davia, representante del instituto tecnológico del calzado (Inescop), señaló los beneficios de la colaboración entre humanos y robots y agregó que todo proceso de robotización “debe ir acompañado de una formación adecuada”. Davia destacó también que la robotización debe ser el final y no el principio de una estrategia empresarial. “Para llegar a la robótica hay que empezar primero por la digitalización de procesos”, aconsejó.

Por su parte, Miguel Moreno, project manager de Robotnik, remarcó que la robótica aplicada a la logística puede ser una puerta de entrada para una empresa tradicional. El experto de la empresa valenciana también recordó que la normativa que debe regular estos “compañeros de viaje para las empresas es muy nueva y todavía no está suficientemente desarrollada”.

Hay muchos proyectos de I+D+i anunciados que tardarán en llegar al mercado, si es que llegan”, dejó claro Llorente. Pese a ello, la robótica, “un componente más de la Industria 4.0”, es hoy en día ya “una realidad en muchos sectores”.

 

Suscríbete a nuestra newsletter