Macosa, Meinfesa, Vossloh y Stadler

La gran grúa de la dársena carga la locomotora número 100 fabricada para Brasil. Año 1972. (Colección Francisco Signes. En “Dos siglos de industrialización en la Comunitat Valenciana”)

La gran grúa de la dársena carga la locomotora número 100 fabricada para Brasil. Año 1972. (Colección Francisco Signes. En “Dos siglos de industrialización en la Comunitat Valenciana”)

En el año 1943 el único de los tres hijos de Devis que continuaba en la empresa, dio paso a la presencia en el capital de un cliente preferencial, la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia, capitaneada por los valencianos Ignacio Villalonga y Joaquín Reig. Durante la República ya hizo generosos encargos tantos tranviarios como ferroviarios. El último día de 1947, sin embargo, se fusionaron Construcciones Devis, S.A. y Material para Ferrocarriles y Construcciones, S.A. de Barcelona para dar paso a una nueva entidad, perteneciente a la esfera del Banco Central, que respondía a las siglas Macosa. Su dedicación principal habría de ser tanto la construcción de locomotoras diesel como eléctricas con licencias extranjeras, sin dejar las viejas dedicaciones en el campo de la estructura metálica o la calderería. En los duros años cuarenta y cincuenta, la firma llegó a tener 1.300 empleados. La sede social estaba en Madrid y aparte de los talleres de Valencia mantenía los de Barcelona y Alcázar de San Juan.

 [masinformacion post_ids=”84324″]

Macosa fue una empresa de alta rentabilidad que mantuvo el liderazgo en el campo de su especialidad. Reconocida en el exterior, recibió importantes pedidos de locomotoras y material rodante, especialmente en los años sesenta y setenta. En el año 1989 se registra una fusión con La Maquinista Terrestre y Marítima (MTM), de Barcelona, lo que trajo como consecuencia un cambio de denominación, pasando a llamarse Meinfesa. Más tarde esta firma entraría a formar parte del grupo GEC-Alstom, que mantuvo las factorías de Valencia, Barcelona y Alcázar de San Juan. La fábrica de Barcelona fue modernizada y trasladada, unos años después, a Santa Perpetua de Moguda (Barcelona).

Los estudiosos del mundo ferroviario, atentos a los modelos construidos por Macosa en su época de esplendor señalan que la última locomotora a vapor fabricada en Valencia para Renfe fue una Mikado con matrícula 141-2328, construida en el año 1958. La fabricación de este mítico prototipo, respetado por los aficionados, dio motivo a una interesante exposición celebrada en la Universitat Politècnica de València (UPV), así como  a la edición de un libro. También es destacable que, en los años sesenta se fabricaban en Valencia locomotoras bajo licencia de la norteamericana General Motors; si en un principio el diseño era casi completo de la casa matriz, la ingeniería valenciana, más tarde, introdujo notables adaptaciones aunque manteniendo los motores y las tracciones de los diseños norteamericanos.

La  serie 319, un clásico de Macosa

La serie 319, un clásico de Macosa

Mil locomotoras, varios propietarios

Macosa, durante sus años de actividad, ha producido más de mil locomotoras de todo tipo, eléctricas y diesel, así como de anchos de vía variables, junto a miles de elementos auxiliares del transporte ferroviario, como vagones y piezas de recambio de todo tipo. Al mismo tiempo, nunca dejó de prestar servicio al sector de la calderería y los silos, a los mecanismos hidráulicos de grandes presas y a otras muchas necesidades de la industria pesada. Por otra parte, ha sido y es objeto de intensas campañas la necesidad de salvar parte de las naves industriales semiruinosas de Macosa que subsisten en la calle de San Vicente como recuerdo de una empresa que marcó un hito de actividad industrial durante al menos medio siglo de la vida valenciana. La insistencia de estas campañas ha logrado la protección por parte de la normativa municipal.

Vossloh fabricó material rodante para el Metro de Valencia

Vossloh fabricó material rodante para el Metro de Valencia

La multinacional alemana Alstom vendió en 2005 la fábrica de Valencia, situada en Albuixech, al grupo alemán Vossloh, pasando a denominarse Vossloh España y más tarde renombrada como Vossloh Rail Vehicles. Se trata de una firma especializada, y líder en Europa en la construcción de material rodante tranviario y ferroviario, así como de locomotoras. Durante estos años últimos, Vossloh ha fabricado y entregado la serie de locomotoras BB 60000 de maniobras para los ferrocarriles franceses, ha reconstruido numerosas unidades de la serie de locomotoras 333 de Renfe, que salieron de los talleres de Macosa, ha producido la serie 334 de Renfe y más tarde las locomotoras diesel-eléctricas Euro 3000 y Euro 4000. También se han fabricado trenes de metro pertenecientes a la serie 4300 de ancho métrico para Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV).

El último cambio de propietario tuvo lugar en noviembre de 2015. Cuarenta y ocho millones de euros, más la asunción de deudas situadas por encima de los 120 millones, supusieron el traspaso de las instalaciones a la firma Stadler Rail AG, en este caso suiza, que proyectaba cambiar el nombre genérico al de Stadler Valencia. Sus directivos hablaban de poder obtener un arraigo local que sobre todo habrá que buscar en las viejas raíces que la familia Devis, en el siglo XIX, supo desplegar.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter