La información económica de los líderes

Dulcesol, una empresa líder gracias a su continua innovación, diversificación e internacionalización

Rafael Juan, consejero delegado de Dulcesol, ha sido el protagonista del almuerzo-coloquio organizado por la Asociación de Española de Directivos que hoy se ha celebrado en el Hotel Westin. Juan ha dado un repaso a los puntos estratégicos de la firma que la han llevado a ocupar el liderazgo de su sector, con una facturación en 2015 de 303 millones de euros, de los que el 65% proceden de marca de distribuidor.

_MG_4538Hoy, con más de 2.000 empleados y unas ventas en los mercados exteriores superiores a los 46 millones de euros, Dulcesol se ha convertido en una firma que se diferencia por una decidida política de innovación, diversificación e internacionalización. Rafael Juan dió un rápido repaso a los orígenes de la firma y, sobre todo, al papel decisivo que tuvo su madre en la transformación de la empresa de panadería a fabricante de bollería industrial.

Una empresa familiar bajo la figura de la madre

Tanto durante la ponencia como en el posterior coloquio, Rafael Juan habló del papel decisivo que en el desarrollo de la empresa y su transformación en una industria moderna tuvo su madre. No sólo por tener la visionaria idea de inventar las madalenas cuadradas, sino por ser la que, de un modo rudimentario y puramente intuitivo, hizo el primer escandallo de producto y llevaba puntualmente en una libretita la contabilidad de la empresa.

Hoy día, los productos Dulcesol se venden en España en más de 7.000 puntos de venta y llegan a 40 países. Cuenta con factorías de fabricación de chocolate y cremas de relleno, una granja de gallinas ponedoras que suministran a las líneas de fabricación y una fábrica de embalaje.

La innovación es una de las señas de identidad de la empresa como bien demuestra la presentación recientemente en la feria Alimentaria de las nuevas líneas de producto: Dulcesol Black -una apuesta por productos selectos como los macarons-, bollería con algas, bajo la marca Dulcesol Innova; Dulcesol Buen Pan, con variedades de pan de molde, para hamburguesas y perritos calientes, o la línea de alimentación infantil que incluye zumos, tarritos, postres y alimentos bio.

Tras la inauguración de la factoría en Argelia, Rafael Juan considera que los mercados de futuro para sus productos están en Asia y África, si bien considera que hay que elegir muy bien los productos, el modelo de negocio y los partners. En este sentido, Juan considera que es capital contar con una buena distribución asociada que conozca bien el mercado.

Si ahora las ventas internacionales suponen algo más del 11% del total facturado, el objetivo es llegar al 30% en 2020. Pero no es el único objetivo que se ha marcado Dulcesol: uno de los retos más importantes que tiene planteados en la sucesión de la empresa familiar. También son decisivos aspectos como la calidad, la capacidad de innovar, la mejora en la eficacia productiva -de hecho su propio equipo de ingeniería diseña y fabrica parte de la maquinaria-; contribuir a una alimentación más sana, siendo la primera marca que elimina de todas sus recetas las grasas hidrogenadas, crear la línea de alimentos funcionales o lanzar una gama de productos bio.

Ya durante el coloquio, Rafael Juan abordó temas como el desarrollo, o falta de desarrollo actual, del ecommerce en el sector agroalimentario y reconoció que el futuro es de la tecnología. “Los jóvenes cada vez van menos al supermercado, compran on line utilizando el móvil. En la actualidad –prosiguió- las ventas online son irrelevantes, pero hay que estar presente porque es el futuro”.

Suscríbete a nuestra newsletter