La información económica de los líderes

La Diputación de Alicante 'exporta' su gestión tributaria

02/06/2014 ALICANTE.- Dependencias de SUMA en Alicante / FOTO ALEX DOMINGUEZ

Desde la central de Suma se recaudan impuestos de Gran Canaria, Albacete y Majadahonda.

[masinformacion post_ids=”26631″]

El suyo no es el más popular de los cometidos, ni son tiempos dados a la autocomplacencia en la administración pública, pero los empleados de Suma, organismo autónomo de la Diputación de Alicante encargado de la gestión tributaria, pueden afirmar que sus métodos de trabajo son reconocidos más allá del ámbito territorial que se les supone reservado. Así lo atestigua el hecho de que varias entidades de diferentes territorios españoles no sólo adoptaran las herramientas informáticas desarrolladas a lo largo de las últimas décadas por Suma, sino que hayan contratado mediante la firma de sendos convenios la gestión directa de los tributos municipales que recaen sobre sus administrados.

Tal como explica Manuel de Juan, director de la entidad, la primera administración ajena que contrató los servicios de Suma fue el Cabildo de Gran Canaria, allá por el año 2005. En ese mismo año, el ayuntamiento madrileño de Majadahonda decidió también recurrir a los servicios de la firma alicantina. Más recientemente, en el año 2012, la Diputación de Albacete optó por esta misma solución. Pero, ¿cómo se explica que instituciones públicas de territorios tan dispares pongan en manos de un organismo público ajeno la gestión de procesos de recaudación y prestación de servicios a sus ciudadanos? Para entenderlo, es preciso conocer la historia y la realidad de Suma.

Suma Gestión Tributaria es un organismo autónomo creado por la Diputación Provincial de Alicante en 1990. En la actualidad, sus 483 empleados se distribuyen en una red de 44 oficinas, cuya sede central se halla en la Rambla de Méndez Núñez de la capital alicantina. Su misión es recaudar y gestionar los tributos de los ayuntamientos y otras instituciones que, tal como está previsto por la legislación española, delegan sus competencias en la Diputación para minimizar los costes y realizar de manera más efectiva la recaudación de tasas, multas e impuestos locales.

Enfrentados a la necesidad de adaptar las viejas técnicas de gestión tributaria al nuevo contexto tecnológico de forma que los procesos se agilizaran y la atención al ciudadano fuera más eficiente, los técnicos de Suma optaron en su día por desarrollar un software propio en el que aplicar su experiencia de años: lo llamaron “Gesta”, y en dos décadas de uso y mejoras periódicas ha llegado a convertirse en el gran activo tecnológico de Suma, y en el banderín de enganche que ha llevado a las instituciones públicas de otros territorios a situar en Alicante el centro neurálgico de su gestión tributaria. 

La Diputación de Albacete, en un informe fechado en marzo de 2012, explicaba las razones que aconsejaron la medida: “El convenio de colaboración con Suma y la utilización del aplicativo Gesta va a suponer para Gestión Tributaria de Albacete acceder a un sistema completo de gestión tributaria local, sustentado sobre una tecnología altamente eficaz y que está suficientemente contrastada, lo que significa ahorro en tiempo, esfuerzo y dinero…”.

La retribución media de Suma ronda el 4% de la recaudación, lo que según fuentes de la institución supone un ahorro importante para las administraciones que contratan sus servicios respecto a la posibilidad, también contemplada legalmente y habitual en muchas instituciones nacionales, de encargar la gestión tributaria a empresas privadas.

La reducción del plazo para alcanzar la eficacia que garantiza Suma es otro de los argumentos claves para entender la cuestión: adquirir ese know how que los técnicos alicantinos han acumulado en más de dos décadas de aplicación del sistema requeriría un tiempo precioso y unos recursos propios del que no todas las administraciones disponen, sobre todo en tiempos de vacas flacas.

Quizá lo más llamativo de esta colaboración, y una de las razones por las cuales su aplicación resulta tan ventajosa para las partes implicadas, es el hecho de que el servicio se centraliza en Alicante. Ya en 2004 se creó una unidad operativa destinada a atender los proyectos de diversificación y se dotó de recursos adicionales el departamento de Informática. A día de hoy, entre 12 y 18 trabajadores de Suma se dedican a tiempo completo a los proyectos de Gran Canaria, Albacete y Majadahonda, y parcialmente un 15% del conjunto de los más de 400 empleados de la organización participan de forma esporádica mediante acciones formativas, y resolución de consultas especializadas desde diversas áreas: Económica, Contratación, Organización y Recursos Humanos.

El último servicio implantado es un Centro de Atención Telefónica que se desarrolló primero en la provincia de Alicante y en 2013 se estrenó en la de Albacete, con más de 30.000 llamadas atendidas y más de 8.000 operaciones de gestión tributaria realizadas por esa vía. A lo largo de este año está previsto que se incorporen al mismo Gran Canaria y Majadahonda.

Sólo en la provincia de Alicante, Suma gestiona más de 785 millones de euros, procedentes de 141 municipios en los que residen 1,9 millones de habitantes. En la provincia de Albacete, los ayuntamientos son 87, con 402.000 habitantes, y la suma del dinero recaudado y gestionado supera los 123 millones de euros. En Gran Canaria son 1,1 millones de contribuyentes de 14 municipios para una recaudación superior a los 83 millones de euros. Por último, en el municipio de Majadahonda la población apenas supera los 70.000 habitantes, pero los recursos gestionados son proporcionalmente muy elevados, ya que alcanzan los 48,5 millones de euros.

Suscríbete a nuestra newsletter