La información económica de los líderes

Cerca de 11.000 millones para hacer las ciudades más inteligentes hasta 2020

2014-febrero-smartcity

 

El nuevo programa de la Unión Europea Horizonte 2020, que prevé la asignación de 77.000 millones para proyectos de investigación e innovación, destinará cerca de 11.000 millones a afrontar los principales retos que tienen las ciudades para llegar a ser “más inteligentes”. En esta mesa de reflexión se analiza cómo la tecnología es una herramienta clave para el desarrollo y la prestación de nuevos y mejores servicios al ciudadano y el Ayuntamiento de Valencia anuncia, por su parte, que puntuará la innovación en sus pliegos de condiciones y ofertas públicas

[masinformacion post_ids=”18798,18942″]

El concepto de ciudad inteligente (smart city) se está consolidando como uno de los elementos básicos de las estrategias de innovación de las ciudades, siendo una prioridad para la Unión Europea en su horizonte 2020 y una de las posibles estrategias de especialización en I+D+i de la Comunitat.

Por este motivo, Economía 3 en colaboración con la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana, Redit, y la Fundación Inndea del Ayuntamiento de Valencia, han querido profundizar en este ámbito con la aportación de los Institutos Tecnológicos de la Energía (ITE) y las TIC (ITI), así como con dos empresas punteras del sector, la consultora tecnológica Everis y Gamesa Electric.

El director de inteligencia estratégica y competitiva del ITI, Daniel Sáez insistió en “la amplitud” del concepto: “abarcaría a aquellas ciudades que gestionan sus servicios de forma eficiente y sostenible, mejorando la calidad de vida del ciudadano y fortaleciendo su competitividad”. “Este tipo de servicios son muy amplios –continuó– y englobarían la gestión del suministro y consumo de energía o de agua, la mejora del transporte y la movilidad, la seguridad ciudadana y la protección civil, la agilización en las gestiones administrativas y de negocio, etc”.

Ante este panorama, defiende Sáez que las tecnologías de la información y las comunicaciones, las TIC, se convierten en el sector clave para el desarrollo de las ciudades inteligentes, como elemento facilitador de dichos servicios.

2014-febrero-smartcity-ITE-Patricio-Peral

Patricio Peral

Por su parte, Patricio Peral, ingeniero en Automática y Electrónica Industrial del departamento de Operaciones del ITE, puso de relieve cómo en España, en torno al 70% de la población reside en áreas con más de 50.000 habitantes, de ahí la necesidad de gestionar de forma inteligente su economía, población, movilidad, medio ambiente, Administración, etc. “El movimiento de smart cities es una apuesta clara para la mejora del atractivo y la habitabilidad de nuestras ciudades, apoyándose en un modelo de gestión más eficiente y sostenible. La principal motivación para diseñar y desarrollar este modelo de ciudad inteligente es proveerla de una infraestructura que garantice un incremento de la calidad de vida para sus ciudadanos y una mayor eficiencia de sus recursos (entendiendo por recursos todos los activos de la ciudad: paradas de autobús, centros comerciales, iluminación, edificios,…)-, soportados dentro de una red de información y comunicación adecuada”, explicó.

Mario García, director de Sector Público para Comunidad Valenciana y Murcia de la consultora Everis observó que uno de los problemas que había habido hasta ahora con el concepto es que todas las aproximaciones habían sido “excesivamente verticales y sectoriales”. Desde su firma, apuestan por una visión “más global y holística” de la ciudad, un paradigma en el que tengan cabida todas esas aproximaciones sectoriales pero que permita tomar decisiones en base a una información más global, de mayor volumen, procedente de diferentes contextos y ámbitos y recogida incluso en tiempo real,…  “lo que permitirá dar un paso al salto cualitativo y abrir nuevas capacidades o modelos de negocio en los próximos cinco años que quizá ahora ni se puedan vislumbrar”.

Ramón Ferri, jefe de servicio TIC del Ayuntamiento de Valencia hizo hincapié en la definición de una estrategia global para lograr una ciudad más puntera e inteligente. “Para abordar la toma de decisiones de forma transversal y corporativa, ha sido necesario definir una estrategia capaz de responder a la captura y gestión integral de información heterogénea y distribuida en distintos entornos urbanos, dotándola de valor a través de servicios avanzados tanto de información al ciudadano como de gestión, para poder tomar las mejores decisiones, las decisiones más inteligentes”.

INNOVAR PARA EL CIUDADANO

2014-febrero-smartcity-ramon-ferri

Ramón Ferri

En este sentido, aseguró Ferri que hay que tener en cuenta cualquier innovación tanto en producto, servicios, materiales,… “y todo ello sin perder de vista al ciudadano, ofreciéndole realmente servicios inteligentes, fáciles de utilizar, que resuelvan sus problemas, y no solo relativos al sector TIC, ya que una persona embarazada requiere asientos para descansar o un ciclista, espacios para aparcar su bicicleta”, ejemplificó el responsable municipal.

Los representantes de ambos institutos resaltaron como pieza fundamental la percepción del consumidor, en este caso el ciudadano de este tipo de “servicios inteligentes”. “Tenemos que hacer sencilla la propia complejidad de la tecnología, por ejemplo a través de interfaces web que hagan sencillo el uso y acceso a las tecnologías de las smart cities, indicó Daniel Sáez.

En este sentido, el responsable del servicio municipal TIC explicó que precisamente el Ayuntamiento trabaja en la definición de esa plataforma única que permita “instrumentalizar una gestión integrada y eficiente de todos los servicios urbanos con el objetivo de dotar de una mayor calidad de vida al ciudadano”.

Otros retos apuntados por los presentes en esta mesa de reflexión fueron la estandarización e interoperabilidad entre las diferentes tecnologías desarrolladas. “Lo cierto es que se han impulsado soluciones tecnológicas no solo adaptadas a un problema específico, sino a un problemática específica en una ciudad específica, con lo cual es muy difícil que hablen entre sí los distintos sistemas. Está claro que uno de los retos es hacerlos más homogéneos y compatibles. La tecnología debe pensar más en el ciudadano”, concluye Ramón Ferri.

Patricio Peral, técnico del Departamento de Operaciones de ITE explicó cómo los centros tecnológicos trabajan y colaboran con diferentes organismos de estandarización para facilitar esta labor, “además hace un par de años, impulsamos y pusimos a disposición de las empresas un laboratorio de interoperabilidad para testear los productos antes de sacarlos al mercado, por ejemplo es el caso de los contadores inteligentes”.

2014-febrero-smartcity-everis-Mario-Garcia

Mario García

En este punto Mario García, director de Sector Público en Everis, avanzó las posibilidades que ofrecen las soluciones de telemetría “se calcula que en tres o cinco años en todo el mundo habrán más de mil millones de equipos de telemedida, lo que dará lugar a nuevos servicios inteligentes”, dijo.

Desde el punto de vista del consumidor, se estima que gracias a estas soluciones se realiza un uso más racional de los recursos, “aspecto que se está demandando como objetivo para el 2020 por la Unión Europea”. Según García algunas experiencias piloto han demostrado que  los hogares con soluciones de telemedida reducen su consumo medio cerca de un 10%.

Explica García que mientras la tendencia es hacer los servicios ya existentes, más inteligentes, “en Everis queremos darle la vuelta al concepto, generando nuevos servicios inteligentes, sin dejar de dotar de la inteligencia necesaria a los ya existentes”. “Como integradores valoramos la coordinación entre todos los actores que intervienen en el proceso,  bien como habilitadores –como puede ser nuestro caso, o  el de los operadores TICs o teleoperadores–, bien como tractores -fundamentalmente organismos públicos-, pues entendemos que de este modo seremos capaces de proponer nuevas iniciativas de interés para el mercado”.

Al respecto, el responsable de Everis señaló que las soluciones de telemedida abren la puerta a nuevos servicios y oportunidades de negocio, al disponer de más calidad y cantidad de información de consumo, “desde servicios de identificación temprana de fugas o sustracción de suministro –para minimizar el fraude o robo–, hasta una mayor flexibilidad al poder orientar la oferta comercial en función del modelo de consumo”.

En este sentido, García mencionó un ejemplo innovador relativo al sector de las aseguradoras “la propuesta de la empresa puede cambiar en función del estilo o modelo de conducción del cliente, si toda esa información está registrada”, matizó.

Coincidió asimismo Peral, quien detalló los logros del proyecto GAD (Gestión Activa de la Demanda) que ya en 2007 impulsó a escala nacional Iberdrola de la mano del ITE. “Gracias a las soluciones de telemedida y gestión activa tratamos de optimizar el consumo eléctrico, así como el uso de las infraestructuras eléctricas, mejorando la calidad de suministro y facilitando una mayor integración de las energías renovables”.

Para Peral, este tipo de soluciones puede ser el primer paso para evolucionar hacia la SmartGrid, la red inteligente capaz de alinear la generación con la demanda energética. “Se está mejorando la capacidad para determinar la demanda en un momento determinado, de modo que se pueda realizar un mejor ajuste entre generación y necesidades de consumo”. Otro de los ejemplos que destacó el técnico del ITE fueron los 100.000 contadores inteligentes instalados en las viviendas de la ciudad de Castellón.

OPORTUNIDADES

Otras oportunidades que resaltó Mario García en el entorno smart city están llegando o llegarán con soluciones a la gestión y optimización del tráfico, modelos de identificación de atascos y enrutamiento inteligente del tráfico, control de zonas de aparcamiento y guiado a las mismas, separación selectiva de los residuos (con el incremento en la eficiencia operativa para su recogida y posterior tratamiento…), anticipación de situaciones de riesgo y reducción de los costes operativos de seguridad (a través de la captura de imágenes por video vigilancia y la toma de decisiones en tiempo real), etc.

Es por ello, que el director de Inteligencia Estratégica y Competitiva del ITI insistió en la “madurez” y “funcionalidad” de las tecnologías para optimizar todos estos procesos y su mantenimiento. Como ejemplo destacó “hemos desarrollado plataformas software para la ciudad que permiten el análisis de datos de distintas fuentes, incluidas las fuentes abiertas (Open Data) para optimizar los recursos, bien sea mediante la optimización de rutas o el consumo de agua, y ofrecer mejores servicios al ciudadano”, resumió Daniel Sáez.

Daniel Sáez

Daniel Sáez

 Al respecto, otros retos apuntados fueron además de la seguridad y la normativa regulatoria, el problema de los costes, la capacidad de fabricar dispositivos o software sostenible, desde el punto de vista de los costes. “En este sentido, tecnologías y servicios Cloud, pueden resultar muy interesantes”, dijo Sáez.

Otras oportunidades vendrán de la mejora de las comunicaciones (4G) –“ya se habla de una nueva iniciativa Public–Private Partnership de 1.400 millones para el desarrollo de la nueva red 5G en Europa”–, el interfaz web, la realidad aumentada o el nuevo certificado de sostenibilidad para la rehabilitación de edificios y el vehículo eléctrico, entre otros.

En su impulso por la innovación, Ferri confirmó que el Ayuntamiento de Valencia “al completo” busca primar la I+D+i ahora también a través de la compra pública innovadora, “la mejor manera que se nos ocurre es valorar en los pliegos de condiciones técnicas u ofertas públicas aquellos aspectos que primen la innovación, cuantificándolos de una manera objetiva. Es decir, no solo tendremos en cuenta aspectos como el precio o la valoración técnica, sino también aquellas soluciones innovadoras que nos permitan mejorar los servicios que prestamos a los ciudadanos”, concretó Ramón Ferri.

En este sentido, destacó la importancia de lo que denominó “triple élice”, “tratando de tender puentes y trabajar en común Administraciones, investigación y empresas”. Como ejemplo menciona el Pacto Local de la Innovación y los intentos por celebrar en Valencia un hackathon: “defendemos una estrategia relacional, convencidos de que las ciudades deben hacer uso, cuanto más mejor, del entorno socioeconómico más cercano y en especial el de la innovación”, manifestó el técnico municipal.

En este sentido, el director de Inteligencia Estratégica y Competitiva del ITI explicó la labor tractora que realizan los centros tecnológicos desarrollando y colaborando en tecnologías avanzadas que apoyen los nuevos servicios que ofrece una ciudad inteligente; captando tendencias tecnológicas y de mercado a través de su participación en plataformas y observatorios tecnológicos; y contribuyendo “activamente” en las decisiones y en la definición de políticas y estrategias públicas, que posteriormente irán respaldadas con financiación (como su contribución en el RIS3 Estrategia de Especialización Inteligente en Investigación e Innovación, destinada a la focalización productivo-empresarial de la Comunidad Valenciana, en ámbitos potencialmente competitivos y generadores de desarrollo en el marco de un contexto global).

“Somos un punto de apoyo entre el desarrollo de las tecnologías necesarias y el soporte regulatorio y social”, continuó Patricio Peral, técnico del Departamento de Operaciones de ITE. “Es decir, no solo apoyamos las nuevas ideas que faciliten la implantación de conceptos de las smart cities, sino promovemos y facilitamos los cambios necesarios, tanto a nivel social como regulatorio, somos un compañero de viaje de Administraciones y empresas”, afirmó.

Suscríbete a nuestra newsletter