Royalties

Royalties: ¿Qué son y para qué se pueden utilizar en los negocios?

Una de las expresiones más importantes dentro del mundo de los negocios es la de los royalties. Seguramente alguna vez la has escuchado sin saber de qué se trata. Pues bien, con ella nos referimos al pago periódico que se le hace al propietario de un producto o derechos de autor, a cambio del cual, podremos explotar comercialmente este servicio en cuestión. En nuestro idioma, se le conoce como regalías y a continuación te explicamos todo sobre Royalties, que es, como funciona, sus tipos y más…

¿Qué son los royalties?

Lo primero que debemos saber sobre Royalties, es que es un término anglosajón que se traduce como regalías y se refiere a los pagos que hay que hacer, para tener la licencia de algún derecho o producto. Su uso es muy frecuente en desarrollos intelectuales y que le otorgan un beneficio al autor. Asimismo, se aplica en las patentes, donde el propietario permite la explotación comercial de un objeto. Todo esto se da en un entorno legal mediante un contrato en el que los involucrados acuerdan el monto y día exacto para realizar los pagos.

Los royalties pueden ser por una obra audiovisual, un invento, una canción o lo más común: una franquicia.  Algo importante, es que no solo se aplican a particulares, puesto que, hay empresas que deben pagar royalties al estado. Esto ocurre cuando una compañía explota comercialmente los recursos naturales del estado y a cambio, este exige un pago periódico. De allí, la importancia de entender este concepto que se aplica a múltiples modelos de negocios y que trae tanto beneficios como deberes.

Tipos de royalty

Los royalties se dividen en diferentes tipos que debes analizar bien antes de firmar un contrato. El primero de ellos, es el de los royalties fijos, que es un monto fijo acordado entre ambas partes y que debe pagarse en un momento determinado. No se aplica a un modelo de negocio en específico, ya que lo determina el propietario de los derechos. Esto se debe a que, existen proyectos en los que es más conveniente cobrar un monto fijo y otros en los que es más favorable cobrar según las ventas.

En el segundo caso, estamos hablando de los royalties variables. Aquí, el monto a pagar, representa un porcentaje de las ventas, así que depende de la cantidad que se venda. Por otro lado, también puede ocurrir lo mismo, pero con compras, el propietario se lleva una parte de las compras que se hicieron. Este es el más común en negocios como las franquicias, puesto que suelen tener un potencial económico bastante elevado. Por ende, al propietario le conviene más ganar sobre las ventas que hace el negocio.

Lo primero, es entender la naturaleza del negocio, para poder discutir los términos que beneficien a ambas partes. El tipo de royalties que se elija, puede afectar la rentabilidad del proyecto, así que tienes que tomarte el tiempo que sea necesario para escoger el ideal. Siempre, debes tomar en cuenta elementos como la zona geográfica del negocio, posibles competidores, penetración del mercado, etc. Hecho esto, podrás elegir el tipo de regalías que te asegure ganancias y que te permita pagar los derechos al propietario sin afectar tu rentabilidad.

¿Cómo funcionan?

No basta con saber el royalty que es, también es necesario saber cómo funciona. Las regalías están enmarcadas en un entorno legal que protege a ambas partes ante una posible infracción. En este caso, el propietario de una marca, producto o invento decide no seguir explotando su negocio y autoriza a un tercero a que lo haga. Pero, a cambio de esto, exige un pago periódico, puesto que sigue siendo el dueño de los derechos sobre el producto en sí.

Generalmente, los royalties provienen de empresas que han comprobado su modelo de negocios en el mercado con éxito durante un buen tiempo. Ya han pasado la parte más difícil de cualquier emprendimiento que son los primeros años de vida. Por esta razón, tiene sentido comprar una franquicia o derecho de explotación, porque se está comprando el modo de trabajo de esa marca. Dicho de otra manera, va mucho más allá de un simple servicio o producto a vender, ya que se está apostando al éxito del proyecto.

Tal es la importancia de los royalties que están siendo regulados por los diferentes marcos jurídicos de los países. Existen normativas que detallan cuáles son las condiciones, deberes y derechos de ambas partes para que no haya abuso de ninguno de los involucrados. Esto se ajustará al negocio en cuestión, debido a que no es lo mismo los royalties por una franquicia, que por la comercialización de una obra literaria. Aun así, queda en evidencia la importancia que tiene este concepto para la economía.

¿Para qué se utilizan los royalties?

Los royalties se usan para aumentar el potencial económico de un producto, servicio o proyecto. Generalmente, se aplican cuando el propietario del proyecto quiere dar un paso al costado en las operaciones diarias, pero desea seguir ganando dinero. Lo ideal, es buscar socios comerciales que estén dispuestos a explotar comercialmente el producto en una zona determinada a cambio de un pago. Esto les beneficia porque venderán una marca o un servicio reconocido sin tener que desarrollarlo desde cero.

Por ello, es que en la actualidad puedes ver diferentes productos y servicios que funcionan bajo este modelo. Los royalties por franquicias, son el ejemplo más común, pero también están los derechos intelectuales como libros, canciones, películas, documentales y mucho más. Además, varias marcas de consumo masivo ceden sus derechos a negocios minoristas como supermercados para que vendan sus productos bajo determinados parámetros. Todo esto demuestra la utilidad que tienen los royalties en el mundo empresarial, así que tú también puedes beneficiarte.

¿Dónde se contabilizan?

Los royalties se contabilizan de una manera muy específica, cuando son pagos por propiedad industrial, se tratarán como un alquiler, ya que en la práctica funcionan de esa manera. Por otro lado, los royalties provenientes de franquicias se pagarán de dos maneras en específico. Primero tenemos el canon periódico, que se agrega al asiento contable pertinente, mientras que el canon de entrada va a otra casilla. Por lo tanto, no se valora como un alquiler porque el pago es sobre la base de las ventas del negocio.

Como ves, los royalties tienen un papel indispensable en la economía actual. A pesar de que estos están muy ligados a las franquicias, la realidad es que estos pagos están involucrados en cientos de negocios del mundo entero. Miles de marcas lo utilizan como una forma de expandirse a nuevos territorios sin asumir tantos gastos. El mercado te ofrece muchas posibilidades que puedes analizar. Investiga bien para que participes de este concepto que está atrayendo a muchos empresarios de todas partes.

Randstad-Verano-300
Randstad-Verano-300
warmia-Mazury-Polska
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.