La inversión en renta fija es más segura que las demás

Qué es la inversión en renta fija y qué ventajas supone para un inversor

La renta fija es un tipo de inversión que se centra en la conservación del capital y los ingresos. Esta inversión está representada en títulos valores como bonos de gobiernos, bonos de grandes corporaciones, certificados de depósito y fondos del mercado monetario. Además, tiene como característica que ofrece al inversor un flujo constante de renta, con menos riesgo que las acciones. Cuando compras o inviertes en acciones, estás comprando una participación en una empresa. Pero, cuando compras valores de renta fija, estás prestando dinero al emisor.

Con la amplia gama de valores de renta fija disponibles, es fundamental que como inversor encuentres los valores que satisfagan tus deseos y necesidades de inversión. Eso significa que, si quieres un alto nivel de seguridad para tu inversión, debes elegir valores con una alta calificación crediticia. Sin embargo, recibes una tasa de interés comparativamente más baja. Por otro lado, en el caso de valores de renta fija con una calificación crediticia más baja, existe la opción de recibir una tasa de interés alta, con un riesgo de inversión más alto.

¿Qué es la inversión en renta fija?

Es aquella en la cual el inversor adquiere un título de renta fija. Es decir, es un título de deuda emitido por una agencia gubernamental, corporación u otra entidad con el fin de financiar y desarrollar su negocio. La compra de cualquier producto de este tipo equivale a un préstamo del inversor, al emisor del instrumento. Este tipo de valores ofrecen a los inversores una rentabilidad en forma de pagos periódicos fijos. El capital también se puede reembolsar al vencimiento.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Las inversiones en renta fija se están convirtiendo cada vez más en el centro de atención de los inversores monetarios. El objetivo es que el dinero se incremente con varios tipos de inversiones. Por supuesto, la seguridad es un aspecto fundamental. Pero aquellos que desean inversiones seguras, deben tener claro que normalmente, solo obtendrán rendimientos bajos. Estas inversiones te ofrecen la seguridad y la certeza de saber desde el primer día qué cantidad recibirás al final del plazo contratado.

En general, las inversiones de renta fija ofrecen exactamente lo que prometen. Los valores de renta fija pueden ser una parte importante de una cartera bien diversificada. Para muchos inversores, las inversiones de renta fija son una forma segura y de bajo riesgo de generar ingresos estables. Cuando se mantienen hasta el vencimiento, los valores proporcionan un rendimiento garantizado sobre el capital invertido en forma de pagos predeterminados. Las inversiones en renta fija ofrecen mayor estabilidad que la participación en acciones.

¿Qué ventajas presenta la inversión en renta fija?

Entre las ventajas que posee la inversión en renta fija podemos mencionar:

Es un sistema de inversión confiable:

Los valores de renta fija son inversiones a plazo fijo que te generan intereses de forma regular. Estos pueden ser bonos u obligaciones, entre otros. El monto del interés lo determina de antemano el emisor del valor. Al final del plazo, recibirás tu capital al valor nominal. Además, conoces el interés que vas a recibir en el plazo de tiempo establecido. Así sabes siempre lo que viene. Puedes planificar bien tus inversiones y la acumulación de tu patrimonio.

Permite personalizar la inversión y recuperar el dinero rápidamente de ser necesario

Con la inversión en renta fija puedes elegir entre valores con diferentes vencimientos y diferentes denominaciones. Desde unos meses hasta años. Tú decides lo que mejor se adapta a tu planificación patrimonial. Además, si necesitas acceder a su capital antes de que finalice el plazo, también puedes hacerlo: vendes tus valores nuevamente al precio de mercado actual. Así que siempre contarás con fluidez de ser necesario.

Proporcionan ingresos fijos y constantes:

Los títulos de inversión con renta fija pueden pagar intereses de forma mensual, trimestral, semestral e incluso anualmente. Estos pagos te brindan ingresos regulares y predecibles. Este flujo de ingresos regular también puede ayudar a reducir la volatilidad de los rendimientos de tu cartera y puede ser una fuente de liquidez para gastos que no sean de inversión. Además, si eliges un emisor de bonos confiable y calificado tu inversión es bastante segura.

¿Corremos algún riesgo invirtiendo en renta fija?

Aunque la inversión en renta fija es considerada un tipo de inversión seguro, no podemos olvidar que toda inversión posee riesgos asociados a la misma. Cuando inviertes en este tipo de valores siempre existe la posibilidad de que el emisor del valor no pueda devolver el monto del capital más los intereses correspondientes. También puede ocurrir que se atrase en los pagos de la renta establecida. Al invertir en valores de renta fija toma en consideración su clasificación de riesgo: cuanto mayor es el riesgo, más baratos son.

Además, dado que la mayoría de los valores se pueden comprar y vender durante toda su vida, existe la posibilidad de que los cambios en la tasa de interés afecten el valor del instrumento. También existe la posibilidad de que la inflación borre los rendimientos de tu inversión o bono. Si eso sucede, tu dinero ha perdido su poder adquisitivo, incluso si el bono genera ganancias. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la inflación al realizar la inversión en renta fija.

¿Se debe invertir todo de en renta fija?

Decidir si inviertes todo tu capital en renta fija depende principalmente de tu perfil como inversor. Si quieres incursionar de lleno en el mercado de valores y tener un gran futuro como inversor, es más probable que lo logres a través de participaciones en acciones, con una rentabilidad variable. Si por el contrario quieres mantener tu capital y tener una fuente de ingresos segura y confiable invierte en instrumentos de renta fija.

Los valores de renta fija son una herramienta importante para estabilizar la volatilidad general de la cartera, preservar el capital, controlar el riesgo y generar ingresos. Las inversiones de este tipo deben considerarse como una cartera dentro de una cartera, que requiere la misma construcción cuidadosa que un plan de inversión general. Las diferentes clases de inversiones que realices no solo logran diferentes objetivos, sino que se adaptan a los diferentes intereses que tengas y las dinámicas del mercado.

¿Es más adecuada que la inversión pasiva? Diferencias

La inversión pasiva no implica la inversión en valores individuales o acciones en empresas que cotizan en bolsa o en fondos administrados activamente por administradores de fondos. Las inversiones se realizan en los denominados ETF (fondos cotizados en bolsa) y principalmente en fondos indexados gestionados de forma pasiva. Se especula sobre el crecimiento a largo plazo de los índices. La inversión pasiva es interesante para todos aquellos que persiguen una estrategia de inversión a largo plazo y evitan riesgos elevados.

La inversión en renta fija, aunque también es una inversión segura y, en muchos casos a largo plazo, sí implica la inversión de valores individuales, como bonos, que ofrecen un rendimiento fijo y constante. El inversor sabe desde el momento de adquirir el título cuánto va a ganar, a diferencia de la inversión pasiva, que por lo general tiene una rentabilidad variable. La inversión más adecuada para ti depende de tus expectativas como inversor y el tiempo en el que quieras invertir tu dinero.

Ejemplos de inversión en renta fija

Como lo mencionamos la renta fija son títulos valores que emiten los gobiernos, empresas o corporaciones con la finalidad de obtener dinero para la financiación de sus proyectos. A cambio estos emisores garantizan un interés fijo, en un tiempo determinado para quien lo adquiera. Estos instrumentos pueden ser públicos o privados. Los instrumentos de renta fija pública son los emitidos por Estados, Comunidades Autónomas y demás Administraciones u organismos públicos. Ejemplo de estos instrumentos son letras del Tesoro, Bonos y Obligaciones de Estado.

La renta fija privada se refiere a aquellos instrumentos financieros que son emitidos por corporaciones o empresas que requieren de financiación para la realización de sus proyectos, o necesitan ampliar su capital. Estos instrumentos cotizan en el mercado AIAF, y son supervisados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Ejemplos de esta son los pagarés de empresa, bonos y obligaciones de empresas privadas, obligaciones subordinadas, titulaciones hipotecarias, cédulas hipotecarias y cédulas territoriales.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.