empresas sostenibles
Gedesco

20 años de financiación e innovación

Empresas sostenibles, organizaciones más resilientes

La crisis sanitaria y económica que fue ocasionada por el COVID-19 ha creado un terremoto entre el tejido empresarial globalmente hablando. Las empresas han tenido que enfrentarse, de manera imprevista y radical a la constatación de dos lecciones que se han repetido reiteradas veces. La primera es que la economía dependa directamente de las personas. Por otra parte, la segunda, es que aquellas empresas que ya se guiaban por política construidos con criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) y no sólo financieros, han tenido mucha más resiliencia frente a situaciones adversas. A continuación, analizaremos todo lo relacionado a las empresas sostenibles y a su implementación en la era actual que estamos viviendo.

Empresas sostenibles

En las últimas décadas, se ha evidenciado que necesitamos rápidamente un nuevo modelo económico que nos garantice un equilibrio más justo. Esto, enfocándonos en el nivel social. Cabe destacar que, a estas alturas de nuestra existencia, dicho modelo debe tener un impacto limitado sobre el medioambiente. Con la vista puesta en esa meta, la sostenibilidad empresarial se está convirtiendo en una prioridad en distintos planes de negocio de pequeñas y grandes empresas.

¿Qué es la sostenibilidad empresarial?

El significado de sostenibilidad empresarial hace referencia a aquellas empresas que desarrollar un calor social, económico y medioambiental. Tanto a mediano como a largo plazo, con el objetivo de contribuir al bienestar de las comunidades donde se dedican a operar. También, por otro lado, a las generaciones futuras. Las compañías con un desarrollo sostenible no buscan desesperadamente la exclusividad, sino que se enfocan en proteger el medioambiente. Al mismo tiempo que realizan un reparto mucho más equitativo de los recursos y las ganancias que obtienen.

Dentro de un mercado en donde los consumidores valoran cada vez más las prácticas y el compromiso de las empresas, las marcas con un desarrollo sostenible obtienen una ventaja competitiva. Poseer una estrategia definida de sostenibilidad en la empresa, también optimiza la imagen de marca. Por otro lado, les ayuda a atraer a más inversores y a largo plazo incrementa la productividad. Esto último, debido a que genera un mayor compromiso de los trabajadores y disminuye los costos con medidas de reutilización y ahorro.

Estrategias de sostenibilidad de una empresa

  • Implementar la economía circular. Este modelo de desarrollo propone disminuir la entrada de componentes. Al mismo tiempo que se reutilizan los que ya se encuentran dentro del mercado para así lograr consumir menos recursos naturales y generar menos niveles de residuos.
  • Apuntar hacia un comercio justo. Las empresas sostenibles también se preocupan por el desarrollo y el bienestar de las comunidades donde trabajan. Bien sea pagando salarios justos u optimizando de forma directa sus condiciones de vida. Un claro ejemplo de esto sucedió con Starbucks, cuando se comprometió a abastecerse de café de forma transparente y ética en el año 2008. Actualmente, aseguran que todo su café proviene del comercio justo, la cual es una práctica acreditada por terceros.

Principios que ayudan a las empresas a alcanzar la sostenibilidad y resiliencia

  1. Una manera de asegurar la resiliencia de la empresa es apostar por la diversidad de recursos e ideas en el diseño de las estrategias. Es conveniente evitar las soluciones basadas en una mismo vía frente a los desafíos y peligros que salgan en el camino. Involucrar a todos los agentes vinculados en la búsqueda de soluciones frente a dichos retos. Además de fomentar el diálogo entre distintos grupos de interés, puede ser una excelente manera de asegurar que la diversidad sea efectiva.
  2. Disponibilidad de recursos. El confinamiento y las medidas para detener la propagación del COVID-19, subrayaron la necesidad de poseer recursos abundantes para situaciones de emergencia. Por mencionar un ejemplo, muchos sistemas sanitarios descubrieron muy tarde que no estaban listos para una situación de emergencia de tal tamaño y peligrosidad. Una lección que debemos aprender de la gestión de dicho virus, es que debemos asegurar que cada organización posea los recursos suficientes para la viabilidad de su negocio en situaciones de crisis. Sobre todo, debemos enfocarnos en todo lo relacionado a la cadena de suministros.
  3. Desarrollo y aprendizaje constante. La gestión empresarial debía desarrollarse y responder de un modo dinámico a los desafíos en un contexto previo a la pandemia. De esta forma, intentaban integrar los conocimientos y oportunidades a que se abrieran paso después de la crisis sanitaria. Esto, por ejemplo, puede significar optar por una gestión totalmente descentralizada. La cual dote a los departamentos de un mayor iniciativa y autonomía.
  4. Previsión. A nivel de gestión, en cuanto a prudencia, es recomendable tener en consideración los peores escenarios posibles. Esto, al momento de determinar la propia estrategia. Realmente es de suponer que muchas compañías hayan hecho este ejercicio durante la situación de emergencia que vivimos y que aún atravesamos.

Empresas sostenibles, organizaciones más resilientes

Existe algo que ha logrado caracterizar en los últimos años al tejido empresarial en general. Se trata de su capacidad de reacción y actuación. Básicamente son innumerables los ejemplos de empresas que han redireccionado su producción, también han creado acciones con impacto social para evidenciar su compromiso ante los eventos globales. Los riesgos de geosalud han llegado para establecerse en nuestra toma de decisiones. Al mismo tiempo que abren oportunidades de nuevos desarrollos de resoluciones innovadoras y eventos transformadores. Todo, en línea con enormes movimientos que se generan en otras áreas como la movilidad sostenible, la energía renovable, la descarbonización, entre otros.

En los últimos años, las grandes empresas le han exigido políticas de sostenibilidad a sus sociedades participadas y proveedores. Aumentan los estudios que avalan la preferencia de los consumidores por empresas que operan bajo criterios sostenibles y responsables. Bajo este mismo sentido, las empresas sostenibles están teniendo una mayor mano dura en cuanto a sus requerimientos. Son muchos los empresarios quienes se deciden por enfocar sus organizaciones hacia este modelo de negocios y a aplicar todas las metodologías relacionadas al mismo.