BigBuy empresa más feliz proveedor global de ecommerce dropshipper

La empresa que busca ser la «más feliz» y el mejor proveedor global de ecommerce

¿A qué se dedica BigBuy? ¿Cómo han conseguido convertirse en tan solo diez años en una empresa integrada por más de 350 profesionales y facturar cerca de 110M€? ¿Qué papel juegan las personas a la hora de conseguir estas cifras? ¿Por qué se han propuesto convertirse en la empresa más feliz del mundo para trabajar?

Hablamos con Sergio Soria, que ha incorporado a la organización un modelo revolucionario para guiar a las personas, dejando atrás estructuras «jerárquicas» y liderazgos de «dinosaurio».

– ¿Qué es BigBuy?

BigBuy es una empresa de capital 100% valenciano que surge en 2012, y que en solo diez años se ha convertido en un player clave en el ecommerce europeo. Nuestro objetivo es impulsar las ventas online de negocios de todo tipo: marcas, fabricantes, dropshippers… Y todo lo hacemos con un servicio que aúna tecnología, producto, logística y operaciones.

Contamos con más de 30.000 m2 de almacén propio y más de 200.000 referencias a la venta en nuestra plataforma. Además, disponemos de acuerdos con los principales operadores logísticos en el ámbito internacional.

Pero, lo que nos hace realmente potentes es nuestra tecnología: que permite a nuestros clientes vender en más de 200 canales online, en distintos países europeos, con un solo clic. Marketplaces como Amazon, eBay, PcComponentes o Leroy Merlin, pero también plataformas ecommerce como Shopify.

Estoy seguro de que aquellos que estén metidos en la industria del ecommerce sabrán la complejidad que esto supone. El valor y el ahorro de tiempo que aportamos a nuestros clientes es enorme. Somos, además, los únicos en ofrecer este servicio todo en uno en el ámbito internacional. Para vender online, no existe una solución mejor que nosotros.

– Llevas más de medio año en la compañía. ¿Por qué decidiste incorporarte a BigBuy?

Por varias razones. Por un lado, me atrajo el modelo de negocio: Salvador Esteve y Víctor Amarnani han creado una empresa que navega en un océano azul sin apenas competencia. No existe un proveedor global de ecommerce igual y la proyección del negocio es espectacular.

No todos los perfiles valemos para todo

Por otro lado, por la apuesta firme por las personas. Muchas empresas llenan su perfil en redes sociales hablando de lo importante que es su equipo humano y el talento, pero los hechos no casan con las palabras. Como ejemplo tienes a todas aquellas compañías que a estas alturas no tienen una Dirección específica sobre esta cuestión. Allá donde son importantes las personas, el Comité de Dirección tiene un profesional de Personas.

Y, por último, pero no menos importante, por el encaje de valores y competencias profesional. Ni todas las empresas son iguales ni todos los perfiles profesionales valemos para todo. Debe existir un ajuste entre la necesidad y el momento en que se encuentra la organización y el valor que podemos aportar los candidatos. BigBuy quiere una organización con buenas personas, dinámicas, rápidas en la toma de decisiones, que busquen soluciones creativas sin miedo a asumir riesgos y con el objetivo de revolucionar un sector… y eso también va conmigo. ¡Cómo para decir que no!

– ¿Cómo fueron los primeros pasos de BigBuy?

La compañía comenzó como un ecommerce de venta de regalos orientado al consumidor final.

Víctor tenía un negocio de importación de China que vendía a través de un modelo B2C y Salva estaba desarrollando una plataforma online. Se conocieron por el camino, se pusieron en contacto, se entendieron a la primera y decidieron comenzar con el catálogo de uno y con el conocimiento tecnológico del otro a crear una web de regalos orientada al cliente final.

El negocio comienza a virar hacia un B2B para adaptarse a las necesidades de los clientes y se incrementa el número de productos.

Progresivamente, fueron ampliando todo el catálogo de producto al mismo tiempo que iban desarrollando la tecnología necesaria para conectarse con las diferentes plataformas, e-commerce o tecnologías de venta online.

En estos momentos, no existe ningún proveedor con una oferta integral como la de BigBuy: un catálogo de producto enorme, servicios logísticos, tecnología ecommerce… Todo ello enfocado a facilitar las ventas en distintos países y en más de 200 canales online.

Para conseguir esta propuesta de valor, Víctor y Salva están pulsando al mercado continuamente y cuentan con una metodología y un equipo que toma decisiones rápidamente.

– Entonces, ¿cómo resumirías vuestra propuesta de valor?

Somos el socio perfecto para el comercio electrónico. Ofrecemos todas las soluciones al cliente para que pueda vender lo que quiera online.

Se trata de un negocio muy comple­jo. Hay proveedores que ofrecen servicio dropshipping y otros que tienen herramientas para vender en distintos canales online, como puede ser Amazon. Nosotros somos los únicos que lo ofrecemos todo.

¿Qué quieres? Te lo solucionamos

Cada cliente puede recurrir a BigBuy para lo que necesite. ¿Está buscando productos para vender online? Tenemos más de 200.000. ¿No domina la gestión de los envíos y las devoluciones de su ecommerce? Nosotros nos encargamos. ¿No sabe cómo publicar todo su catálogo en Amazon? Lo solucionamos. Y podría seguir. Se trata de un servicio integral.

– ¿Dónde está el producto? ¿En vuestras instalaciones o en casa del cliente?

El cliente puede tener el producto en su propio almacén o en nuestras instalaciones.

– Para ofrecer todos estos servicios, ¿contáis con vuestra propia tecnología?

Exactamente, ahí es donde reside nuestro valor diferencial. Contamos con un equipo formado por más de 50 profesionales desarrolladores de IT que se encargan de conseguir que toda nuestra plataforma multicanal se integre.

– ¿Cuántas empresas están bajo el paraguas de BigBuy Group?

Conforme ha ido creciendo el negocio se han ido creando diferentes spin-offs para dar una cobertura global a nuestros clientes. De todas ellas, destacamos tres.

Por un lado está BigTranslation, una plataforma que pone en contacto a traductores y clientes. Nosotros hemos desarrollado la tecnología de intermediación para que el cliente pueda tener a un precio económico una traducción hecha por profesionales nativos, real y adaptada al país de destino.

Por su parte, InnovaGoods, nuestra propia marca de productos, que nace en 2017 y que ha crecido de manera exponencial. La vendemos tanto mediante modelo B2B como B2C.

Y por último está BigBuy, la solución online todo en uno.

Democratizar la venta online

– ¿Cuál es el perfil de los clientes?

Desde proveedores que complementen nuestro catálogo hasta empresas que quieran realizar la venta de sus productos directamente online. No nos preocupa el perfil de la empresa, nuestro modelo de negocio democratiza el acceso a todos los mercados de venta online que, a día de hoy, solo pueden tener las grandes multinacionales.

Por un lado, facilitamos el acceso a la venta online a emprendedores y pymes. «Democratizamos» la venta online. Y, por otro lado, damos a las gran­des empresas una solución todo en uno para complementar o desarro­llar su estrategia de venta en distintos canales online.

Nuestro valor añadido está en la intermediación tecnológica y, de esta forma, el cliente no se está enfrentando a un mercado que desconoce por completo.

Rentables desde el primer día

– ¿Qué previsiones tenéis para 2023?

Somos una empresa que ha crecido solo con recursos propios, los beneficios obtenidos se reinvierten para seguir creciendo. Así como ha habido mucha startup que ha dependido de rondas de financiación buscando una futura rentabilidad, BigBuy ha sido rentable desde el primer día.

Salva y Víctor lo tienen claro, van a por todas. No se conforman con llevar a cabo un crecimiento pausado. De hecho, en 2021 facturamos cerca de 90M€ y cerraremos 2022 en torno a los 110M€. Se trata de un crecimiento del 20% de un año a otro, teniendo en cuenta que el 95 % de dicha facturación se produce en el ámbito internacional.

Continuaremos reinvirtiendo en tecnología, sobre todo aquella que nos permita seguir escuchando al mercado para ver qué está demandando en el ámbito del ecommerce.

Empleo a la vista

Nuestro equipo humano supera ya las 350 personas y más de 50 de ellas se han incorporado este año a diferentes departamentos. Antes de finalizar el año, esperamos que se sumen a nuestro proyecto 15 personas más.

En estos momentos, tenemos abiertos procesos de selección para las áreas de ventas y tecnología en nuestra plataforma de empleo y de Linkedin.

– ¿Cómo detectáis la falta de personal?

A través de métricas que nos aseguran que nuestro crecimiento va a ser sostenible. Es necesario hilar fino. Por ello, debe existir un retorno de la inversión (ROI). Por ejemplo, si hacemos una inversión en desarrollo de tecnología para marketplaces y nos cuesta “x” euros, debemos calcular las ventas que tenemos que llevar a cabo para amortizar todas esas contrataciones y seguir creciendo. Es necesario obtener un retorno económico, porque si no, la empresa no es sostenible.

Tiendas físicas

– Has comentado que bajo el paraguas de BigBuy Group están tres spin-offs. ¿Tenéis previsto crear nuevas empresas?

BigTranslation tiene una importante proyección y en InnovaGoods estamos valorando la posibilidad de abrir tiendas físicas. Ambas tienen gran capacidad de crecimiento, pero necesitamos foco a la hora de desarrollar nuevas líneas de negocio, ya que crecemos a la velocidad que los beneficios nos lo permiten.

¿Fondos de inversión o salida a bolsa?

Por otra parte, el mercado no está ciego y hay fondos interesados en formar parte de la compañía. Somos una empresa de capital 100% valenciano y dar la entrada a capital externo, bien sea a través de un fondo, bien sea saliendo a bolsa u otras opciones que puedan surgir, nos permitiría crecer más rápidamente.

– ¿Qué cualidades debería reunir ese partner?

Por un lado, comulgar con el modelo de negocio y por otro, nos puede interesar tanto un fondo tradicional que aporte capital para que nosotros podamos seguir desarrollando la estrategia o, un partner internacional que nos permita acelerar y abrir las puertas a otros modelos de negocio donde existan sinergias o dar el salto a otros mercados a través de los contactos que puedan generar esas empresas.

El partner en cuestión no tendría nunca el control de la compañía, solo sería una pequeña parte.

Nuestro objetivo es convertinos en una gran empresa y que Salva y Víctor sigan liderándola. No queremos hacerla crecer para que luego se la quede otro.

De todas formas, nuestro problema radica en simplificar nuestra propuesta de valor porque lo ofrecemos prácticamente todo. Por eso, según los intereses de cada cliente, lo redirigimos a una serie de profesionales que lo acompañan y lo guían hacia la solución perfecta. En función del tipo de empresa que sea, sus necesidades van a ser muy diferentes y nosotros ofrecemos un abanico muy amplio de posibilidades.

Acompañar al cliente

– ¿Yo, fabricante de zapatos contaría entonces con una persona que me acompañaría en todo el proceso?

Sí, contarías con una persona que te acompañaría para que eligieras qué tipo de relación quieres mantener con BigBuy. Otras te ayudarían a realizar las primeras ventas y, en función de la potencialidad de tu negocio y tus ventas contarías con diferentes figuras ejecutivas para potenciar ese negocio online.

– Con lo cual, vosotros vais asignando a cada uno de los clientes a diferentes profesionales.

Efectivamente, contamos con dos figuras: el Key Account Manager (KAM) y el Strategic Account Management (SAM).

A noso­tros nos interesa tanto que nuestros clientes vendan sus propios productos apoyándose en nuestra tecnología y servicios, como que compren artículos al por mayor a BigBuy y los revendan para generar un margen.

– En qué mercados estáis presentes actualmente?

De momento, Europa. Estamos valorando saltar a otros continentes. Asia, África o América no los conocemos pero quizá, de la mano de un partner que pudiera estar integrado en dichos mercados nos facilitaría las cosas.

– Además de la búsqueda de un nuevo partner, ¿qué otros planes tenéis para el futuro?

Tenemos grandes posibilidades de crecimiento de la mano del Direct to Consumer (D2C), un modelo de venta en el que fabricantes o marcas venden el producto directamente al consumidor final. Prescinden de intermediarios y recurren a su propia tienda online, a plataformas como Amazon o a puntos de venta físicos.

Nosotros ofrecemos toda la tecnología, logística, dropshipping, servicios de fulfillment, la posibilidad de almacenar el producto… y el acceso para vender en todas las plataformas europeas y en todos los idiomas. Una empresa por sí sola necesitaría contratar a un equipo para realizar todo ese trabajo o decantarse por BigBuy.

Trabajadores felices

– ¿Cómo conseguís ser la empresa más feliz del mundo?

El objetivo no es ser la empresa más feliz del mundo porque seríamos una ONG y no una empresa, cuyos objetivos son la supervivencia, la generación de empleo y la creación de riqueza en el territorio.

Creemos que estar contento en el trabajo incrementa la productividad, porque la gente da lo mejor de sí misma. Con lo cual, la felicidad es el mejor camino para obtener beneficios que repercuten en los accionistas, pero sobre todo en los empleados.

Una persona da mucho más cuando es feliz que cuando está enfadada con el mundo entero. Por ello, queremos atraer a los mejores profesionales y para conseguirlo tenemos que ofrecerles un sistema organizativo y una cultura de empresa en la que se puedan desarrollar y que esté alineada con la dirección a la que nosotros nos dirigimos.

Al final, la felicidad se consigue gracias a un conjunto de variables. Por un lado, la conciliación, para que la gente sea feliz debe mantener un equilibrio con su vida personal –posibilidad de agrupar la jornada para librar lunes o viernes y flexibilidad tanto en la hora de entrada como en la de salida, seguro médico…–.

Buenas personas

Otra clave para ser una empresa feliz reside en que esta esté integrada por buenas personas, ya que al contrario hacen daño a la compañía.

Otras tres piezas clave son: la autonomía, el reto y el aprendizaje. La autonomía es crucial para tomar decisiones, sabiendo siempre que está respaldado por su responsable y que se pueden cometer errores. En cuanto a reto, el empleado tiene que saber que está construyendo una catedral y no está picando piedra. Y por último, el aprendizaje; nos preocupamos que siga formándose.

En definitiva, si el trabajador tiene buenos responsables y compañeros y mejores condiciones laborales y además puede aprender; tiene el reto de construir algo grande y autonomía para tomar decisiones, será feliz. Por otra parte, trabajamos mucho la agilidad para adaptarnos rápidamente a las necesidades del mercado.

Adiós al modelo de organización tradicional

También soy muy crítico con los modelos de organización tradicionales. Necesitamos evolucionar a estructuras más planas y equipos transversales que trabajen por proyectos con el cliente, y que permitan gestionar las personas y el trabajo en modalidades híbridas o remotas en el ámbito internacional. Y para conseguirlo es obligatorio un cambio cultural y de mentalidad. ¿Y quién mejor que las Direcciones de Personas para lidiar con este reto? Me gustaría ver a más Direcciones de Personas empapándose en el agilismo, formándose y aprendiendo: dispuestas a generar el cambio.

Las nuevas generaciones vienen apretando fuerte con estas metodologías y quien esté acomodado corre el riesgo de convertirse en un dinosaurio.

Por otra parte, nuestras instalaciones también promueven esa felicidad del trabajador de la que hablamos. Disponemos de una zona de ocio y cocina propia que va asociada a una app y un fisioterapeuta porque ¡todo ayuda!

– ¿Cuál es la media de edad en la compañía?

La media de edad es de 33 años. Tenemos trabajadores de 15 culturas diferentes. Trabajamos con toda Europa y tanto los profesionales del servicio de atención al cliente como aquellos que tienen como función apoyar y potenciar las ventas deben ser del país de origen, multiculturales.

En estos momentos, todos ellos están en estas instalaciones de Moncada. Otro reto que tenemos por delante es contar con trabajadores en los distintos países donde tenemos negocio. Para conseguirlo, debemos darle una vuelta al modelo de organización para pasar al 100% en teletrabajo en otras áreas que no sean IT. Actualmente disponemos de un modelo híbrido. Sin embargo, en el momento en que demos un salto a otro continente, el modelo de organización deberá virar para que se pueda trabajar al 100% en remoto.

– ¿Qué os exige estar en otros mercados diferentes a Europa en los ámbitos de recursos, tecnología…?

Una gran pregunta. Más tarde o más temprano abarcaremos otros continentes y lo primero que deberemos definir es cómo lo vamos a hacer: si nos asociamos con una empresa local, si supervisamos desde España…

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.