PIB inflación

La empresa tiene razón: no ha trasladado todos los costes al precio, según BBVA

El responsable de Análisis Económico de BBVA Research, el valenciano Rafael Doménech ha confirmado durante la presentación del último informe ‘Situación Comunitat Valenciana’, lo que empresa y patronal llevan meses exponiendo a voces: «se están deteriorando nuestros márgenes y se pone en juego nuestra viabilidad porque no estamos repercutiendo todos los costes».

Y es que según el economista del centro de estudios del BBVA, los bienes y servicios producidos internamente se han visto afectados fundamentalmente por la inflación importada; pero de momento «no se está alimentando internamente esa inflación», es un riesgo contenido.

Según Doménech al comparar la evolución del IPC (que recordemos ha llegado a superar el 10%) con el deflactor del PIB –que pondera todos los bienes y servicios producidos en el país– no se observa el mismo crecimiento: «No hemos visto un aumento a las mismas tasas en el deflactor del PIB», ha expresado.

«Cualquier bien de consumo refleja, por una parte, costes de insumos (materias primas, energía y combustible…), pero también costes salariales y costes del capital productivo invertido en la compañía que fabrica dicho bien», ha descrito Doménech. Pues bien, lo observado por BBVA Research es que los precios están reflejando fundamentalmente el aumento de los insumos, pero «el aumento de precios debido al valor añadido que nuestras empresas y trabajadores aportan a esos bienes de consumo se mantienen a tasas de crecimiento interanual del orden del 3%, muy lejos de los niveles a los que está creciendo el IPC».

Por ello, se habla de momento de un problema de inflación importada; «internamente hasta ahora no estamos generando esa inflación. Es decir, existen efectos de primera ronda, porque si los insumos como la energía cuestan más, hay una parte que se tiene que trasladar al precio final; pero no porque se esté retroalimentando la subida a través de una espiral de precios, salarios y márgenes que daría lugar a efectos de segunda ronda, que es un riesgo a evitar», ha explicado el analista.

Debido a la inflación, BBVA Research calcula que España en su conjunto se ha empobrecido con respecto al resto del mundo aproximadamente un 4% del PIB, «porque tenemos que pagar más por muchas materias primas; pero no estamos alimentando internamente esa inflación», ha recalcado.

BBVA rebaja las expectativas de crecimiento de la Comunidad Valenciana en 2023

Asimismo Rafa Doménech que durante la presentación del informe ha estado acompañado por David Conde, director de la Territorial Este de BBVA y Carlos Rodríguez, director regional de Banca de Empresas y Corporaciones, ha actualizado las previsiones de crecimiento para la Comunitat Valenciana.

Este año, el servicios de estudio prevé que el PIB valenciano crezca un 4,3%, medio punto porcentual más de lo esperado hace unos meses. Sin embargo, para el próximo año, prevé que el crecimiento sea menor y lo rebaja del 1,8% al 0,7%.

De cumplirse estas previsiones, la Comunitat crearía, en promedio, unos 87.000 nuevos empleos anuales entre 2021 y 2023, lo que situaría la tasa de paro en un 13,9%.

Además, según ha destacado el economista «la Comunitat Valenciana alcanzará niveles de actividad económica previos a la pandemia en 2023, antes que el conjunto de España, que lo hará en 2024».

¿A qué se debe?

Las fortalezas en este 2022, han venido porque la recuperación del empleo en el primer semestre de 2022 volvió a ser más dinámica en la Comunitat que en el conjunto de España. De hecho los niveles de afiliación a la Seguridad Social están en la Comunitat casi un 7% por encima de los niveles previos a la pandemia.

Licitaciones y turismo

Tampoco se observan desequilibrios en el sector de la vivienda, ni en términos de activos ni de precio. El mayor dinamismo está en la licitación de obra pública; si comparamos los niveles de licitación acumulados entre enero y septiembre de 2022 con el mismo periodo de 2019, este año el volumen es cuatro veces y medio superior al que teníamos antes de la pandemia; y casi el doble que en el resto de España, en gran parte por la puesta en marcha de los Planes de Recuperación, Transformación y Resiliencia, según Doménech.

Por otro lado, la demanda externa contribuirá de forma negativa al crecimiento del próximo año (por el debilitamiento de la economía europea); pero de momento no se observa en las exportaciones de bienes, que siguen tirando con fuerza.

El turismo también se ha mantenido fuerte pero se prevé que no sea así el próximo año, como consecuencia de la desaceleración de la demanda europea. «De momento, hasta agosto, con un volumen inferior de pernoctaciones estamos obteniendo más de un 50% de gasto nominal superior al nivel de 2019».

Alerta sin embargo de la falta de mano de obra cualificada, sobre todo en sectores relacionados con las nuevas tecnologías, científicos de datos o con la tecnología de la comunicación e información, pero también en el transporte o la hostelería, ha señalado Doménech.

Fundacion Vicente Ferrer Navidad
GVA Expo disseny i Territori

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.