Dalima

Dalima, la empresa que vuelve accesibles las viviendas de lujo

Todo el mundo sueña con poseer una segunda residencia en una localización idílica. Para muchos esto es, sin embargo, algo inalcanzable; al menos hasta ahora. Dalima es una empresa que ha nacido al auge de los modelos de negocio que acercan el lujo a un mayor número de clientes y que hacen accesibles productos o servicios que estaban, hasta ahora, sólo al alcance de unos pocos. Y lo consiguen ofreciendo la posibilidad de acceder a segundas residencias de lujo por una fracción de su precio.

Lo que han hecho en Dalima es dividir cada casa en 8 participaciones, de forma que cada una de ellas da derecho a disfrutar de la casa durante 45 días al año. Un mismo comprador puede adquirir hasta un máximo de 4 participaciones (que darían derecho a seis meses al año) y las normas para participar están reguladas por el prestigioso despacho de abogados Garrigues.

Rubén López (izquierda) y Galder Kabiketa (derecha), cofundadores de Dalima.

Galder Kabiketa, empresario y cofundador de Dalima, nos explica los pormenores de un modelo de consumo que cada vez gana más partidarios:

Lujo accesible

-¿Cómo definiríais lo que es el lujo accesible?

En nuestro caso es dar la posibilidad a los compradores de acceder a una segunda residencia, que, por el precio de un alquiler, esa vivienda sea de lujo. Por ejemplo, una villa en la que tengas tu parcela propia o tu piscina privada.

En realidad esto es algo que no hemos inventado nosotros. Esto se ha hecho toda la vida, cuando se juntan varios amigos o familiares y comprar una segunda residencia entre todos. Por definición, las segundas residencias tienen un uso que no las hace demasiado eficiente para las familias.

Nosotros lo único que hacemos es establecer un marco legal que sea robusto, que hemos hecho con Garrigues, para poder poner esto en práctica a gran escala y con desconocidos. Tú comprarás una octava parte de la casa y luego pueden haber otras siete personas que compran su parte, porque la propuesta de valor consiste en que vas a poder acceder durante esas seis semanas a una vivienda muchísimo mejor a la que me podría permitir de normal.

¿Cómo funciona?

El equipo de Dalima se encarga directamente del trabajo previo de la compraventa, que incluye desde presentar la documentación legal hasta obtener financiación para los copropietarios o coordinar la reforma, en caso de que la necesitara. También se ocupan de constituir una Sociedad Limitada que regula el uso de la vivienda y la relación entre los copropietarios y la empresa.

-Como dice, Dalima ofrece a sus clientes convertirse en copropietarios de una vivienda de lujo. ¿Existen criterios para ver quién escoge unas fechas u otras?¿Cuáles son?

Es verdad que estamos en un momento donde evidentemente las temporadas altas siguen siendo las que son. Sin embargo, el mundo tras el Covid ha cambiado mucho y la gente tiene ahora mucha más flexibilidad. Lo vemos especialmente en el mundo del trabajo, en el que se compaginan modelos híbridos. Al final lo que vemos es que la gente está realizando viajes a lo largo del año, de forma mucho más desconcentrada.

Dicho esto, evidentemente existe un criterio de selección de semanas. Para empezar lo que hacemos es que, cuando empieza el año y en función del tipo de propiedad, porque no tiene nada que ver la temporada alta en zona de playa que en zona de esquí; establecemos para dicha casa tres temporadas (alta, media y baja).

Si vamos a una propiedad en la costa, evidentemente la temporada alta será julio y agosto, ocho semanas.  Lo que hacemos es que cada propietario tiene derecho a una semana en temporada alta, tres semanas en la media y dos en la baja.

Así conseguimos que cada uno de los copropietarios tenga derecho al mismo número de semanas en cada temporada y, además, tenemos calendarios rotativos. De forma siempre es totalmente justo para cada uno de los dueños.

Diferentes perfiles

-¿Cómo está siendo la respuesta de los clientes hasta el momento?

Hemos lanzado las primeras propiedades en la zona de la Marina Alta y la Marina Baja de Alicante; y la verdad es que hemos tenido bastante avalancha de gente interesada en el modelo. También nos han entrado muchas solicitudes de gente buscando casa en otros destinos, los que nos ha llevado a querer ampliar nuestra oferta de viviendas en todos esos destinos.

¿Cuál diríais que es el perfil que predomina entre vuestros clientes?

Suelen ser perfiles bastante diferentes. Los dos mayoritarios son o familias con niños pequeños, o parejas que están recién jubiladas y lo que buscan es una casa que pueda servir como punto de reunión familiar. Esos son los dos principales perfiles que estamos viendo. Al final lo que vemos es que la gente busca la excusa para poder hacer de estas casas un lugar en el que reunirse.

Gestión de la experiencia

Una vez comprada la propiedad, Dalima gestiona todos los aspectos de la vivienda: limpieza, mantenimiento, reparaciones, gestiones administrativas e impuestos, proveyendo, además, de un servicio de soporte a cada propietario disponible las 24 horas del día, todos los días del año.

– Si, en un momento dado, uno de los copropietarios decide vender su participación: ¿el resto tiene derecho a participar de a quién se lo vende?

Nosotros hemos desarrollado una serie de reglas a través de Garrigues en las que se establece qué ocurre en cada uno de los casos.

Si se diera el caso de que un propietario quiere vender su parte, lo primero que hacemos es ofrecérselo al resto de copropietarios. Tienen un periodo en el que, de forma preferente, pueden comprarle esa participación a la persona que sale.

En caso de que nadie lo quiera, sería cuando saldría a mercado. Al final lo importante en el modelo es gestionar correctamente la convivencia de 8 personas.

Nosotros siempre hemos tenido claro que tenía que haber reglas y que debían responder a dos criterios: por una parte buscar el confort máximo para cada uno de los copropietarios, con un pacto de socios en el que se establecen todas las normas; y, por otra parte, que sea un modelo de negocio que ofrezca la mayor rentabilidad posible.

Una compra, una inversión

-¿Y cómo lográis esa rentabilidad?

Pues haciendo que un copropietario, si no quiere utilizar las 6 semanas a las que tiene derecho, pueda alquilar una o varias semanas para reducir los costes de la casa.

El coste de utilizar las seis semanas a las que, como socio, tienes acceso, es el de mantener dicha casa. Eso y la financiación que pueda tener. Así que si alguien no quiere utilizar las 6 semanas, el coste a pagar es mucho menor porque dejas a la sociedad alquilar las semanas que tú no utilizas.

La idea es que todo lo gestiones Dalima para que tú no te tengas que preocupar de nada.

Puede adquirirse una fracción de una vivienda Dalima desde 80.000€, de los cuales el 50% está ya financiado por la empresa, por lo que el desembolso inicial es de tan solo 40.000€.

En definitiva, se trata de una compra inteligente que permite ser propietario de una vivienda exclusiva mientras se disfruta de la experiencia de un hotel de lujo, y todo ello a un precio asequible para la mayoría de compradores.

Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
Randstad-Verano-300
Randstad-Verano-300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.