Feending startup feenders comisiones referencia

Feending, emprender en plena pandemia para dinamizar la economía con comisiones

La startup valenciana Feending nace hace poco más de un año. Se gesta en plena pandemia por un grupo de cuatro profesionales, amigos y familiares, con experiencia comercial. En su trayectoria habían detectado que la recomendación es diferencial a la hora de tener éxito en las ventas; pero que existía una carencia muy fuerte a la hora de monetizar las referencias (comisiones).

Aprovechando su presencia en Forinvest, abordamos con Borja Martos cómo buscan dinamizar la economía mediante la referencia por comisión; sabiendo que todos tenemos un círculo personal cercano sobre el que nuestra referencia cuenta y de la que podemos obtener beneficio.

Feending startup feenders comisiones referencia

– ¿Cómo surge esta idea de poner en marcha una plataforma de contactos para digitalizar, formalizar y potenciar la referencia por comisión?

– La idea madurara durante el confinamiento y en los meses sucesivos empezamos a generar nuestro business plan viendo que había un montón de oportunidades de negocio que se perdían o se desaprovechaban por no contar con el incentivo adecuado, con esa comisión que puede favorecer un contacto.

Decidimos digitalizar un sector como es el de las comisiones que es muy tradicional y hasta ahora estaba muy cerrado a los agentes comerciales.

A través de nuestra plataforma lo que pretendemos es:

Por un lado, aperturar el mercado. Lograr que todo el mundo pueda monetizar sus contactos; porque todos al final tenemos una red cercana de personas, de contactos, de conocidos, de familiares… donde nuestra opinión es importante; y confían en lo que podemos referenciarles.

Y por otro lado, digitalizar el sector de las comisiones, e intentar quitarles ese tabú que hay alrededor de ellas. Queremos potenciarlas a través de esta plataforma donde encontrarás dos perfiles, uno relativo a empresas y autónomos que ofrecen sus productos y servicios a cambio de una comisión y por otro lado, comisionistas o intermediarios que pueden referenciar los productos a su red de contactos; y gracias a esa referencia ganar una comisión.

Por tanto, hablamos de una plataforma Win Win donde todos ganan dinero.

– ¿En qué fase podemos de decir que se encuentra el proyecto?

-Hemos hecho un Mínimo Producto Viable que nos ha validado la idea; durante 3 meses estuvimos haciendo campañas en internet y conseguimos 120 usuarios; hubo 17 transacciones con un volumen generado de negocio (GMV) de €700.000; y se repartieron entre 25.000 y 35.000 euros totales de comisión gracias a esas operaciones.

– ¿Cómo se calcula la comisión?

– Varía, en función de la operación, se establece un porcentaje, lo normal es que esté entre un 2 y un 10%. En este caso como digo, los €35.000 fue el volumen total que consiguieron los comisionistas, cuando se movió un volumen de negocio de €700.000.

– ¿Cómo vais a llegar al mercado?

– El producto mínimo viable lo hicimos con una plataforma muy sencilla, donde nosotros poníamos en contacto a las empresas con estos comisionistas; ahora lo que hemos hecho es una nueva plataforma donde ya la inteligencia artificial sustituye nuestra inteligencia manual, podríamos decir. La plataforma genera matches perfectos entre empresas o autónomos y su referenciante o comisionista más adecuado, a los que hemos catalogado como feenders, nuestra tribu. Cada empresa puede escoger a sus feenders más compatibles.

– ¿Cuál es el perfil de los feenders?

– Nuestros feenders iniciales son los que ya hablan el idioma de las comisiones, nos referimos a agentes comerciales, personas que ya han trabajado por comisión, etc.; pero al final puede ser cualquier persona que, cuando tiene la oportunidad de referenciar un producto, puede conseguir una comisión, gracias su poder de convicción y a su pequeña o gran red de seguidores.

– Ponnos algún ejemplo de negocio que podría encajar…

– En realidad todos, pero te pondré un ejemplo: te has reformado una cocina y un amigo va a tu casa y le gusta mucho tu cocina; la pregunta que sigue es, ¿quién te la ha hecho?, y tú al decírselo ya estás referenciando a esa empresa; más si cabe cuando le pasas el contacto, la persona con la que has trabajado, etc. En este caso, se trata de cerrar una comisión previamente a la recomendación y si ese amigo acaba escogiendo el producto que tú recomiendas, conseguirás tu incentivo. Imagínate que para una cocina cierras un 3 o un 5% de comisión, podemos estar hablando de 300 o 500 euros que ingresarás como un complemento salarial. Además la empresa de cocinas estará encantada de pagar esa comisión; porque a las empresas lo que más difícil les resulta es vender.

Les cuesta por el simple hecho de que vender es algo costoso, que requiere ciertas habilidades; y les cuesta dinero, si tienen que publicitarse, llevar a cabo campañas de marketing o promoción…  por tanto, el coste en este caso es pagarle la comisión a esa persona que te referencia.

– Como startup, ¿contáis con el apoyo de alguna aceleradora?

– Sí, nos ha lanzado en esta última fase Demium  y estamos acabando la ronda de inversión de €250.000; hemos conseguido ya €200.000 y  nos faltan solo €50.000. En este tiempo hemos estado puliendo la plataforma de la que hablaba, donde ya una persona se puede registrar; y una empresa poner a la vista sus productos y servicios. Creemos que ya tenemos la plataforma lista para empezar a operar, no queremos que una persona tenga la sensación de que se ha registrado pero no puede hacer nada más. Nuestros feenders ya pueden usarla. Feending facilita la trazabilidad de todas las operaciones.

Una cosa muy importante en las comisiones es la formalización. En la plataforma tú puedes formalizar cada uno de los pasos, incluso imprimir un PDF que actúa como justificante. Se registra que hemos cerrado una comisión y que yo te he presentado a fulanito y menganito.

– ¿Qué objetivos os habéis marcado?

– Dentro de un año tenemos previsto que haya unas 1.500 o 2.000 personas registradas, tanto empresas y autónomos como feenders; y mover un volumen de negocio de 3 a 4 millones de euros dentro de la plataforma.

– ¿Cómo vais a monetizarlo vosotros? ¿Cuál va a ser vuestro modelo de negocio?

– Es una plataforma freemium, es decir, es un modelo de negocio basado en la creación y prestación de un producto o servicio gratuito, pero que se convierte en pagado para tener algunas funcionalidades extra.

O sea, será gratuita tanto para las empresas como para los feenders pero empezarán a salir características premium que tendrán un coste mensual (que aún está por definir). Habrá ciertas características como la deslocalización que costará dinero.

– ¿A qué te refieres exactamente?

– Por ejemplo, nosotros ahora ‘matcheamos’ perfiles que están dentro de la misma localización; pero imagínate que tú eres una empresa de Valencia que quieres vender en Galicia. De manera tradicional ese paso costaría mucho dinero: desplazamientos, red comercial, prueba y error… Gracias a Feending por ese coste mensual, tu empresa le aparecerá a comisionistas gallegos que podrán ofrecer tus productos y servicios con ese incentivo que es la comisión.

– ¿Y Feending como tal, no comisiona?

– No, nosotros no comisionamos de nada de lo que suceda en la plataforma, solo vamos a monetizar con servicios premium. Tenemos claro que una relación comercial, al final, se basa en la confianza. Sabemos que una empresa y un feender hablarán, pero nos da igual si hablan a través del chat que tiene la plataforma, si usan su email, si hacen reuniones vía física u online; realmente a nosotros nos da igual. Lo que queremos es que el feender, el comisionista –que dentro de esta relación comercial es el más débil, porque no controla lo que vende, ni tampoco es el comprador–, use la plataforma para formalizar cada una de las fases. Porque gracias a la plataforma podría reclamar en caso de que no le paguen la comisión o quiera llevar un seguimiento; lo puede usar como CRM de oportunidad.

– Es una garantía…

– Perfectamente, la plataforma está validada y funciona también en este sentido. A través de feending.com te puedes registrar de una manera muy fácil. En el caso de actuar como feender en la parte del perfil describes en los sectores en los que te mueves; y como empresa compartes los productos que vendes. Los matches que proponga la plataforma cada vez serán más perfectos.

Autónomos y pymes pueden acceder a una amplia red comercial gratis; y en función de los acuerdos alcanzados con los feenders pagarán la comisión; y si quieren características premium pagarán por nuestros servicios.

– ¿Se les pedirá a los feenders que alcancen unos objetivos de venta?

– No se les va a pedir unos objetivos, no se les va a exigir unas ventas concretas. Creemos que nuestro target es esa persona que se levanta a las 7:30 h de la mañana, coge el coche y se va a vender los productos de su empresa, porque es un comisionista; pero también aquellos que no se desplazan porque tienen contactos, han ejercido de comercial… y puede tener un ingreso extra monetizando sus referencias.

Hay que tener en cuenta que también utilizamos herramientas de gamificación; me refiero a todos aquellos aspectos que contempla una plataforma para retener a los usuarios: dar puntos; establecer rangos;… Imagínate que eres un comisionista muy bueno, porque has cerrado 30 acuerdos; tu perfil puede estar muy bien valorado… Y una empresa nos puede decir, yo quiero feenders que tengan como mínimo este nivel… Nosotros podremos tener categorizados por rangos esas operaciones conseguidas por los feenders, validarlas, y recomendarlos como los más profesionales.

Las posibilidades que se abren son muchas y queremos dinamizar la economía e impactar positivamente en la sociedad, proporcionando una herramienta útil y eficaz con la que cualquier persona puede sacar partido.