Lunes, 22 de Abril de 2024
Pulsa ENTER para buscar

J.L. Hortelano, Startup Valencia: «The Terminal Hub no representa nuestra filosofía»

J.L. Hortelano, Startup Valencia: «The Terminal Hub no representa nuestra filosofía»

Tras seis años de un recorrido tortuoso -que llegó a estar paralizado durante cuatro años en los tribunales-, el proyecto The Terminal Hub no ha llegado finalmente a buen puerto. A primera hora del martes Startup Valencia, la Asociación Valenciana de Startups, anunciaba que se desvinculaba de la operación. El acuerdo con sus socios de Valencia Innovation District (VID) -empresa adjudicataria de la antigua estación marítima – no se había alcanzado y la junta directiva de la asociación optaba por poner fin a la relación.

Por el camino queda un proyecto en común que comenzaba en 2017, pero que no se materializaría hasta abril de 2022 con la ratificación del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) contra la adjudicación a la empresa belga Fosbury & Sons y la luz verde en 2023 de la Autoridad Portuaria de Valencia a la concesión administrativa del edificio a VID.

Hablamos con Juan Luis Hortelano, presidente de Startup Valencia, acerca de los pormenores de la situación.

No ha habido acuerdo

-Startup Valencia ha capitaneado desde el principio este proyecto. Da la sensación tras vuestra desvinculación de os habéis quedado fuera o de que no habéis visto satisfechas vuestras demandas. 

Es cierto que The Terminal Hub es un proyecto estratégico que inicia la asociación, que es la que inicialmente invita a los socios actuales de VID a participar. Han pasado 6 años desde entonces y es verdad que en ese momento la asociación no tenía capacidad financiera. Además, debemos tener en cuenta que somos una asociación sin ánimo de lucro (OSAL), que es un aspecto crucial en todo esto.

En un primer momento decidimos que, siendo una OSAL, debíamos buscar un vehículo para optar a la concesión. Es entonces cuando se invita a unos socios que son quienes aportan la solvencia financiera y Startup Valencia quien aporta la solvencia técnica del proyecto.

Han pasado seis años, cuatro desde la concesión inicial y la judicialización, hasta que hace un año se obtiene finalmente la concesión. Lo que ha pasado es que no se ha podido lograr un acuerdo con unos socios que son mayoría y que han decidido optar por una forma de hacer las cosas que la asociación cree que no encaja en su filosofía y su estrategia.

Tras un año de negociación, lamentablemente no hemos podido ponernos de acuerdo y hemos decidido desvincularnos. Parece sencillo, pero existe una mayoría de socios en una sociedad mercantil, con una serie de cosas que han pasado por el medio, los players ya no son los mismos ni tienen las misma magnitudes y los socios han pensado que el edificio debería tener un enfoque distinto.

La principal discrepancia

-¿Cuáles han sido las principales discrepancias que han acabado por no hacer posible un acuerdo?

Nosotros lideramos el proyecto desde el principio. De hecho, consta en el pacto de socios inicial que había que llegar a un acuerdo con el vehículo, que es Startup Valencia. Al no haber de acuerdo han contratado a un director financiero y una directora del edificio. Nosotros, por tanto, hemos decidido que no tiene sentido estar en un proyecto donde no tienes peso accionarial ni peso en la gestión. Debemos dedicar nuestros esfuerzos y recursos a otros proyectos.

Estar en un proyecto que creas con una filosofía y no participar, de repente, en la gestión del día a día, lo único que puede traernos es algún problema reputacional

Por otra parte, no nos sentimos cómodos ni con el enfoque, ni con el rol que desde VID quieren darnos, que no es el acordado inicialmente. No representa la filosofía con el que se gestó, ni sabemos cómo se va a comercializar. Estar en un proyecto que creas con una filosofía y no participar de repente en la gestión del día a día, lo único que puede traernos es algún problema reputacional.

Nosotros aportamos el liderazgo y la solvencia técnica del proyecto, pero en las condiciones actuales…lo mejor es salir.

¿Qué os ofrecían y qué queríais vosotros?

-A priori sois la cara visible, la gente conoce Startup Valencia, pero entiendo que tenéis una posición débil en el sentido de que, en ese momento inicial, no contáis con el capital. ¿Qué os ofrecían desde VID que no habéis considerado adecuado?

No es únicamente una cuestión de lo que se nos ofrecía. Al final han decidido que quieren hacer directamente la toma de decisiones y que Startup Valencia no entraba en la gestión del edificio. Durante un año de negociación hemos intentado interactuar con diferentes interlocutores, diferentes personas… pero finalmente no se ha llegado a un acuerdo.

A diferencia de una mercantil, en el caso de la asociación todo pasa por una junta. Hay además otros debates, más allá de desvincularse del proyecto, la junta debe decidir qué hacer con las acciones en una asamblea de socios -que cuenta con 350 miembros-.

Hay una determinada quemazón tras tanto tiempo negociando

La decisión por el momento ha sido unánime, hay una determinada quemazón tras tanto tiempo negociando. Hemos creído que no se podía llegar a un acuerdo y no queremos ser un freno a un proyecto que abrirá en breve.

La asociación, a diferencia de The Terminal Hub, es un ente muy dinámico, con juntas y directivas que se van renovando periódicamente. De momento decidimos continuar sin VID, pero queremos lo mejor para el proyecto, ya que lo contrario sería pegarnos un tiro en el pie. Más allá de estar en desacuerdo en este aspecto de la gestión o no, veíamos que no pintábamos nada como socios en un proyecto sin voz ni voto.

Interlocución con la Administración

-El proyecto se ha alargado en el tiempo, lo que os ha obligado a trabajar con distintos interlocutores, también en la Administración… ¿ha influido todo ello en cómo han acabado las cosas?

No realmente… la concesión se dio en la legislatura anterior, estando Joan Ribó en el Consistorio, que pasó el expediente al puerto y fueron estos los que dieron la concesión. De gestionar y promover todo ello nos hemos encargado nosotros y, cuando hubo que afrontar las reformas y los gastos, cedimos el paso a nuestros socios. Nosotros no hemos querido influir en lo que no sabemos, pero contábamos con liderar la parte de gestión del edificio, que además tiene todo el sentido.

Siendo la situación la que es, hemos decidido desvincularnos y que cada uno dedique los recursos a lo que considere.

Distintos caminos, un interés común

-¿Qué supondrá esta situación para el ecosistema de startups en la Comunidad Valenciana?

Llevamos haciendo un trabajo muy importante todos estos años, la situación no debería afectar al ecosistema de startups valenciano. Puede haber discrepancias, no todos tenemos la misma visión. Aquí se han juntado un hecho importante: una sociedad mercantil, un inversor, no tiene la misma visión o interés que una asociación sin ánimo de lucro. Posiblemente el camino para llegar al objetivo sea distinto en cada caso.

La terminal va a ser un punto fantástico, seguimos siendo socios. Hay una inversión de la asociación en una sociedad, no ha dejado por el momento de ser un activo nuestro. Seguimos queriendo que se revalorice y tenga éxito, pero la realidad es que nosotros representamos a la mayoría del ecosistema y el compromiso es seguir impulsándolo, apoyándonos el ecosistema en su conjunto.

Es cierto que hay una parte emocional, gente que ha estado trabajando muchos años en el proyecto. No es plato de buen gusto, al final yo tuve que sentarme con el por entonces alcalde para decirle que había una sentencia firme y tenía diez días para cumplirla si no quería incurrir en prevaricación…a nadie le gusta eso, para luego acabar como hemos acabado.

Hemos estado tres meses persiguiendo a la APV para que hiciese la concesión una vez le llegó el expediente… Cuatro años de abogados y litigando a lo largo de todo este recorrido.

-Sin embargo, seguís compartiendo intereses por el momento.

La realidad es que el proyecto necesitaba de unos inversores que han aportado su dinero y su solvencia económica. En una sociedad mercantil las reglas del juego son muy claras y todos lo sabíamos. Existe una mayoría y, si se decide que se debe hacer otra cosa, los que están en minoría pueden aceptarlo o salir.

En Startup Valencia seguimos siendo socio de VID. El objetivo es convocar una asamblea en unas semanas para explicar a los socios los detalles. Es lo que es. También queremos plantear si se venden las acciones o nos mantenemos como socios. Aquí sí que hay miembros de la junta y socios que están viendo qué hacen… Pero esto es una decisión que deben tomar ellos.

ESAT-ranking1-300
campaña renta Generalitat
ESAT-ranking1-300
Ruta de las barracas Alcati

Dejar una respuesta